Un hombre lleno de tatuajes condujo el auto de su madre hasta el bar Borderline en Thousand Oaks y abrió fuego silenciosamente

Un hombre lleno de tatuajes condujo el auto de su madre hasta el bar y abrió fuego silenciosamente

Un testigo dijo el jueves por la mañana que el hombre armado responsable del tiroteo en Thousand Oaks estaba vestido de negro cuando ingresó al Borderline Bar & Grill alrededor de las 11:20 p.m.

Holden Harrah, de 21 años, estuvo entre los cientos de personas que escuchaban música el miércoles 7 de noviembre por la noche, como parte de un evento nocturno en la universidad.

Dijo que miró hacia la puerta principal y vio al hombre entrar con un sombrero negro, gafas y una camisa negra. Tenía barba, dijo Harrah.
"Sacó una pistola y le disparó a mi amiga que estaba trabajando en la recepción", agregó.

El primer par de disparos, relató Harrah con voz vacilante, impactó a la chica que conocía e inmediatamente todos se tiraron al suelo. Dijo que él tuvo acceso a una puerta lateral y salió corriendo.

"Escuché más disparos detrás de mí. Me estaba volviendo loco", dijo.

Poco se sabe sobre el hombre que mató al menos a 12 personas e hirió a muchas más. El propio sospechoso murió en el incidente, dijeron las autoridades.

Las autoridades no han revelado su nombre, pero una fuente le dijo al Times que era un hombre de 29 años, armado con una pistola Glock .45 y algún tipo de dispositivo de humo.

Condujo el auto de su madre al ataque y no dijo nada al entrar al bar, dijo la fuente. La pistola fue comprada en el condado de Ventura, agregó.

Los detectives de la policía están tratando de determinar un motivo. "No tenemos idea de si existe un vínculo terrorista", dijo el jueves el sheriff del condado de Ventura, Geoff Dean.

La policía se enteró inicialmente del incidente por numerosas llamadas al 911. Los primeros policías llegaron al lugar a las 11:22 p.m., e ingresaron cuatro minutos después, dijeron las autoridades.

El sargento del Sheriff, Ron Helus, y un oficial de la Patrulla de Caminos de California fueron recibidos con disparos, según Dean.

Helus recibió varios tiros y murió en un hospital del área la madrugada del jueves, agregó.

Helus, un veterano de 29 años en el departamento, planeaba retirarse en 2019. Dean dijo que murió como "un héroe". Le sobreviven un hijo y su esposa, a quienes llamó antes de ingresar al bar, dijo el sheriff.

Aproximadamente 15 minutos después de ese encuentro inicial, un segundo grupo de agentes de la ley llegó y entró en el bar, dijo el sheriff; para entonces, no se oían disparos.

La gente estaba escondida en los baños del bar y en el ático, dijo Dean.

El sospechoso fue encontrado herido de bala cuando los agentes entraron en el edificio, agregó el sheriff.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
66°