Anuncio

Victoria Ruffo, Ninel Conde, Maribel Guardia y Ariadne Díaz son tremendas ‘arpías’

Victoria Ruffo es una 'arpía'.

Victoria Ruffo es una ‘arpía’.

(Agencia Reforma)

El misterioso asesinato de Marcelo, un joven millonario cuyo cuerpo es encontrado en su casa de campo, aislada de la civilización, sirve como detonante de una historia llena de intrigas en donde nadie está exento de culpa.

A partir de esta anécdota, basada en el texto del dramaturgo francés Robert Thomas, se desarrolla la obra de teatro Las Arpías, la cual, tras una exitosa gira por la República, EU y Latinoamérica, regresa a la Ciudad de México para una temporada de 10 semanas.

“Nos fue muy bien en otras ciudades y afuera la gente ha arropado súper bien a la obra. Creo que más allá de ver en vivo todo el talento de estas grandes mujeres, al final quedan prendados de la historia.

“En lo personal, estoy contentísima con el resultado, y ahora sólo falta que la gente de la Ciudad de México conozca de qué están hechos estos personajes. Ojalá que la buena racha continúe”, señaló Maribel Guardia el viernes, a su arribo a la alfombra roja del montaje, en el Telón de Asfalto.

La costarricense es una de las 12 actrices que participan en la puesta en escena, al lado de Ninel Conde, Victoria Ruffo, Jacqueline Andere, Ariadne Díaz, Ninel Conde, Lorena Herrera, Ana Patricia Rojo, Lorena Velázquez, Sherlyn, Adriana Fonseca y Zoraida Gómez.

Ninel Conde y Maribel Guardia son 'arpías'

Ninel Conde y Maribel Guardia son ‘arpías’

(Agencia Reforma)

Todas interpretan a mujeres fuertes, atractivas y decididas, aunque también maquiavélicas y con motivos secretos que las ponen bajo la lupa de una investigación, convirtiéndolas en sospechosas, pues eran cercanas al millonario asesinado.

“Lo que he encontrado en la obra, además de un gran texto y el honor de trabajar con todas estas mujeres, son amigas. He hecho muy buenas amistades con ellas y les aprendo todos los días sobre esta carrera”, reconoció Sherlyn, poco antes de la función de estreno, a la que asistieron unas 220 personas, según los organizadores.

Con una sola escenografía al fondo (la estancia general de una mansión), el entramado de mentiras y señalamientos entre ellas envolvió poco a poco al público, que incluyó invitados especiales como Norma Lazareno, José Eduardo Derbez y Lourdes Munguía.

Ellos atestiguaron los roces entre los personajes, así como las fuertes personalidades de las actrices.

“No nos llevamos mal, como dicen en los medios. Sí, todas tenemos nuestro carácter, pero no tendría por qué mentir. Todas tenemos algo de arpías, yo creo, pero eso aplica para todas las personas”, dijo Andere, en entrevista.


Anuncio