Anuncio
Share

Convocan procesión para concienciar sobre la extinción de la vaquita marina

Vista de una proyección de una Vaquita Marina hoy, jueves 15 de febrero de 2018, durante una rueda de prensa en Ciudad de México (México). Diversas organizaciones civiles, artistas e investigadores convocaron hoy a participar en una procesión en honor a la vaquita marina, acción que Mónica del Villar, directora de proyectos especiales de la editorial Artes de México, definió como "un llamado urgente de conciencia por la conservación". EFE

Vista de una proyección de una Vaquita Marina hoy, jueves 15 de febrero de 2018, durante una rueda de prensa en Ciudad de México (México). Diversas organizaciones civiles, artistas e investigadores convocaron hoy a participar en una procesión en honor a la vaquita marina, acción que Mónica del Villar, directora de proyectos especiales de la editorial Artes de México, definió como “un llamado urgente de conciencia por la conservación”. EFE

EFE

Diversas organizaciones civiles, artistas e investigadores convocaron hoy a participar en una procesión en honor a la vaquita marina, acción que Mónica del Villar, directora de proyectos especiales de la editorial Artes de México, definió como “un llamado urgente de conciencia por la conservación”.

El sábado 17 de febrero a las 10.00 hora local partirá la procesión en honor a la vaquita marina del Museo Rufino Tamayo, en Ciudad de México, invitando a toda la ciudadanía a participar y reflexionar sobre el destino de esta especie única en el mundo.

En rueda de prensa Del Villar explicó que la procesión surgió como iniciativa del artista mexicano Patricio Robles Gil a partir de sus reflexiones desde el arte y la naturaleza, Dijo que “es un homenaje a manera de ritual para esta especie que está a punto de desaparecer”, y enfatizó que sería trágica su pérdida.

Por su parte, Rodrigo Medellín, investigador del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), subrayó la gran responsabilidad del Gobierno, la sociedad en general y el crimen organizado en la situación crítica de la especie.

Los convocantes señalaron que esta especie, que ha vivido en el Alto Golfo de California (noroeste de México) desde hace millones de años, se va para siempre como resultado de la corrupción, la impunidad, la indiferencia y la ambición humanas.

La extinción de especies es un fenómeno natural, pero hay extinciones causadas por las actividades humanas, como la del carpintero imperial en México, el sapo dorado de Costa Rica, el delfín rosa de río Yangtzé en China, entre incontables otras.

Medellín apuntó que la extinción de una especie es un fenómeno crítico, especialmente cuando la causa son los humanos.

La Secretaría del Medio Ambiente de México identifica 475 especies en peligro de extinción en el país, como la tortuga del desierto de Mapimí, los monos aulladores y la guacamaya roja.

Como parte de las acciones de recuperación de la vaquita marina, en octubre del 2017 más de 60 expertos de diversos países intentaron capturar algunos ejemplares para tratar de iniciar un programa de cría en cautiverio, pero el esfuerzo no tuvo éxito.

Medellín consideró que es posible que queden 20 individuos de este mamífero marino, la especie más pequeña de marsopa del mundo, que podrían desaparecer en tres años de no retirarse las redes agalleras de pesca, principal amenaza para la especie.

Reconoció que si eliminaran las redes y se cumplieran estrictas normas para su protección, la especie podría recuperarse para 2050 y contar con más de 500 individuos; sin embargo, la situación sigue siendo incierta.

“Con nuestros actos diarios estamos acabamos con las especies. Nosotros estamos extinguiendo a la vaquita marina”, enfatizó el doctor Carlos Galindo Leal, de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio).

Dijo que “es una buena oportunidad para reflexionar que la extinción de las especies es una problemática que está conectada con nosotros”.

Los expertos señalan que actividades cotidianas de consumo de agua, combustibles fósiles, alimentos y bebidas con alto impacto en el ambiente, plásticos, entre otras, afectan las poblaciones de plantas y animales y paulatinamente pueden llevarlas a la extinción.

El mensaje central de la procesión es hacer un llamado a todo el mundo para cambiar los patrones de consumo, reducir la huella ecológica y valorar las especies de plantas y animales.

“Para algunos la batalla está perdida para otros aún existe la esperanza. Cualquier idea es permisible, lo que no se puede permitir es que se sigan perdiendo especies”, finalizó Del Villar.


Anuncio