Anuncio

Se intensifica la sequía en estados del oeste, según informe

La sequía se ha intensificado en los últimos meses en los estados del oeste estadounidense y ya afecta a casi todo el territorio de Colorado, Utah, Arizona y Nuevo México, según reveló un informe difundido hoy por el Centro de Monitoreo de Sequías (USDM, sus siglas en inglés). EFE/ARCHIVO

La sequía se ha intensificado en los últimos meses en los estados del oeste estadounidense y ya afecta a casi todo el territorio de Colorado, Utah, Arizona y Nuevo México, según reveló un informe difundido hoy por el Centro de Monitoreo de Sequías (USDM, sus siglas en inglés). EFE/ARCHIVO

EFE

La sequía se ha intensificado en los últimos meses en los estados del oeste estadounidense y ya afecta a casi todo el territorio de Colorado, Utah, Arizona y Nuevo México, según reveló un informe difundido hoy por el Centro de Monitoreo de Sequías (USDM, sus siglas en inglés).

La zona conocida como Cuatro Rincones -el punto donde limitan los cuatro estados mencionados- atraviesa actualmente por una sequía excepcional, la peor de las cinco categorías de sequía en la escala del USDM.

El informe indica que la sequía excepcional se extiende en porcentajes similares a Arizona, Nuevo México y Utah, con una intensificación de esa situación esta semana en Nevada y en Idaho.

En el caso específico de Colorado, la sequía excepcional pasó de ocupar el 13 % al 16 % del estado, prácticamente duplicando la cifra de hace tres meses. Además, el 32 % de Colorado padece de una sequía extrema, la segunda peor categoría de USDM. El 85 % de este estado tiene menos agua que lo normal.

Como comparación, hace un año, la sequía se limitaba a sólo un 35 % del estado.

En Denver, la ciudad más populosa de las Montañas Rocosas con 700.000 habitantes, las autoridades locales tiraron de las reservas del Embalse Dillon para proveer de agua a la ciudad, algo que no sucedía desde hace más de tres décadas.

Según Stacy Chesney, portavoz de Denver Water, aún no se ha determinado si se implementarán “restricciones adicionales” al uso de agua en 2019, aunque esas medidas “podrían tomarse a fines de este año, una vez que puedan computarse las precipitaciones durante los meses de otoño”.

Pero no se trata sólo de la capital de Colorado, ya que en este estado cerca de 1,4 millones de personas se ven afectadas por sequía severa, extrema o excepcional y sólo el extremo noreste de Colorado (mayormente despoblado y rural) cuenta con el agua necesaria.

Aspen, un popular centro de esquí, anunció hace dos semanas que destinará 3 millones de dólares a construir un nuevo embalse y que ya existen planes para construir diques en los ríos de la zona.

Once ciudades del norte de Colorado aportarán 1.100 millones de dólares para dos nuevos embalses en esa zona.

Debido al bajo caudal del río Colorado, esa misma situación podría extenderse a otros estados de la región en donde viven unos 40 millones de personas, según un reporte publicado a principios de mes por el Grupo de Estudio del Río Colorado (CRSG).


Anuncio