Anuncio

Así es el ritmo intenso de CNCO

CNCO ya celebre la Navidad

CNCO ya celebre la Navidad

(Agencia Reforma)

Más que integrantes de CNCO, Christopher, Zabdiel, Erick, Joel y Richard son como hermanitos que hacen todo juntos: desde comer hasta llegar a la fama y el estrellato.

“Básicamente nosotros somos como nuestra propia familia”, señaló Christopher en entrevista para GENTE. “Todavía no vemos esto que nos pasa como fama, simplemente lo vemos como hacer música, nos encanta hacer esto, vamos alrededor del mundo cantando pero la palabra ‘fama’ aún no nos llega a la cabeza”.

Estos chavos pasaron de ser hijos de familia a rock stars que le robaron el corazón a la chicas en poco tiempo, lo que los obligó a madurar como personas e intérpretes.

“Yo creo que ninguno esperaba el éxito, la verdad es que ha caído y ha sido una bendición y hemos tenido que aprender muchísimo en tan poco tiempo porque no es un proceso natural”, agregó Zabdiel.

El no poder comer los guisos de la abuela o dormir en camas extrañas son cosas que se deben aceptar para sacar el trabajo adelante, ya sea grabar una nueva canción o aprender los pasos de la coreografía en una sola noche, coinciden los muchachos.

“Nosotros comenzamos con este ritmo cuando estábamos en (el programa) La Banda y nunca imaginamos que sería tan intenso, pero nos gusta, desde chiquitos lo soñamos y nos encanta poder hacer música”, indicó Christopher.

“Yo recuerdo la vez que estábamos en un centro comercial y nos tuvieron que sacar porque se salió de control. Yo creo que ahí nos dimos cuenta de lo que nos estaba pasando y que le gustábamos al público, la verdad es que sin esa gente no somos nada”, dijo Erick.
Los chicos saben que son suertudos no sólo porque ya la están haciendo en el mundo de la música después de aparecer en un programa, sino también porque tienen de impulsor al mismísimo Ricky Martin.

El quinteto coincide en que el boricua, además de ser un ejemplo a seguir en su faceta de cantante, ha sido un maestro del que le aprenden la sencillez y la humildad.

“Ricky Martin era como nuestro Michael Jackson cuando éramos pequeños, y viendo que es tan tranquilo y es tan simple nos recuerda que nos debemos mantener humildes”, apuntó Richard.

En el transcurso de esta entrevista los chicos mostraron una química indudable. Ya sea bromeando entre ellos o estallando en carcajadas saben que atraviesan esta intensa etapa de su vida como equipo.
“Pasamos mucho tiempo juntos, algunos dirían que demasiado”, apuntó Erick entre risas.

“Desde La Banda tuvimos una conexión súper única, nos hablábamos, nos ayudábamos a cualquier cosa que otros necesitaran, nos dábamos tips y no había competencia porque todos íbamos por la misma meta que era cumplir nuestro sueño”, añadió Zabdiel.

Eso sí, cuando los reflectores se apagan estos chavos se divierten como la gente de su edad: pasando una tarde en la alberca, jugando mini golf, boliche y billar, y ¿por qué no? también disfrutando una noche de antro juntos.


Anuncio