Anuncio

El ser feliz es una decisión: Patch Adams

El ser feliz es una decisión: Patch Adams

El ser feliz es una decisión: Patch Adams

TIJUANA BC 26 DE AGOSTO 2016 (AFN).- Patch Adams se presentó en el Centro Cultural Tijuana el pasado 24 de agosto bajo el auspicio de la organización Cumbres Ideas, para compartir la conferencia “Viviendo una vida de alegría”.

El hijo de un soldado y una maestra de quinto grado, saltó a la fama gracias a la película sobre su vida que protagonizo el actor Robin William, donde se mostraba a un doctor que desafiaba el sistema de salud ofreciendo consultas gratis en un incipiente hospital donde se vivía como comuna.

Patch de adolescente usó su humor para evitar que siguieran golpeándolo sus compañeros de clase por su particular apariencia física y por su defensa a los derechos humanos en su ciudad, que segregaba en los años 60 a los afroamericanos.

“No podía quedarme callado, eso estaba mal. Traté de suicidarme tres veces y fui hospitalizado en psiquiatría porque no quería vivir en un mundo hipócrita, pero un día me di cuenta que era tonto morir, no se puede uno matar, mejor creaba la Revolución del Amor, las cosas pueden ser distintas, dar la vuelta, una revolución no debe de ser violenta”.

“Recibí de mi madre el mejor regalo que me pudo dar: Autoestima, yo no necesitaba descubrir quién era, ni cómo portarme para que me quisieran, me quería como era. Ella era una mujer dulce y amable, nunca se enojaba, pero no era activista política, recordó".

Fue así como su presencia durante el discurso “Tengo un Sueño”, de Martin Luther King lo impulsó a tomar dos decisiones en su vida: a qué se iba a dedicar y cómo quería ser.

Decidió ser doctor, pero uno que trabajara gratis y acompañara con amor en el dolor. Pronto se dio cuenta que la medicina era un negocio codicioso y el capitalismo la peor enfermedad.

La segunda decisión era más complicada, compartió Patch, ¿cómo puedo ser un instrumento para la paz y la justicia? Entonces eligió cultivar 6 cualidades: ser feliz, gracioso, generoso, cooperativo, creativo y amable, desde que se despertara hasta el momento de dormir: “lo he hecho por 54 años, dijo, soy un experto en esto y fue fácil”.

“Me preparé para ser feliz, para comunicarme con la gente, diario hacía cosas raras, me enamoré de la humanidad”.

Para Patch felicidad es un estado del ser, no solo paz interior, es ser tan felices que se note, no por un acontecimiento, sino por lo que es la vida. La felicidad es una opción, elegimos ser miserables o felices.

Pero vivimos el paradigma del dolor, explicó, estamos rodeados por las malas noticias que aparecen en los medios, No hay periódicos que tengan secciones sobre el amor porque no parece interesante y es lo más importante en esta vida. No hay escuelas básicas que enseñen el amor ni escuelas de medicina que enseñen compasión.

Compartió que a los seres humanos nos encanta sufrir, que tenemos un romance con el dolor y el sufrimiento, la naturaleza es un milagro, también el arte, pero no nos parece suficiente.

Autodefinido como un Clown Doctor, Patch desarrolló personajes y dinámicas de “risoterapia” para facilitar su acompañamiento a los niños enfermos; práctica que han emulado doctores por todo el mundo.

“Mi guion favorito se desarrolla cuando me encargo del sufrimiento humano y con ello empezaron los viajes de “payaseo”. El primer viaje fue a la Unión Soviética, con el sentimiento de estar con nuestros “enemigos” y practicar el principio de “amar a tus enemigos” ya pasaron 32 años de esas visitas, ahora estamos en casi 130 países con el grupo de clowns”.

La organización Patch Adams cuida a 600 huérfanos, envía payasos a la guerra, donde las balas les “pasan por encima”, eso los motivó a ir por todo el mundo a campos de refugiados. También construyeron hospitales y escuelas.

Adams dirige “Gesundheit Hospital”, construido en un terreno de medio kilómetro cuadrado en Virginia del sur con tres cascadas, un lago de 4 acres, una montaña, árboles, castores, nutrias, osos. Ahí, explicó, todo el personal vive en comuna, siempre amistosos con el ambiente, percibiendo el mismo salario: 300 dólares al mes. Eliminaron el 90 de los costos, recibe cientos de solicitudes de médicos y enfermeras que quieren trabajar con ellos, pero se requieren 300 millones de dólares para terminar de construirlo.

“Oh, Patch, eso nunca va a pasar, le dicen sus amigos, nunca vas a construir el hospital, pero yo continúo con el sueño de los trescientos millones de dólares”.

Informó que Estudios Universales ganó 500 millones de dólares con la película “Patch Adams”, pero que no recibió ni diez dólares por ella, sin embargo, reconoció que la película le ayudó a subir su tarifa de conferenciante.

“Me gusta trabajar para la paz, es una revolución divertida. La iniciativa más importante que nadie ha tomado es enseñar el amor en las escuelas, ¿qué tipo de mundo tendríamos si se diera una clase sobre el amor durante 13 años de la educación básica?

Propuso que le triplicaran el salario a los maestros, ya que es el personaje más importante de la humanidad: “el hecho de que un maestro gane menos que un deportista demuestra que somos muy tontos”.

“Cada cultura ha alterado su mente, reflexionó: no sé si alguna vez evitaremos eso. Creo que si fuéramos un mundo amoroso la droga no sería un gran negocio”.

Finalmente se despidió del público invitando a los tijuanenses a tener la primera ciudad que enseñe el amor como una habilidad inteligente, entonces, comentó, todo el mundo llegaría a su puerta.


Anuncio