Anuncio
Share

Un joven de 16 años se salva en un hospital de Florida de una ameba asesina

Un joven de 16 años sobrevivió al ataque de una ameba (Naegleria fowleri) que destruye el cerebro y tiene un índice de mortalidad de 97 %, dijeron hoy los médicos que le trataron en Orlando (centro de Florida).

El pasado 7 de agosto Sebastián de León fue llevado de urgencia por sus padres al Hospital Infantil de Orlando, donde la familia, que reside en el sur del estado, se encontraba de vacaciones visitando los parques temáticos de la ciudad.

Hoy en una rueda de prensa los médicos que atendieron al adolescente destacaron que es un caso extraordinario pues en 50 años solo se conocen otras tres personas que hayan sobrevivido en EE.UU. a esta ameba que se introduce por la nariz de personas que se bañan o bucean en aguas contaminadas y les invade el cerebro y la médula espinal.

“He tratado casos de ameba en el pasado, y todos ellos han sido fatales, por lo que esta es una historia que tenemos que contar”, aseguró el médico Humberto Liriano.

Para el especialista en emergencias Dennis Hernández, quien emitió el certero diagnóstico, fue una combinación de “intervención divina” e “instinto visceral”.

Al paciente, que presentaba los síntomas de una meningitis, con un fuerte dolor de cabeza, se le analizó el fluido medular, lo que permitió detectar la Naegleria fowleri y luego se le trató rápidamente con un medicamento especial.

La madre del joven, Brunilda González, se manifestó “muy agradecida” a Dios y a los médicos y el hospital por lo que calificó como “un milagro”, “un regalo de vida”.

El joven no asistió a la rueda de prensa pues todavía está en recuperación, pero ya está listo para recibir el alta, según sus médicos.

Las autoridades de salud de Florida dijeron que de León contrajo probablemente la ameba cuando se bañó en agua contaminada en una propiedad privada del condado de Broward, cerca de Miami.

“Estamos muy agradecidos de que Dios nos ha dado un milagro a través de este equipo médico y el hospital para tener nuestro hijo de vuelta, lo que tiene lleno de vida. Estamos muy agradecidos por el regalo de la vida”, subrayó su madre.

La ameba se encuentra en lagos, ríos y pozos termales de todo el mundo y es mas peligrosa en los meses estivales cuando la temperatura del agua sube.

Entre 1962 y 2015 ha habido 138 casos de personas que han sufrido los efectos de la Naegleria fowleri en Estados Unidos, según datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades citados por el diario Orlando Sentinel. EFEUSA


Anuncio