Un pequeño grupo se separa de la caravana para presionar a 500 pies de la frontera de San Ysidro

Un pequeño grupo se separa de la caravana para presionar a 500 pies de la frontera de San Ysidro

Un pequeño grupo se separa de la caravana para presionar a 500 pies de la frontera de los Estados Unidos en Tijuana.

Una pequeña facción del grupo más numeroso de 6,219 migrantes centroamericanos en Tijuana, lenta y pacíficamente se fue moviendo a 500 pies de la frontera con Estados Unidos, el jueves 22 de noviembre, mientras que la policía federal mexicana armada mantenía una barrera cerca del paso de peatones.

Pidiendo condiciones más humanas en el desbordante refugio de Benito Juárez y tratando de presentarse ante las autoridades de inmigración de los Estados Unidos para pedir asilo, el grupo llevó banderas blancas mientras marchaban desde el campamento de migrantes hasta el pie del puente peatonal de los Estados Unidos, a unas cinco cuadras de distancia.

Los migrantes han acampado en condiciones de barro y hacinamiento en un campo de deportes al aire libre que se ha convertido en un refugio improvisado. Dijeron que se despertaron hambrientos el Día de Acción de Gracias, ya que la lluvia empeoró las ya insalubres condiciones del refugio.

"Hay niños enfermos aquí, y tenemos frío y hambre", dijo Carlos López, un hondureño que dirigía el grupo. López agregó que era inapropiado albergar a las mujeres y los niños afuera. "El mundo entero está viendo lo que está pasando aquí".

Las autoridades municipales de Tijuana han dicho que no están preparadas para manejar el creciente número de personas en la caravana.

Los últimos conteos de las autoridades mexicanas sitúan a 6,219 migrantes en Tijuana y a otros 1,669 que viajan hacia Baja California desde los estados mexicanos de Jalisco, Nayarit y Sinaloa.

El presidente Donald Trump amenazó el jueves con cerrar completamente la frontera y la relación comercial diaria de 1,600 millones de dólares con México. Autorizó a las fuerzas militares a usar la fuerza letal "si es necesario" para defender a los agentes fronterizos de los migrantes que intentan cruzar a Estados Unidos.

Usando un megáfono, López animó a un grupo de unos 150 migrantes antes de que salieran a pie hacia la frontera.

"Hoy es un buen día para presentarnos a los Estados Unidos", dijo López en español. "Es el Día de Acción de Gracias. En los Estados Unidos, hoy es un día de vacaciones".

Mientras tanto, el Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos dejó claro que no se tomaban un día libre al cerrar brevemente el tráfico de vehículos en el Puerto de Entrada de San Ysidro para un "ejercicio de preparación operativa a gran escala". Están aumentando la presencia de la policía con helicópteros, agentes adicionales de la Patrulla Fronteriza y tropas militares de los Estados Unidos.

Un convoy de vehículos militares y de la Patrulla Fronteriza llegó al lugar poco antes de las 2 p.m., y las tropas marcharon hacia el área de inspección de vehículos. Durante el simulacro que duró unos 10 minutos, varios helicópteros grandes del Departamento de Seguridad Nacional y de Patrulla Fronteriza volaron en círculos sobre la zona.

El simulacro tuvo lugar unas tres horas después de que la caravana de migrantes se dirigiera al paso de peatones al otro lado de la autopista.

Durante la marcha hacia la frontera, la policía federal mexicana y Édgar Corzo Sosa, director de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, trataron de convencer a los migrantes de que se dieran la vuelta cuando llegaron al Puente Tijuana, un puente que conecta el barrio Zona Norte, donde hay muchos refugios con la infraestructura fronteriza.

Instaron al grupo a solicitar visas de trabajo en México, alegando que miles de empleos estaban disponibles en Tijuana.

El gobierno de Estados Unidos solo procesa 100 solicitudes de asilo al día, un proceso que se ha hecho más lento en los últimos meses, dejando a miles en la lista de espera. Las solicitudes se procesan en el Puerto de Entrada de San Ysidro, no en el puente peatonal por donde los migrantes dijeron que planeaban cruzar para pedir asilo.

Con una bandera blanca que decía "La paz y Dios con nosotros", un hondureño llamado Joseph, que se negó a dar su apellido, marchó hacia la frontera delante del grupo más numeroso, el jueves por la mañana.

Cada vez que las tensiones se intensificaban entre el grupo que marchaba hacia la frontera y la policía mexicana, Joseph agitaba la gran bandera blanca como un recordatorio para que los migrantes permanecieran tranquilos y en paz.

Cuando se le preguntó por qué llevaba la bandera, respondió: "Porque mi corazón está en paz".

Ángel Mejía, de 27 años, dijo que dejó a su esposa e hijo en Honduras para buscar una vida mejor y ganar dinero para su familia.

"No tenemos vida en Honduras", dijo Mejía. "Si trabajamos, podemos comer, y no necesito mucho más que eso. Solo mis amigos y mi familia y un trabajo para que podamos comer".

Mejía admitió que se encuentra entre los que las autoridades estadounidenses y mexicanas destacan por tener un pasado criminal, pero dijo que estuvo involucrado, hace décadas, en delitos menores como el hurto en tiendas que no deberían equivaler a una sentencia de muerte en Honduras, donde dijo que las pandillas no lo dejarán en paz.

"Cuando era joven, tenía unos 15 años, cometí errores como muchos otros niños. Pero, he dado un giro a mi vida y se la he dado a Dios", dijo mostrando tatuajes de cruces en sus brazos. "Sólo quiero vivir mi vida en paz".

Un funcionario del Departamento de Seguridad Nacional dijo el 19 de noviembre, que se estima que hay unos 500 criminales viajando en la caravana. Las autoridades locales de Baja California han detenido a 57 migrantes, de los cuales 47 son hondureños. Fueron detenidos bajo sospecha de alteración del orden público. De los detenidos por la policía local, 42 de esos migrantes están ahora en proceso de deportación en México, según la policía local.

Algunos en la caravana dijeron que se sentían mal recibidos en Tijuana, con malas condiciones dentro del refugio y algunos críticos de sus esfuerzos por emigrar.

Paloma Zúñiga, una ciudadana méxico-americana que tiene más de 32 mil seguidores en una página de Facebook llamada "Paloma for Trump", dijo que está preocupada por la seguridad pública en Tijuana porque algunos de los miembros del grupo están viajando sin identificación.

"No tenemos idea de quiénes son", dijo Zuniga. "Además, ya tenemos mucha pobreza aquí en México. Hemos estado trabajando duro, luchando cada día para tener una vida mejor, para tener una mejor calidad de vida, para tener más empleos... y no nos parece justo que nuestro gobierno permita que esta gente venga y les dé beneficios que ni siquiera tenemos como mexicanos".

Un hondureño que vestía una camisa con la frase "Yo quiero un país sin hambre", dijo que la gente que piensa que la caravana está llena de criminales está equivocada.

Antonio López aseguró que muchos han abandonado Centroamérica debido tanto a la violencia como a la pobreza.

"La verdad es que van juntos", dijo. "Las dos cosas van de la mano. Si no tienes trabajo ni forma de conseguir comida, es cuando la gente recurre a las drogas y a los cárteles".

A última hora de la tarde del jueves, las mujeres y los niños se unieron al grupo, en su mayoría hombres, que habían marchado hasta la frontera. Se escondieron en una plaza para descansar.

La policía federal mexicana, vestida con ropa antimotines, formó un perímetro alrededor de la caravana, impidiendo que se acercaran más a una puerta fronteriza que separa a México de una glorieta estadounidense para taxis fuera del centro comercial de Las Américas.

A unos pocos niños se les permitió estar al otro lado de la barricada, jugando a los pies de la policía federal, que parecía entretenida por sus juegos.

"Vamos a darles seguridad", le dijo un agente federal a Carlos López, quien dirigió el grupo más cerca de la frontera. "Pero necesitamos que se organicen. Cuanto más organizados estén, más segura será la situación a largo plazo".

Grupos de derechos humanos que trabajan con el gobierno federal de México prometieron mejorar las condiciones dentro de los albergues.

Pero mientras el sol se ponía en el Día de Acción de Gracias, el grupo se estaba instalando en la plaza peatonal cerca de lo que ellos ven como su último puente a cruzar antes de los Estados Unidos.

"He estado caminando durante un mes y una semana, quiero ver los Estados Unidos", dijo Carlos López.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°