Psicoanalizan 'La Casa de las Flores'

La familia disfuncional que vive en La Casa de las Flores, en la que Paulina de la Mora descubre que su ex marido es transexual, que su hermano es gay, que su padre tiene una amante y que un grupo de travestis son las estrellas de un cabaret, son motivo de estudio psiquiátrico.

Manolo Caro, director y creador de la serie de Netflix, fue invitado al Congreso Nacional de Psiquiatría que se realizó en Puebla el domingo pasado, donde cerca de 2 mil psiquiatras estudiaron el impacto clínico que la historia ha causado en la sociedad.

"¡Qué interesante, no! Tuve la oportunidad de estar en el Congreso Nacional de Psiquiatría, me reuní como con 2 mil psiquiatras y platicamos del impacto de La Casa de las Flores en la sociedad y el impacto de la cultura pop que tiene en la sociedad mexicana y la sociedad mundial", comentó el cineasta, quien presentó ayer en Monterrey Perfectos Desconocidos, su nueva película que llegará a las salas de cine el 25 de diciembre.

En el congreso con los especialistas, comentó, se dio cuenta de la responsabilidad que implica contar historias y lo que pueden causar en el espectador.

"Ahí hay una responsabilidad que hay que tomar, sin volver la ficción o lo que nosotros hacemos algo clínico, sí hay que estar conscientes que implica mucha (responsabilidad), hay que analizar y saber cómo tocar estos temas para no dañar", agregó el también realizador de La Vida Inmoral de la Pareja Ideal.

Si las subtramas que abordó en la serie fueron motivo de estudio psiquiátrico, ganar reconocimiento a nivel internacional, de recibir elogios y también de muchas críticas, su realizador aseguró que la segunda temporada viene más fuerte.

"La Casa de las Flores se ha vuelto un proyecto muy particular en mi vida por el alcance global que ha tenido y la oportunidad que he tenido de abrir fronteras y viajar con él, lo importante, y se lo acabo de comunicar a mi equipo 'hagamos lo que sabemos hacer', que es contar una historia que nos gusta darle visibilidad.

"Que pareciera que nunca se pone sobre la mesa, que pareciera tabú, hay que divertirnos, ser hilarantes, críticos y apasionados con lo que hacemos", señaló. "Los temas que vienen en la segunda temporada son bastante fuertes y es importante que se hable de ellos".

Y ante la polémica que ha causado que Verónica Castro no aparezca la segunda entrega en su rol de matriarca de la serie, Manolo aseguró que no encontró la manera de mantener la fuerza del papel de Virginia de la Mora.

"Eso lo dijimos desde un principio, nosotros habíamos negociado una temporada, el personaje tiene un final. Obviamente cuando sucedió el fenómeno con la serie, nos replanteamos la posibilidad (de seguir con Virginia), pero no encontramos la manera de que el personaje se mantuviera con esa fuerza que tiene en la primera temporada".

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
51°