Me pidió que me casara con ella, y pensé que era una broma

Me pidió que me casara con ella, y pensé que era una broma

Soy un romántico incurable.

¿Cómo explicar una adicción de por vida al medio de transporte más lento, caro e incómodo que se conoce... navegar?

Era finales de octubre de 1974, y yo era un estudiante de posgrado en ingeniería en la CSUN. Fiel a mi naturaleza, también fui miembro del club náutico de esa institución, un grupo de estudiantes hambrientos que se reunían para navegar una flota de veleros todos los domingos.

También estaba allí para conocer chicas.

Teníamos dos habitaciones en una vieja casa en el campus, incluyendo una cocina para nuestra casa club. Un domingo en particular, estaba lavando platos en la cocina de la casa club, con los brazos hundidos en el agua jabonosa, cuando entró una hermosa morena de ojos color marrón. Procedió a meter un billete de $20 dólares en el bolsillo de la camisa turquesa hawaiana que yo llevaba puesta esa tarde.

Ella tenía mi atención inmediata y total.

Definitivamente no era guapo y de repente no me había vuelto irresistible. Entonces, ¿por qué el dinero? La explicación, cuando llegó, fue mucho menos interesante que su aparición a mi lado:

Los miembros del club náutico podían alquilar barcos grupales para excursiones de fin de semana, como viajes nocturnos a la isla Catalina. Lynne, ese era su nombre, explicó que los $20 eran para su parte del alquiler de un barco, y terminó en el bolsillo de mi camisa porque yo estaba a cargo de recolectar el dinero para el próximo viaje. Y mis manos estaban húmedas y jabonosas.

El viaje en cuestión era en un pequeño bote de 25 pies, y había cinco almas programadas para estar a bordo. Era acogedor y requería compartir literas.

Con mi suerte, Lynne y yo fuimos colocados en un espacio para dormir diseñado para dos, junto con un tipo llamado Gary, que también se había interesado por Lynne.

Lleva mucho tiempo navegar hacia y desde Catalina, y aproveché ese tiempo para conocer a Lynne.

Resultó ser una tímida estudiante de literatura francesa, en su tercer año. (Siempre le he estado agradecido a la madre de Lynne por haber obligado a Lynne a salir de su zona de confort y haberla hecho navegar ese domingo). Resultó que teníamos mucho en común. Ser un partidario del romanticismo me había llevado a interesarme por la música clásica y el arte. Ella tocaba el oboe y tomó clases de honores en artes en El Camino Real High. La intersección de nuestros valores y actitudes fue descubierta mientras contemplábamos las estrellas en la cubierta de proa durante el viaje a Catalina. (Gary era y sigue siendo un buen amigo, pero Lynne es única. No solo tuve que deshacerme de Gary en ese viaje, sino también, más tarde, de un compañero de casa y, finalmente, de mi hermano).

Cuando volvimos a Marina del Rey, estaba enamorado más allá de la redención.

A pesar de nuestra aparente incongruencia de antecedentes, aceptó mi invitación a cenar y a ver una película, tal vez porque su padre también era ingeniero. Aquí es donde el universo nos envió una gran y enorme señal. Encontré una doble función de “The Dove” y “Romeo and Juliet” para llevarla.

“The Dove” es la historia de cómo el adolescente Robin Lee Graham se convirtió en la persona más joven en navegar solo por el mundo y conocer al amor de su vida en el camino. La otra película también es romántica. Esa doble función en particular atraía nuestras pasiones, mi navegación y su literatura, y era la manera perfecta para que cada uno de nosotros viera el mundo del otro en tierra.

Poco a poco nos volvimos inseparables. Y luego, escucha esto: me propuso matrimonio, en 1976. Era un 29 de febrero: ese es el día en que la leyenda dice que las mujeres pueden elegir con valentía a su pareja. Fue un fiasco, y malinterprete mal. Tontamente, no tomé la propuesta en serio. Para entonces casi sabía que quería casarme con ella, pero, quiero decir, ¿quién propone matrimonio un 29 de febrero?

Afortunadamente, me recuperé de mi error y le propuse matrimonio lo suficientemente pronto después de eso y “lo salvé”. Involucró mucha súplica.

Hemos navegado juntos desde entonces, compartiendo 41 años de aventura, cinco casas, cuatro asignaciones internacionales, tres perros (aunque no todos los perros al mismo tiempo) y dos veleros, incluido un crucero en uno de ellos a México.

En cuanto a Gary, finalmente consiguió su propia chica, una mujer maravillosa a la que también conoció a través del club náutico.

En cuanto a la camisa hawaiana, descubrí que el turquesa es el color favorito de Lynne.

El autor es jubilado de Imagineering Disney. Vive en Simi Valley y navega desde Ventura.

L.A. Affairs narra la búsqueda de amor en Los Ángeles y sus alrededores. Si tiene comentarios o una historia real que contar, envíenos un correo electrónico a LAAffairs@latimes.com.

Para leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
67°