Unen fuerzas Equifax y FICO ¿es una amenaza para la privacidad del consumidor?

Unen fuerzas Equifax y FICO ¿es una amenaza para la privacidad del consumidor?

El titular del comunicado de prensa fue tan insulso como para atraer muy poco escrutinio: "Equifax y FICO presentan una asociación estratégica para ofrecer el ‘Data Decisions Cloud’".

El contenido del anuncio, por su parte, daba la impresión de que esto era algo bueno para los consumidores, aunque un poco en el lado ‘techno-wonky’ (tecnología floja).

"La nueva herramienta ‘Data Decisions Cloud’ es un conjunto de datos y análisis de extremo a extremo que aborda las necesidades de riesgo, mercadotecnia y fraude para permitir a las instituciones financieras satisfacer las necesidades de los consumidores de forma más rápida y precisa que nunca", proclamó.

"Esta amplia alineación estratégica permitirá a las organizaciones explorar fácilmente los datos diferenciados, descubrir nuevos conocimientos profundos, construir modelos altamente predictivos e implementar rápidamente las decisiones en los sistemas de producción a lo largo del ciclo de vida del cliente", señala el comunicado.

Entonces, ¿qué significa eso en inglés?

"Llámelo el Big Data (macro datos) con esteroides", respondió Jeff Chester, director ejecutivo del Centro para la Democracia Digital. "Están desatando una tecnología muy poderosa, irresponsable y potencialmente dañina para ayudar a otras compañías a tomar decisiones sobre nosotros".

Recuerda además que, es tu información personal. Estas compañías lo están vendiendo a los bancos para su propio beneficio, sin tu permiso.

"Esto debería tener a todos alerta", me dijo Chester. "Esta es una gran consolidación de información que analiza todo lo que haces".

La asociación Equifax-FICO es el último ejemplo de Big Data (macro datos) que cada vez crece más: una fusión de bases de datos inmensas y sombrías que las empresas utilizan para decidir qué tan solvente es usted, qué tasas cobrar, qué productos ofrecer y predecir qué hacer en el futuro.

En otras palabras, es una red en expansión de vigilancia y manipulación del consumidor que se esfuerza por conocerte mejor que tú mismo.

Equifax es una agencia de informes crediticios, una compañía que se especializa en informar a los prestamistas y a otras personas sobre su solvencia. En los últimos años, él y otras agencias de crédito se han expandido para brindar una variedad de otros servicios, como monitoreo de crédito y verificación de antecedentes para empleadores, compañías de seguros y propietarios.

FICO es más bien un analizador de números, que utiliza algoritmos sofisticados para generar puntajes de crédito y otra información.

Es difícil decir por el comunicado de prensa exactamente qué están haciendo las dos compañías más allá de dar más información sobre los consumidores a disposición de las firmas financieras, que ya tienen mucha información sobre los mismos.

"Esto parece ser un esfuerzo por tomar, el tesoro que significan los datos del consumidor de Equifax, que incluye información que va mucho más allá de la agencia de informes de crédito homónimo de Equifax, y monetizarla utilizando las capacidades de software de FICO", dijo Paul Stephens, director de políticas del grupo Privacy Rights Clearinghouse en San Diego.

"Obviamente, cuantos más datos se puedan incluir, mayor será la amenaza para la privacidad del consumidor", anotó.

Equifax y FICO dicen que están haciendo del mundo un lugar mejor.

"Dos líderes de la industria están uniendo fuerzas para ayudar a las instituciones financieras a satisfacer mejor las necesidades de los consumidores y mejorar la agilidad empresarial", dijo Mark Begor, director ejecutivo de Equifax, en un comunicado.

Will Lansing, CEO de FICO, no especificó qué información se pondría a disposición de los clientes, pero comentó que lo importante del acuerdo es que Equifax tiene toneladas de datos de consumidores y que FICO es realmente bueno para procesar dichos datos.

"En términos muy simples", dijo, "tiene empresas interesadas en optimizar sus interacciones con los consumidores en función de los datos. Podremos hacerlo".

Bueno, eso suena bastante inocente, excepto por unas cuantas cosas pequeñitas.

Como el hecho de que uno de sus socios, Equifax, fue atacado por piratas informáticos hace un par de años, lo que dio lugar a que los números de la Seguridad Social, los números de las licencias de conducir y otra información personal de 148 millones de personas se pusieran en riesgo.

La compañía no había podido actualizar el software -que supo por meses- que era vulnerable a los ataques. No lo hizo público durante al menos seis semanas después de haberse enterado de la violación.

Luego está el aspecto del plan sobre la nube, lo que presumiblemente significa que cualquier información que ofrezcan se almacenará online y los clientes podrán acceder a ella a través de conexiones de Internet.

Equifax y FICO están lanzando el nuevo servicio como una ventanilla única para el procesamiento de datos, incluido el "acceso en tiempo real a datos sin procesar y de tendencia".

Si alguien no cree que esto podría ser un regalo de Navidad para los hackers, necesitan ponerse al día con los eventos actuales. El año pasado hubo más de 6.500 violaciones de datos conocidas y más de 5.000 millones de registros expuestos, según la firma de seguridad tecnológica Risk Based Security.

Por último, pero no por eso menos importante, existe la preocupante idea de que toda nuestra información personal, una vez más, está siendo analizada y examinada por intereses corporativos. Además, existe la preocupante idea de que toda nuestra información personal, una vez más sin que digamos nada, sea analizada y examinada por intereses corporativos utilizando métodos cada vez más avanzados, que forman conexiones y conclusiones que una vez fueron únicamente el ámbito de la ciencia ficción.

Con suficientes puntos de datos, los programas de computadora ahora pueden predecir qué va usted a comprar, por quién votará, su probabilidad de enfermarse, sus posibilidades de cometer un delito, la probabilidad de que se enamore y qué tan confiable es. Son sólo unas de las pocas cosas que las máquinas están aprendiendo sobre nosotros.

Mientras más instituciones de Big Data (macro datos) reúnan sus recursos, más expuestos quedaremos en este campo digital de explotación.

"La asociación básicamente afirma: 'Pero, si sólo estamos usando tecnología para aprovechar mayores eficiencias y procesar más datos para que los clientes puedan tomar mejores decisiones sobre los consumidores'", dijo Ed Mierzwinski, director del programa federal de consumidores para el Grupo de Investigación de Interés Público de Estados Unidos.

"Pero, ¿cómo sabremos si alguna nueva plataforma de toma de decisiones, con capacidad de inteligencia artificial basada en macro conjuntos de datos nuevos, realmente cumple con las leyes de consumidores, crédito justo y derechos civiles?", preguntó.

Respuesta concreta: No lo haremos.

La Comisión Federal de Comercio y la Oficina de Protección Financiera del Consumidor tienen autoridad para supervisar las agencias de crédito, pero no profundizan en los detalles de las prácticas de recopilación de datos de las empresas. No existe una ley federal que regule a los intermediarios de datos, compañías cuyo único propósito es recopilar y vender información personal de los usuarios.

En gran medida, las empresas de Big Data (macro datos) funcionan bajo el sistema de honor.

Tomando en cuenta que apenas y logra pasar una semana sin noticias de otra violación a la privacidad, eso debería preocuparnos a todos.

"Estoy de acuerdo en que los datos deben usarse con cuidado y administrarse de manera inteligente", dijo Lansing de FICO. "Pero también debe proporcionar utilidad, debe ayudarnos a ofrecer las cosas que realmente quiere la gente".

Algunas sugerencias modestas:

  • Una ley que requiera que todos los datos almacenados comercialmente estén encriptados, con multas considerables para cualquier empresa que no lo haga.
  • Capacitar a los consumidores para que "opten" a cualquier intercambio de datos, en lugar de permitir que las empresas vendan nuestra información sin aprobación previa.
  • Mayor supervisión regulatoria sobre las empresas que recopilan, almacenan y venden información personal de las personas.

Equifax y FICO dicen que están "centrados en una plataforma de gestión de toma de decisiones y desarrollo, conectada de extremo a extremo, que permite a los clientes explorar, desarrollar, probar y desplegar con rapidez información potente sobre los sistemas de producción en toda la organización".

Ni un sólo defensor de la privacidad con el que hablé entendió lo que todo esto significa.

Pero de seguro que no le suena bien.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°