Porristas masculinos harán historia en el Super Bowl

Serán 2 de los hombres más fuertes en el Super Bowl, pero estarán en la cancha cuando los jugadores no estén.

Serán dos de los hombres más fuertes en el Super Bowl, pero solamente estarán en la cancha cuando los jugadores no estén.

Son parte de un legado de pioneros de los Rams, aunque no tengan números en frente de sus uniformes o nombres en sus espaldas. 

Después de meses de recibir alabanzas, insultos, abrazos, vistas malas, respeto e incredulidad, estos hombres completarán su primera temporada al bailar literalmente hacia su camino en la historia.

No importa el resultado final, Quintero Perón y Napoleón Jinnies, ya habrán ganado. 

“Puedes ver la felicidad en mi cara”, dijo Perón con una sonrisa desde Atlanta a Los Ángeles. “¿Puedes ver esto?”

Cuando los Rams enfrenten a los Patriots de Nueva Inglaterra en el Mercedes-Benz Stadium, se presentará el primer equipo de porristas hombres en la historia del Super Bowl. 

Jinnies y Perón pertenecen a un equipo de 40 porristas de los Rams que ha roto barreras, al mismo tiempo que el equipo de futbol americano va en busca del campeonato.

“Ha sido un camino lleno de emociones”, dijo Jinnies, de 28  años. “Ha sido una temporada perfecta”.

La temporada comenzó de una forma imperfecta cuando, durante el primer partido de exhibición ante los Raiders de Oakland, algunos aficionados les dieron la bienvenida a los hombres con burlas e insultos, algo que se extendió a las redes sociales

Pero al final, sin embargo, estos hombres gozan del respeto de los aficionados, que los han aceptado y celebrado como un símbolo del compromiso de esta ciudad con la inclusión y la diversidad. 

“Sabemos que nos apoyan”, dijo Perón, de 26 años. “Nuestra familia tiene mi apoyo, nuestras compañeras nos apoyan y la ciudad de Los Ángeles nos apoya”.

Si fuiste a un juego de los Rams en el Coliseo, fue imposible de no notarlos. Es imposible no darse cuenta de ellos. En medio de las faldas, botas y pompones, estes hombres bailan con pantalones y camisas de licra, y sus Nikes. Sus movimientos son poderosos, su presencia es fuerte. Se mezclan tanto con sus compañeros que uno se pone a pensar, ¿por qué tomó tanto?

“Hay tantos bailarines fenomenales, una vez que la gente los ve bailar y estar en la cancha, les cambia su punto de vista de lo que piensan que iba a ser”, dijo Keely Frimbres, la directora de los Rams y las mascotas. “Todo fluye bien”.

Este triunfo deslumbrante creció de lo inesperado. Los Rams no escribieron esto. Tampoco arreglaron para que todo funcionara de esta manera, no lo imaginaron.

En marzo pasado, durante las pruebas de porristas, Peron y Jinniesta salieron de la nada. 

Fue un bailarín profesional y coreógrafo que obtuvo la idea de unirse al grupo mientras veía un partido de los Lakers. 

“Estoy viendo a las Lakers Girls y  pensaba, ‘¿por qué no puedo hacer esto?’”, se preguntó Jinnies, un bailarín profesional y artista de maquillaje, quien obtuvo la idea de sus amigos que bailaban con él durante un show de Disneylandia. 

“Estábamos hablando casualmente de las audiciones y pensé, ‘¿por qué no nada más nos aparecemos? ’”, dijo.

Durante las dos temporadas previas desde el regreso de los Rams a Los Ángeles, ningún hombre había buscado ser parte del equipo de porristas. Tampoco había una regla en contra de ello. 

“Así que vino un día y dijo que iba a tratar de entrar al equipo de porristas de los Rams y yo le dije ‘¿te van a dejar hacer eso?’”, dijo la madre de Peron, Sherry. “Me dijo, ‘¿quién dice que no se puede?’, así que le dije, ‘pues ve por ello’”.

Los hombres llamaron la atención cuando aparecieron entre las 300 personas que aspiraban a entrar al equipo, pero su forma de bailar y sus entrevistas rápidamente ganaron la atenvicón de los oficiales de los Rams y sus futuros compañeros de equipo. 

“No son hombres increíbles, son gente increíble”, dijo Sarah Scheade, una de los cinco capitanas del equipo. “Pensábamos que iba a ser algo especial si podían representar nuestra ciudad”. 

Después de darse cuenta que estos hombres realmente podrían ser parte del equipo, Fimbre mandó una nota a sus jefes para que eventualmente llegara el mensaje al dueño conservador del equipo, Stan Kroenke. 

“Quería estar segura de que todos supieran que tenemos a dos hombres extraordinarios y talentosos, que son bailarines fenomenales, y que no había alguna razón para dudar”, dijo Fimbres. 

La respuesta fue inmediata y clara, la gerencia de los Rams estaba de acuerdo. 

“Lo más importante para Stan y para todos nosotros es que estaban calificados y que querían ganarse un puesto”, dijo el jefe de operaciones de los Rams, Kevin Demoff. “Han hecho un excelente trabajo y merecen estar en el equipo”.

Esta organización que quebró la frontera del color de la NFL con Kenny Washington, en 1946, y luego se convirtió en el primer equipo en seleccionar a un jugador públicamente homosexual en 2014, con Michael Sam, estaba viviendo de su legado.

“Siempre hemos sido pioneros de la inclusión, esta fue nuestra oportunidad de hacerlo fuera de la cancha”, expresó Demoff. 

Fimbres y su equipo estaban igualmente emocionados e inmediatamente hicieron cambios para acomodar a estos hombres. 

Primero, diseñaron un uniforme especial que acentuaba su atletismo y excluía los pompones. Segundo, cambiaron el baile del equipo para que tuviera más movimientos de brazos fuertes y grandes. Finalmente, dejaron de bailar canciones que no fueran apropiadas para equipos con integrantes de ambos géneros. 

Entre las canciones que fueron eliminadas estaban “Diamond Are a Girls Best Friend (Diamantes son las Mejores Amigas de las Mujeres)” y “Single Ladies (Mujeres Solteras)”.

Queríamos demostrar a todo el mundo que estamos contentos y orgullosos de nuestra diversidad, dijo Fimbres. 

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
53°