Anuncio

Miguel Bosé va contra el mundo

Miguel Bosé

Miguel Bosé

(Agencia Reforma)

Miguel Bosé tiene un carácter que ha afectado algunas de sus relaciones familiares.

Así lo afirma El País, que señala que el intérprete de “Como un Lobo” y “Amante Bandido”, de 62 años, tiene una personalidad compleja y siempre ha forzado a su entorno a guardar silencio sobre su vida privada.

Señala que, como hijo del torero Luis Miguel Dominguín, famoso por su peculiar estilo de ver la vida, y de Lucía Bosé, una italiana de carácter fuerte, heredó de ellos la genialidad para volverse uno de los cantantes españoles con más proyección internacional, pero también alguien difícil de tratar.

Luego de que el escultor Ignacio Palau destapara que mantuvo por 26 años una relación ininterrumpida con Bosé y que juntos criaron a cuatro hijos, estalló la crisis: era la primera vez que una de sus parejas se atrevió a hablar de él en público. Sólo el coreógrafo Nacho Duato rompió esa norma cuando comentó la relación que les unió en el pasado:

“Nos gustamos. Vivimos en Nueva York y fuimos felices”.

Bosé, preguntado en una ocasión por cómo lograba que pocas cosas de su vida personal trascendieran pese a ser un personaje público, explicó:

“No hace falta que diga nada, mis equipos y mis amigos me conocen y saben lo que quiero”.

Por eso la presencia de Palau nunca traspasó el círculo más íntimo de amigos, esos que ahora tampoco quieren hablar del litigio que les enfrenta, por temor a incomodarle, según el diario español.

PROBLEMAS MÚLTIPLES
Pero la de Palau no es la única ruptura importante en la vida del artista. Su propia madre, Lucía, contó en una entrevista en TV que se enteró de que Miguel tenía dos hijos cuando estos ya habían venido al mundo. El intérprete la invitó a su casa en Madrid y le presentó a sus nietos. Siete meses después llegaron otros dos y la reconciliación. Ser padre le acercó otra vez a ella.

A Bosé también lo han sufrido sus hermanas y sobrinos. Quien cruza la raya y habla de él en público de su intimidad, queda excluido del clan. Sólo la fallecida Bimba sabía manejar el carácter de su tío.

Rosa Lagarrigue, su representante artística y amiga del colegio, gestionó su carrera desde finales de los 70 hasta 2014. No era la primera vez que se separaban, pero esta fue la definitiva.

Miguel Bosé

Miguel Bosé

(Agencia Reforma)

Tras ser padre, algunos vislumbraron cambios en el cantante, como cuando habló en público de la reflexión que hizo antes de decidirse a dar el paso.

“Una carrera como la mía me exigía entregarme durante un periodo full time. Además, no quería hacerlo con una pareja, así tengo a dos hijos maravillosos, que llevan mis apellidos y que nadie me puede quitar.

“Estoy harto de ver cómo se utiliza a los niños en las separaciones, cómo pagan los platos rotos y sufren las consecuencias de una relación que se rompe”, explicó en 2014 a la revista Shangay, tres años después de estrenarse como papá.

También reveló que Ricky Martin fue quien le sugirió esa opción. De Palau no hubo entonces una referencia, ni la ha habido con el paso de los años.

“Nunca he querido comerciar con mi vida privada ni compartirla”, expresó.

ADMITE PATERNIDAD
La paternidad fue algo que Bosé no tuvo más remedio que admitir. Un show de TV lo “madrugó" cuando los niños ya tenían tres meses. Fue en abril de 2011. El cantante anunció a través de las redes sociales: “Queridos tod@s, tengo una buenísima noticia que contaros: he sido papá de dos niños preciosos. Se llaman Diego y Tadeo. ¡¡¡Soy el hombre más feliz de la tierra!!!”.

En junio de ese año volvió a hablar, y aclaró: “No tengo dos hijos, tengo cuatro. A los siete meses de nacer Diego y Tadeo llegaron otros mellizos, Ivo y Telmo”.

Tampoco hubo esa vez ninguna referencia a Palau, quien crió a los niños con él. Los seis se fueron a vivir a Panamá para encontrar la discreción que buscaban y que en España era más difícil de hallar.
La crisis de la pareja, que no era la primera, estalló ahí. Este verano, Bosé y Palau decidieron romper tras 26 años de relación. El cantante se llevó a sus dos niños y se instaló en México. Palau se quedó con los suyos en España. Los niños no son hermanos, pero han convivido como tales desde que nacieron.

Palau ha iniciado un pleito para que los pequeños puedan seguir criándose juntos. Para ello, sus abogados se apoyarán en el Código Civil español, que incluye la figura del “allegado”.

El escultor, según fuentes del caso, ha intentado llegar a un acuerdo de separación con Bosé, así como a establecer un régimen de visitas para los niños, pero no ha habido acuerdo. El jueves, los abogados de Palau presentaron la demanda contra el cantante. Bosé sigue callado, pero sus abogados tendrán que contestar.


Anuncio