Alfonso Cuarón acusa racismo en México

México es un país racista y clasista, asegura Alfonso Cuarón. 

Y la prueba está en todos los comentarios que muchos han hecho con respecto a la caravana migrante, que equiparó con los que en su momento hizo el Presidente Donald Trump sobre los mexicanos.

"Nos cuesta mucho trabajo culturalmente, no digo individualmente, es una generalización, aceptar ese enorme problema que es el racismo en este País. Además, uno donde el gran porcentaje, porque no son las minorías, sino las mayorías oprimidas.

"Hay una parte clasemediera blanca que dice: 'México no es racista, es clasista'. Como si este comentario justificara lo otro, como si ser clasista no estuviera tan mal. Cuando es tan espantoso como el racismo. Lo peor es que las dos cosas están conectadas en este País", dijo Cuarón ayer en conferencia de prensa.

Sostuvo que la xenofobia es un problema mundial, pero que en el País no se reconoce que también existe.

"Se ve más y más en Europa, que ahora se ha evidenciado tanto con el fenómeno migratorio que está sucediendo. Pero en México sí hay la actitud de exentarnos de ese problema, de esas actitudes".

Ese racismo y clasismo lo hizo evidente en Roma, su más reciente cinta, en la que de manera semibiográfica presenta a una familia mexicana de la década de los 70, a través de su empleada doméstica de origen indígena.

El ganador del Óscar presentó ayer el filme en la edición 16 del Festival Internacional de Cine de Morelia, donde además se convirtió en el primero en recibir el Premio a la Excelencia Artística.

"Después de haber tenido una gira de festivales con una respuesta positiva, creo que la película pertenece a este País. Los mexicanos van a encontrar un nivel de lectura mucho más profundo que los públicos extranjeros", expresó al recibir el galardón.

Momentos antes, el realizador desfiló por la alfombra roja de la premier de la cinta por la que pasaron parte del elenco y del equipo de producción, como las actrices Marina de Tavira y Yalitza Aparicio, y el diseñador de producción Eugenio Caballero, que también recibieron un reconocimiento por parte del FICM.

Por el encarpetado pasó Libo, la mujer en la que está inspirada la historia de Roma, y qué trabajo con la familia de Cuarón. El guionista y productor también estuvo acompañado de su hija, Tess Bu.

Luego de la ceremonia, el mexicano regresó a la alfombra roja para saludar, tomarse fotos y firmar autógrafos al público, unas 100 personas, reunidas afuera del cine.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
66°