Anuncio

Lollapalooza presentó invasión del género pop

Tiene Lollapalooza invasión popera

Tiene Lollapalooza invasión popera

(Agencia Reforma)

Lollapalooza se convirtió en... “Lolla-Pop-Looza”.

Con las intervenciones estelares de The Weeknd, Dua Lipa, Carly Rae Jepsen y Zedd, los espectadores que llegaron a la tercera jornada del festival se clavaron en los beats de la música bailable, que contrastó con el indie rock de Vampire Weekend y el indie pop de St. Vincent.
The Weeknd puso a sus pies a la concurrencia con “The Hills”, “Can’t Feel My Face”, “Starboy”, “Pray for Me” y “Call Out My Name” en el escenario principal, el Grant Park.

Hubo gran revuelo por la actuación del canadiense, quien dará un concierto el 22 de octubre en el Palacio de los Deportes, y muchos espectadores acamparon por más de tres horas cerca de donde tocaría, para apartar sus lugares.

“Miren la panorámica urbana de rascacielos de noche, es la vista más hermosa en mi vida, qué hermoso, Chicago”, expresó The Weeknd.

Y al mismo tiempo tocaba Vampire Weekend en el escenario Bud Light, donde la audiencia escuchó piezas como “Unbelievers”, “Ya Hey”, “A-Punk” y una novedad de su próximo álbum, al estrenar “Flower Moon”.

Minutos después de que St. Vincent entregara piezas como “Digital Witness” y “Birth in Reverse”, al otro extremo del gran parque continuó Dua Lipa con su repertorio de sencillos como “Be the One”, “Hotter than Hell”, “Blow Your Mind (Mwah)” y “New Rules”.

Toda la carga de pop, alguna vez casi prohibido en este festival, fundado por Perry Farrell (líder de Jane’s Addiction), detonó las emociones de los asistentes, que se quitaron camisas, se soltaron el pelo o se descalzaron para bailar bajo el sol de Illinois.

Y a la misma hora que los estelares, pero en el escenario Perry’s, el ruso naturalizado alemán Zedd cimbró el lugar con su dosis de dance y electropop. Su set abarcó hits propios, como “Stay” y “The Middle”, y clásicos de los 80 y 90.

Muchos de los niños que acudieron con sus papás para festejar el verano y la música quedaron prendados con el hit de Carly Rae Jepsen “Call Me Maybe”, pero más con la actitud desenfadada de la canadiense, quien se quitó los zapatos a medio show y recibió de unos fans una espada, como parte de un reto en redes sociales.

El jueves hubo 80 mil fans; el viernes, 100 mil, y ayer, más de 110 mil personas, según organizadores, con visitantes de México, Canadá, Colombia, España, Reino Unido, Argentina...

El toque latino lo puso el grupo colombiano Bomba Estéreo, que actuó en el escenario Grant Park al iniciar la tarde y puso el ambiente de pachanga con bailes acompasados en “Somos Dos”, “Fuego”, “Química (Dance With Me)” y “To My Love”.


Anuncio