Kate del Castillo espera que las cosas mejoren en México mientras vuelve a ser ‘Ingobernable’

Sentada en una habitación de un hotel de Beverly Hills, Kate del Castillo confesó ante nuestra grabadora no haber votado en las recientes elecciones presidenciales de su país, aunque no lo hizo por falta de voluntad.

“Me duele mucho no haberlo hecho; estaba en Europa grabando [la serie] ‘La Reina del Sur’ y no me había enterado de que había que hacer un trámite que demoraba dos meses [para poder sufragar en ese lugar]”, nos dijo la popular y reconocida actriz mexicana. “Pero sí hubiera votado por [Andrés Manuel López Obrador]. Ninguno de los candidatos era de mi completo agrado, pero quiero que haya y un cambio y había que sacar a los otros dinosaurios del camino, o sea, al PRI y al PAN”.

Sea como sea, Del Castillo tiene esperanzas en el nuevo presidente. “No tengo el gusto de conocer al señor, pero espero que haya un cambio y que este sea para bien”, agregó. “Creo que debemos estar encima de él y exigirle si realmente queremos que se modifiquen las cosas; y además, espero que mi situación se arregle al cien por ciento”.

Con esto último, se refiere a los enredos legales que tuvo con la  Procuraduría General de la República de México luego de que se conociera no solo que había estado comunicándose con el ahora encarcelado capo del narcotráfico Joaquín “El Chapo” Guzmán, sino que se había reunido incluso con él en compañía del conocido actor de Hollywood Sean Penn, con quien ella misma tuvo una relación efímera y con quien terminó en serios desacuerdos luego de que el mismo publicara un polémico artículo acerca de estas circunstancias en la revista Rolling Stone.

A consecuencia de lo dicho, la artista no ha regresado a México desde que se produjeron estos sucesos, lo que hizo que no pudiera participar directamente en las escenas desarrolladas dentro de esa nación de la exitosa teleserie de Netflix “Ingobernable”, que fue el motivo principal de este encuentro y cuya segunda temporada completa se estrena el 14 de septiembre.

“Grabamos la mayor parte de estos nuevos capítulos en Colombia, porque no se muestra ningún lugar icónico que no pueda ser reproducido en otro lugar”, admitió ella. “En la temporada anterior sí usamos ‘green screen’ en algunos momentos, y en otros recurrimos a una doble”.

Aunque no se sabe todavía si habrá una tercera temporada (estas cosas dependen del rating), en el caso de que se lleve a cabo, nuestra entrevistada preferiría hacerla en México. “Legalmente, ya puedo ir, pero no le he hecho porque no tengo un motivo específico y porque mi caso no se ha cerrado”, dijo. “Quizás el próximo año”.

Fuera de lo dicho, y en primer lugar, Del Castillo decidió involucrarse con “Ingobernable” (donde interpreta a Emilia Urquiza, una Primera Dama ficticia convertida en prófuga tras la muerte de su esposo, Diego Nava, un presidente desprestigiado que, como se supo luego, estaba listo para dar un mensaje a la nación completamente revolucionario) debido al modo en que el mensaje de la serie se identificaba con su manera de pensar y a los paralelismos que tenía con su propia vida.  

“Es una ficción basada en hecho reales, y esa la hace super ‘spooky’, porque, ‘uta, es algo que puede pasar”, expresó la intérprete de manera elocuente. “La corrupción, el crimen organizado, los secuestros, los manejos de dinero, el poder…. Todo eso está ahí”.

Al inicio de esta temporada, Emilia se encuentra secuestrada por los militares, lo que nos llevó a preguntarle a la actriz si la sensación de temor que sentía tras el caso de “El Chapo” no fue de algún modo reactivada durante la grabación de dichas escenas.

“Hay analogías importantes con mi vida personal, claro; pero [la sensación] me pegó más en la primera temporada, porque no había salido de eso y estaba en otro lugar mental”, retomó Del Castillo. “De todos modos, como actores, no podemos preocuparnos muchos por las reacciones a nuestro trabajo, porque de hacerlo, no podríamos hacer de ningún personaje. La cámara es nuestro escudo, nuestra protección”.

Una de las revelaciones más contundentes de la primera temporada de “Ingobernable” fue la exhibición del video en el que se encontraba el discurso de Nava que le costó la vida y que anunciaba cambios drásticos tanto en el manejo del narcotráfico y de las fuerzas militares como en la relación entre México y Estados Unidos, incluyendo la salida inmediata de la CIA y la DEA de territorios aztecas.

“Me encantó ese discurso, y a Emilia también. Era lo que ella tenía en común con Diego y lo que la llevó a decepcionarse completamente cuando él se corrompió en el camino”, rememoró la actriz. “Me recuerda mucho a [Luis] Colosio, que tenía también una propuesta muy guerrera, muy fuera de lo convencional, y que fue igualmente asesinado”.

Del Castillo asegura que lo que se viene en la serie será todavía más contundente. “Viene más fuerte, incluso en cuanto a la calidad de producción; es una serie muy cara, y se eso se va notar en la pantalla”, apuntó. “La historia está super redonda, y esta vez tenemos 12 capítulos en vez de los 15 anteriores, que eran quizás demasiados”.

Del Castillo no suele hablar de su vida privada, pero sabemos que se lastimó el brazo durante la grabación de “Ingobernable”. “Lo que tengo se llama ‘codo de tenista’, o epiconditis lateral; lo interesante es que no sé en qué momento me pasó”, se extrañó. “Es muy doloroso y tarda en curarse. Hay ciertos movimientos que te afectan, y otros que no; estoy teniendo días buenos y días malos”.

Por otro lado, aunque nos recibió con una tos que respondía probablemente al cambio de clima, aseguró estar “contenta” y “trabajando muchísimo”. “Estoy en plenas grabaciones de ‘La Reina’; empezamos hace cuatro meses y todavía nos falta”, describió. “Después de ocho años, decidimos hacer la segunda temporada, lo que demuestra lo importante que es este personaje, que me ha dado mucho y que es muy divertido de interpretar”.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
59°