Lo más #web

De 'Narcos' a 'The Predator': Boyd Holbrook se pone al frente de la lucha contra un monstruo ya clásico

Llevar nuevamente a la pantalla a una de las populares franquicias ochenteras de terror garantiza siempre el interés, y eso es justamente lo que está pasando con “The Predator”, una flamante superproducción que marca el retorno del icónico monstruo de origen espacial, enfrentado ahora a un grupo de veteranos de guerra con problemas mentales y de conducta.

A la cabeza de todos ellos se encuentra Quinn McKenna, un ex Army Ranger convertido en mercenario que es interpretado por Boyd Holbrook, ampliamente conocido por su papel del agente de la DEA Steve Murphy en la popular serie de Netflix “Narcos”. Curiosamente, en la primera escena de “The Predator”, que se desarrolla supuestamente en México pero se filmó en Canadá, él mismo aparece luchando contra traficantes de drogas y relacionado una vez más al mundo hispano.

“Viví en Colombia por casi dos años debido a las grabaciones de ‘Narcos’, y siento que la cultura latina ha cambiado mi vida”, nos dijo Holbrook. “Me siento muy entusiasmado por el interés que esa comunidad está demostrando por esta película, en la que hemos puesto mucho trabajo y mucha dedicación”.

Desde sus inicios, la saga de “Predator” ha combinado el horror con la acción; y esta última abunda en el presente filme, lo que obligó a Holbrook a encontrarse en un estupendo estado físico que, por fortuna, venía ya desarrollando debido a su reciente participación en la citada “Narcos” y en “Logan”, la imponente despedida fílmica de Hugh Jackman como Wolverine, que lo encontró en la piel del supervillano Donald Pierce.

“Fui entrenado en las dos ocasiones, y en la segunda lo hice con un ex Navy Seal; curiosamente, una cosa llevó a la otra”, retomó nuestro entrevistado. “Esta vez, le pedí a él mismo que me metiera en un ‘boot camp’ corto de esa misma disciplina, y me arrepentí de inmediato, porque fue durísimo; pero tenía que hacer todo lo posible para adquirir el estilo de vida de estas personas, que es muy exigente y les permite servir adecuadamente a nuestro país”.

Holbrook tenía solo 6 años cuando la primera “Predator” (1987) se estrenó en las salas, por lo que no la vio en ese momento. “Debo agradecerle a mis padres por no haberme llevado a verla, ya que es sumamente impactante; esperé un par de años para verla en casa, en uno de esos televisores enormes de la época”, recordó el actor. “La vi en pleno día, pero de todos modos me c.. de miedo; y ahora, me siento muy orgulloso de formar parte de todo esto”.

En vista de la popularidad de la serie, los fans suelen ser muy exigentes, lo que abre una interrogante sobre el modo en que reaccionarán ante el hecho de que esta película deja de lado la seriedad de otras entregas para entregarse generosamente al humor.

“Creo que la conexión directa de esta producción con la saga entera es [el director y coguionista] Shane Black, quien actuó en la entrega original y tiene a sus espaldas tres décadas de trabajo como creador de las cintas de ‘Lethal Weapon’ y ‘Iron Man 3’”, precisó Holbrook. “La idea no era hacer un ‘remake’, sino ofrecer un nuevo episodio de una historia que resulta ya clásica”.

“The Predator” llega a los cines con algunas controversias a cuestas: la más reciente es la que vincula a la actriz Olivia Munn (quien interpreta a la bióloga Casey Bracket) con una denuncia que terminó por eliminar las escenas en las que participaba Steve Wilder, un actor registrado como agresor sexual. Antes de nuestra entrevista, se nos dijo que Holbrook no iba a hablar del asunto.

De lo que sí habló es de las escenas que se volvieron a filmar tiempo después de concluido el rodaje inicial, supuestamente por las reacciones adversas de los asistentes a algunas funciones de prueba.

“Quiero precisar algo: no hicimos esas tomas nuevas para cambiar nada de lo que se contaba, sino porque todo el rodaje inicial se hizo de día y, al ir a la sala de edición, Shane se dio cuenta de que varias de esas secuencias funcionarían mucho mejor de noche, lo que nos llevó a una filmación adicional de cerca de un mes”, detalló el intérprete.

Sea como sea, Holbrook tiene grandes esperanzas por los resultados de una cinta que cuenta con un gran reparto en el que figuran Jacob Tremblay -el niño de la celebrada “Room”- y Trevante Rhodes -quien fuera aclamado por su rol estelar en “Moonlight”, ganadora del Oscar a Mejor Película en el 2017-.

“Todo los actores son excelentes y sus personajes se encuentran bien desarrollados, y este trabajo nos dio la oportunidad de trabajar con situaciones del presente, como el ya probado aumento de los casos de autismo”, comentó. “Además, mi personaje demuestra lo dura que es la vida de un soldado, porque Quinn ha sufrido mucho estrés, lo que lo ha llevado a separarse de su esposo y a distanciarse de su hijo, que es justamente el que se encuentra en el espectro del autismo”.

Con el tiempo casi terminado, solo quedaba una pregunta por hacerse: ¿habrá secuela? “El final de la película le hace un guiño a la probabilidad de una segunda cinta, y me encantaría que así fuera, porque me encantó filmar esta”, concluyó Holbrook.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles
53°