Por qué le di una segunda (y tercera, y cuarta…) oportunidad en mi corazón

Por qué le di una segunda (y tercera, y cuarta…) oportunidad en mi corazón

Acababa de terminar un compromiso, después de haber salido con mi ex por cuatro años y medio. Mi amiga y yo estábamos en el Veuve Clicquot Polo Classic, en el Parque Histórico Estatal Will Rogers en Pacific Palisades, y acababa de publicar una foto de nosotras en Instagram (primer paso para mostrar al mundo que la estaba pasando bien, que me estaba divirtiendo, ¿verdad?).

Una colega me envió un mensaje de texto para decirme que estaba en camino y que quería encontrarse conmigo para disfrutar de una copa de champagne. Vendía con su esposo y su primo, Andrew, quien acababa de ver mi publicación con el hashtag #veuveclassic y pensaba que yo era "linda". Le respondí, borracha, con un mensaje de texto que decía: “Encontrémonos en el primer banco de picnic". Finalmente llegaron, y me sorprendió por lo atractivo que era Andrew, especialmente sus ojos.

Antes de irnos, él me pidió un beso y yo me reí. "Probablemente deberías invitarme a cenar antes de eso", le dije. "De acuerdo, dame tu número". Tenía una atractiva cantidad de confianza. No sabía muy bien cuáles eran mis intenciones, pero estaba entusiasmada con las posibilidades.

Más tarde esa semana recibí un mensaje de texto para salir a cenar. Estaba ansiosa; tenía esta sensación increíblemente emocionada en mi estómago. Literalmente conté los días y las noches. Nuestra primera cita fue informal, Woodman en Sherman Oaks. Sentí que no podía parar de reír, y probablemente hubiéramos seguido hablando durante un par de horas. Huelga decir que fue una gran primera cita. Y la química era increíble.

Terminamos saliendo casualmente durante aproximadamente cuatro meses hasta que tomé una decisión: no estaba interesada en salir con él mientras ambos viéramos a otras personas. Él no estuvo de acuerdo. También acaba de salir de una relación seria y simplemente no estaba listo para iniciar otra.

Y por alguna razón, eso realmente duele.

Pero, ¿estaba yo lista para volver a tener una relación? ¿O simplemente tenía miedo de estar sola? Había algo en él de lo cual no podía deshacerme.

Nos separamos y seguí saliendo con otros chicos, convenciéndome de que todas estas citas eran divertidas y emocionantes. Pero nadie me hacía sentir de la misma manera que Andrew. Constantemente me preguntaba si de veras me había enamorado de él, o de cómo él me había hecho sentir y ser. O tal vez sólo estaba huyendo de algo, tal vez de la vergüenza y la decepción que había sentido por un compromiso que había terminado dos meses antes de mi boda.

Más tarde me enteré de que él había conocido a una chica y que la relación iba muy en serio. Fue entonces cuando sentí que el cuchillo se hundía. ¿Por qué ella? Y peor aún, ¿por qué no yo? La línea que separaba mis sentimientos por él y mi ego herido era borrosa. Ni siquiera estaba tan molesta por el final de mi compromiso, o por cualquiera de mis otras relaciones pasadas. ¿Cómo podía ser? Apenas lo había conocido.

Transcurrió un año.

Un día, recibí un mensaje matutino de un número desconocido. Resultó ser suyo, pero yo lo había borrado de mi teléfono. Decía: El chico muy, muy triste quiere saludarte. Avísame si quieres tomar algo.

¿Hablaba en serio?

Lo ignoré e inmediatamente sentí satisfacción. Yo había ganado; él había perdido. Esa victoria se sentía tan bien.

Unos días más tarde recibí un correo electrónico con el título: "Sé que mi mensaje fue tonto, pero aún quiero invitarte a cenar”. Muy bien; bien jugado. Quizás no era la persona insensible y sin remordimientos que yo pensaba. Recordé rápidamente por qué sentía cosas tan fuertes por él; su sentido del humor.

El tema continuó con un correo electrónico genuino y sincero sobre cómo ahora se encontraba en un lugar diferente y quería ver si había algo allí conmigo. Yo no sabía si quería lo mismo; había sido suficiente recuperarme la primera vez, y no estaba segura de si podría intentarlo una segunda. Después de un par de descarados intercambios de correos electrónicos, decidí dejar que me llevara a cenar, como amigos.

Lo pasamos muy bien. Y le dije todo: lo mal que me había hecho sentir, lo mucho que sentía por él. Se disculpó, sin darse cuenta de cuánto me había importado.

Yo terminé todo con el chico con el que estaba saliendo. Pronto, fue como si no hubiera pasado el tiempo, y comenzamos a intentarlo otra vez.

Salimos durante otros ocho meses, desde que decidimos ser amigos y luego amantes hasta no hablarnos para salir con otras personas, pero de vez en cuando nos reuníamos para hacer caminatas en Mandeville Canyon Park.

No sabía dónde estábamos realmente, pero sabía que lo necesitaba en mi vida. Lo descarté como un posible novio y decidí contentarme con tenerlo como amigo. Él era bueno en ese sentido. A ningún hombre con quien había tenido una cita parecía realmente importarle mi trabajo o mi familia, o cualquiera de los viajes que hacía. Pero Andrew tenía curiosidad sobre aparentemente todos los detalles de mis vacaciones, mis parientes, mis metas profesionales y mi vida.

Lentamente, desarrollamos una amistad y una admiración mutua, y creamos una relación en la que nunca habíamos invertido tiempo años atrás, cuando nos conocimos.

Creo que es por eso que estamos juntos ahora, como pareja, comprometidos para casarnos.

Durante mucho tiempo, pensé que tener respeto propio y dignidad significaba no ser vulnerable, no darle a alguien esa "segunda oportunidad" de lastimarme.

Pero necesité darle a él esta oportunidad más; una más.

Y agradezco a mis estrellas de la suerte todos los días por haberlo hecho.

 

Traducción: Valeria Agis

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
64°