El fracaso en la cumbre de Trump-Kim, es una lección para el presidente

La cumbre de Trump-Kim fue un fracaso, y aquí está la lección para el presidente

El curso del verdadero amor nunca fue suave, especialmente cuando se trata de armas nucleares.

Durante meses, el presidente Trump había expresado su afecto por el dictador de Corea del Norte, Kim Jong Un. "Nos enamoramos", dijo Trump.

Pero cuando se reunieron en Hanoi la semana pasada para su segunda cumbre nuclear, parece que la chispa se había ido. En lugar de celebrar un nuevo acuerdo con una ceremonia frente a las cámaras del mundo, los dos líderes se alejaron de la mesa sin siquiera darse la mano en público.

Desaparecieron las esperanzas, poco realistas, de un acuerdo rápido para desmantelar el arsenal nuclear de Corea del Norte o incluso cerrar sus fábricas de armas. También se acabó la esperanza de Trump de obtener un Premio Nobel de la Paz.

Después de toda la dulce charla, las dos partes descubrieron que todavía no estaban de acuerdo en temas básicos.

Trump culpó a los norcoreanos y dijo que exigían un fin completo a las sanciones económicas de Estados Unidos como primer paso. Los ayudantes de Kim contradijeron esa historia.

Otros funcionarios estadounidenses dijeron que los desacuerdos eran más grandes e incluían diferencias sobre cuántas instalaciones nucleares debería cerrar Corea del Norte.

Las dos partes aún no han resuelto el problema más fundamental que las divide: ¿la "desnuclearización" debería aplicarse sólo a Corea del Norte o debería aplicarse también a las fuerzas de Estados Unidos en la región?

Normalmente, los jefes de estado son incluidos como ‘selladores’ de un acuerdo después de que diplomáticos de menor rango hayan resuelto sus detalles, o al menos hayan elaborado un marco contextual. En Hanoi, Trump y Kim todavía discutían lo básico, intercambiando demandas maximalistas a través de los arreglos florales.

El fiasco que siguió fue, si no predecible, al menos no sorprendente. Una lección para el presidente: en la diplomacia, la química personal no lo es todo, los intereses nacionales también importan.

Trump era al menos en parte culpable. El presidente dejó claro durante semanas que anhelaba otro espectáculo televisivo como su primera cumbre con Kim en Singapur en junio pasado. Pero él socavó su propio caso al sugerir que podría conformarse con casi cualquier trato que ofreciera Kim.

"No tengo prisa", dijo el mes pasado. "Simplemente no quiero pruebas (nucleares). Mientras no haya pruebas, estamos contentos ".

Los expertos de Corea con los que he hablado se sienten aliviados de que Trump no haya regalado nada en Hanoi. Pero dicen que el colapso de las conversaciones deja a Estados Unidos en desventaja. Incluso si Kim no reinicia las pruebas de misiles balísticos o nucleares, como prometió, su régimen puede continuar produciendo plutonio y uranio enriquecido, el combustible para las bombas nucleares.

Según los cálculos de los expertos en Stanford, en los nueve meses transcurridos desde la cumbre de Singapur, Corea del Norte produjo suficiente combustible para siete armas nucleares adicionales. Eso está por encima de las 20 a 60 que los expertos estadounidenses dicen que el régimen ya tiene.

El presidente también entregó un importante mensaje moral en Hanoi: elogió a Kim como "un gran líder" y le otorgó un pase gratuito para la espantosa tortura de Otto Warmbier, un estudiante de la Universidad de Virginia que murió en 2017 después de más de un año de prisión en Corea del Norte.

Corea había sido uno de los pocos brillos potenciales para la política exterior de Trump.

Su noción de negociar un acuerdo de paz entre Israel y los palestinos (sin consultar realmente a los palestinos) nunca ha despegado. Su decisión de retirarse del acuerdo de desarme nuclear de 2015 del Presidente Obama con Irán, no sólo no ha puesto de rodillas a Teherán, sino que tampoco ha alienado a los aliados de EE.UU, mientras que Irán amplía su influencia en Irak, Siria y Yemen.

Las negociaciones con Corea del Norte no han terminado; Los funcionarios de ambos lados dicen que quieren intentarlo de nuevo. Todavía es posible visualizar un acuerdo de varios años, que intercambie un poco de infraestructura nuclear por el alivio parcial de las sanciones de Estados Unidos, lo que permite a cada parte ganar confianza en la otra. En eso ha estado trabajando el negociador principal de Trump, Stephen E. Biegun.

Pero estos son problemas endemoniadamente complejos; sólo pregunte a los diplomáticos que pasaron años elaborando el acuerdo nuclear con Irán. Una cumbre de liderazgo apresurada, en el resplandor de las cámaras, era justo el lugar equivocado para tratar de resolver todas las partes variables.

El primer paso es que los dos líderes declaren confianza en sus negociadores y reinicien conversaciones tranquilas de trabajo. Sabremos si el proceso vuelve a tomar rumbo cuando suceda, o cuando no lo haga.

Si se hace bien, la próxima partida no será tan dramática. Probablemente, no se produzca otra reunión cumbre pronto.

A Trump no le gustará eso. Pero él necesita salirse del camino y darles tiempo a los negociadores para que hagan su trabajo.

El presidente nunca admite el fracaso, por lo que es imposible saber si está de humor para aprender la lección de este contratiempo. Pero si está buscando una moraleja de su humillación en Hanoi, aquí está: Él no puede arreglar esto sólo.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí 

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°