Anuncio

Confesiones de una ‘victima’ de Jennifer Lawrence

Jennifer Lawrence

Jennifer Lawrence

(Cortesía)

Ser víctima de una femme fatal vale la pena cuando el personaje femenino es encarnado por Jennifer Lawrence.

Así lo considera el actor Joel Edgerton (El Gran Gatsby, La Última Pelea), quien da vida a Nate Nash, un agente de la CIA que es acechado por Dominika Egorova (Lawrence), una agente rusa del servicio de inteligencia extranjera, en la película Red Sparrow, se estrenará en 2018.

“Es una película de espionaje, pero se centra en los juegos psicológicos para acechar. Creo que esa es más la identidad de la historia, va a ser maravillosa.

“Francis Lawrence (el director) es muy especial, y trabajar con alguien tan talentosa como Jennifer Lawrence es muy estimulante... Will (Smith) también lo es, pero prefiero por mucho a Jennifer”, dijo Edgerton, entre risas durante la promoción de Bright, película para Netflix que estelariza con Smith.

Red Sparrow, que cuenta con la participación de los primeros actores Charlotte Rampling y Jeremy Irons, está basada en la novela homónima de Jason Matthews, agente retirado de la CIA que durante 33 años realizó operaciones de reclutamiento contra agentes soviéticos, de Europa Oriental, Asia y del Caribe.

Como en el libro, el personaje encarnado por Lawrence estudia en una escuela de espionaje, tras ser expulsada de la compañía de ballet Bolshoi.

Es entonce cuando desarrolla la habilidad de leer las emociones de las personas, que será su arma más poderosa para seducir.
Para ello, la actriz ganadora del Óscar recibió clases de ballet y, según Edgerton, la capacidad de intuir lo que sienten las personas, es un don con el que Lawrence ya cuenta, aptitud que le permitió personificar a la espía.

“Jennifer es una actriz que es muy analítica, muy pragmática, es una gran actriz porque tiene una gran inteligencia emocional”, consideró.
Es la primera vez que Edgerton trabaja con la protagonista de la saga Los Juegos del Hambre y eso le bastó para entender por qué la actriz cuenta con un Óscar y tres Globos de Oro a sus 27 años.

“Ella es increíble, es un misterio cuando vas a trabajar con alguien que has visto en la pantalla solamente y que no conoces, porque actuar se trata mucho de construir la historia con los demás actores, de la química que tienes con ellos.

“Fue una gran oportunidad, puedo entender por qué ha llegado tan lejos, es una gran actriz y ama, como pocas, lo que hace”, dijo el histrión de 43 años.

Red Sparrow tiene fijada su llegada a las salas de Estados Unidos en marzo próximo.


Anuncio