Anuncio

Scarlett Johansson se enoja por los ‘deepfakes’ o videos falsos

Scarlett Johansson

Scarlett Johansson

(Agencia Reforma)

Scarlett Johansson ve lamentables algunos avances tecnológicos, especialmente los que se emplean para simular videos pornográficos con su rostro. Asimismo, lamenta que no exista una ley que pueda impedirlo.

La estrella de Hollywood habló con The Washington Post acerca de la moda que ha proliferado de ponerle cara a videos falsos, llamados “deepfakes” y que surgieron tras la proliferación de las fake news que han azotado a las redes y sitios en todo el mundo.

“Claramente no me afecta tanto porque la gente asume que no soy yo haciendo una porno. De cualquier manera, es degradante. Pienso que perseguirlo legalmente es inútil, en mayor medida porque el internet es un gran hoyo de gusano que se devora a sí mismo.

“Claro que hay cosas más oscuras en la red que esto, tristemente. Y creo que depende de cada persona luchar por su derecho a que se elimine su imagen, a solicitar resarcimiento de daños, etc.”, comentó Johansson.

Protagonista de filmes como Los Vengadores y Her, la neoyorquina, de 34 años y una de las mejor pagadas de la Meca del Cine, forma parte de estadísticas que indican que su cara es incluida en clips computarizados con una agencia artificial tan eficaz que, al ser clasificados como “videos filtrados”, aunque sean falsos, llegan al millón y medio de reproducciones cada uno por lo menos.

Como ella fue víctima de un hackeo, luego de que fotos donde aparecía desnuda fueran difundidas por ciberdelincuentes, su nombre es un gancho publicitario y el fenómeno no se ha podido detener con todo y que quien cometió el acto ilícito fue sentenciado a 10 años de prisión.

“Internet es un lugar más donde el sexo vende y las personas son depredadas. Y en un nivel bajo, cualquier hacker experto puede robar contraseñas e identidades. Es cuestión de tiempo que una persona sea atacada.

“La gente piensa que está protegida por sus claves de acceso y que sólo las figuras públicas son personas de interés, pero la verdad es que no hay diferencia entre alguien que hackea mi cuenta o cualquier persona detrás o delante de mí en la línea para pagar en la caja del supermercado. Depende, más bien, del deseo del hacker”, acotó Johansson.

La ex esposa de Ryan Reynolds y Romain Dauriac, y también cantante y productora, reiteró su descontento porque la ley acerca de los delitos cibernéticos aún no ha sentado precedentes respecto a este tipo de ataques y desea que los “deepfakes” sean penalizados en un futuro.

“Pienso que perseguirlo legalmente es inútil, en mayor medida porque el internet es un gran hoyo de gusano que se devora a sí mismo”, dijo
Scarlett Johansson.


Anuncio