Un complejo en ruinas en la Ciudad de México alberga murales históricos. ¿Su destino? Es complicado

Un complejo en ruinas en la Ciudad de México alberga murales históricos. ¿Su destino? Es complicado

Cuando el difunto arquitecto mexicano Carlos Lazo comenzó a planificar las obras de la gigantesca Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas de la Ciudad de México a principios de la década de 1950, les dijo a los artistas que crearon los murales para el exterior que se guiaran bajo el principio: El Centro SCOP debe ser “una obra que perdure”.

“Evitemos lo temporal y lo anecdótico”, añadió. “Busquen símbolos que sean positivos y eternos”.

Desafortunadamente, la eternidad para el Centro SCOP parece haber durado sólo 63 años.

La una vez gran estructura modernistas frente a una plaza de proporciones enormes y envuelto en murales de artistas de renombre como Juan O’Gorman y José Chávez Morado, un complejo, que a lo largo de su vida, ha sido devastado por dos sismos, sin mencionar los caprichos de la política nacional.

El primer golpe se produjo el 19 de septiembre de 1985, cuando un terremoto de magnitud 8.0 azotó la Ciudad de México, resultando en la destrucción total de los tres pisos superiores de uno de los edificios principales del Centro SCOP, pisos que nunca fueron reemplazados. El segundo golpe se produjo en 2017, 32 años después del primero, cuando un terremoto de 7.1 grados de magnitud dañó aún más los edificios, dejando uno de ellos inclinado. A raíz de ese desastre, la secretaría, que pasó a llamarse Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT), evacuó a sus más de 2.500 empleados por motivos de seguridad.

El Centro SCOP ha estado vacío desde entonces.

 

Después del terremoto de 2017, sin pronunciamientos oficiales sobre el destino de los edificios, comenzaron a correr rumores de que el complejo, junto con sus murales históricos, podría ser demolido.

Pero el Centro SCOP no era un edificio gubernamental cualquiera. Era una declaración.

“Fue un monumento a la construcción en México”, dijo en una conferencia de prensa el secretario de la SCT, Javier Jiménez Espriú.  “Es la culminación de un proyecto nacional”.

Los edificios albergan una característica muy particular de México la de hacer murales, en los que piedras de colores de diferentes regiones se incrustan en paneles de concreto (materiales resistentes que pueden soportar todo tipo de elementos urbanos). Además, la escala a la que se desplegaron en el Centro SCOP no tiene precedentes, lo que plantea interrogantes a un mayor nivel sobre cómo preservar sitios arquitectónicos monumentales de esta naturaleza en todo el mundo.

El arquitecto Mario Ballesteros, director del Archivo de diseño experimental, dice que los edificios ofrecen un caso de estudio para pensar en lo que podría significar la preservación si, por cualquier razón, los edificios no pueden permanecer intactos.

“Sabemos que, dentro de 50 años, habrá ciudades que estarán bajo el agua, ¿qué significaría ahí la preservación?” dice. “En México, que es tan [sísmicamente] inestable, vamos a tener que basarnos en actos más radicales de preservación”. 

El pasado mes de febrero se realizó una exposición en la que se presentaron obras de varios artistas como una respuesta al incierto futuro del complejo Centro SCOP. Un hipotético proyecto, planteó la idea de desmontar los murales e instalar los fragmentos en el nuevo aeropuerto internacional de $13 mil millones que se está construyendo en la cercana Texcoco.

Fue una idea descabellada que el gobierno tomó en serio.

En una medida sorprendente, que los murales sean trasladados al nuevo aeropuerto, anunció Gerardo Ruiz Esparza, anterior jefe de la SCT. Para el otoño, algunos de los murales habían sido retirados y almacenados. La anunciada reubicación y remoción parcial de los murales, llevada a cabo sin la publicación de un informe estructural o un análisis de conservación, generó una protesta de los conservacionistas, que firmaron peticiones y organizaron protestas.

El diario mexicano, El Universal, publicó un artículo condenando el plan e instó al gobierno a hacer públicos todos los informes sobre el estado de los edificios. El Instituto de Investigaciones Estéticas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que se enfoca en temas de preservación, también publicó una carta abierta criticando la decisión. Extraer los murales del lugar “alteraría el complejo de manera negativa”, decía la carta. “Todos los documentos regulatorios y éticos que gobiernan el patrimonio lo desaconsejan expresamente”.

Pero las cosas dieron un giro en dirección opuesta en diciembre pasado, cuando el nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, asumió el cargo. López se comprometió a detener la construcción del aeropuerto parcialmente construido con el argumento de que el proyecto ha sido una bonanza de corrupción. Ese anuncio dejó en el aire el plan para los murales... hasta el 13 de febrero, cuando el nuevo secretario de la SCT, Jiménez Espriú, nombrado por López, anunció en una conferencia de prensa que el Centro SCOP sería preservado y transformado en un centro cultural.

“El Centro SCOP ha sido un icono de la ciudad”, dijo Jiménez Espriú en su discurso de apertura. “Es un monumento, no sólo un edificio”.

“Lo que tenemos claro es que debe ser preservado. Y que no hay manera de rescatar este patrimonio a menos que se preserve ahí mismo. ¿Moverlo hacia otro lugar? No. será quedará justo ahí”.

Santiago Taboada, alcalde del municipio de Benito Juárez de la Ciudad de México, agregó: “Tenemos la responsabilidad de devolver algo a la ciudad que llevamos 18 años quitando: precisamente, el espacio público”.

Nada de esto significa que el Centro SCOP esté a salvo todavía.

Para empezar, está la gigantesca escala del complejo. El Centro SCOP es un sitio de 12 acres cuyas principales características arquitectónicas son tres edificios de oficinas modernistas a gran escala dispuestos en forma de H. Estos están cubiertos por 65.000 pies cuadrados de murales de piedra, usted leyó los ceros correctamente. Es difícil expresar con palabras cómo se ven 65.000 pies cuadrados de murales. Se trata de 1.5 acres de mural, o alrededor de un 30% más grande que un campo de fútbol, con zonas de anotación incluidas.

En otras palabras: el rescate de los edificios y de los murales que los cubren va a ser una empresa épica.

Aún no se ha hecho público un informe oficial sobre el estado de los edificios, pero Jiménez los califica de “no aptos para ser habitados”.

“Es un proyecto muy complicado”, dijo durante la conferencia de prensa. “Lo primero que tenemos que hacer es retirar los murales, quién sabe cuánto durará o costará eso, luego conservarlos y almacenarlos, para después pasar a examinar los edificios. Probablemente tendríamos que demoler parte de ellos y reestructurar otras partes, luego tendríamos que rehacer los cimientos... No puedo decir cuánto tiempo llevaría ni cuánto costaría”.

Cuando se le preguntó cómo el gobierno podría financiar un proyecto arquitectónico de esta escala, Jiménez sugirió la posibilidad de un recargo opcional del 0.5% en otros proyectos de infraestructura que podrían dirigirse hacia el rejuvenecimiento del SCOP.

“Una pequeña contribución”, dice, “creemos que tendría buena recepción”.

La SCT no ha comunicado cuáles podrían ser los próximos pasos del proyecto. Tampoco ha esbozado ninguna forma específica en que los edificios puedan ser reutilizados. Cuando se le pidió un comentario por correo electrónico, una portavoz de la secretaría respondió únicamente con una grabación de audio de la conferencia de prensa.

Que haya incluso un debate sobre cómo salvar al Centro SCOP tiene mucho que ver con la exposición presentada en Archivo.

Inmediatamente después del terremoto de 2017, el gobierno tuvo que hacer frente a un sinnúmero de problemas, incluyendo docenas de muertes y miles de edificios dañados en un territorio que abarcaba desde la Ciudad de México hasta Puebla. A menudo, en los desastres naturales, la atención se centra en los edificios coloniales. Ballesteros dice que es importante llamar la atención también sobre el legado modernista del país.

“Carlos Lazo y SCOP, fueron muy importantes”, dice, sentado en la agradable sala modernista que sirve de galería a Archivo. “Fue un momento excepcional para el Modernismo Mexicano”.

Lazo es quizás más conocido por supervisar el diseño y la construcción de la Ciudad Universitaria, el emblemático campus de la UNAM. Este complejo también cuenta con grandes edificios modernistas cubiertos de murales, como la Biblioteca Central, diseñada por Gustavo Saavedra y Juan Martínez de Velasco en colaboración con O’Gorman, que fue a la vez artista y arquitecto. En su fachada, el edificio tiene un mural de roca de O’Gorman que traza la historia de México a través de los siglos. El edificio es ahora una de las señales visuales por las que se conoce la Ciudad de México.

Después de que se finalizó la Ciudad Universitaria, Lazo fue nombrado secretario de obras públicas y dirigió su atención a la creación de una sede para su secretaría. En el sitio que heredó en la Colonia Narvarte estaba la estructura de lo que antes había sido un hospital público. Lazo, con la ayuda de otros dos arquitectos, Augusto Pérez Palacio y Raúl Castro, ayudó a convertirlo en el Centro SCOP.

Al igual que en la Ciudad Universitaria, se añadieron murales de roca para romper la escala monumental de los edificios. Los diseños cuentan la historia de las grandes obras públicas de México, con obras de artistas de alto nivel como O’Gorman y Chávez Morado, así como muchas otras figuras importantes de mediados de siglo, como Rosendo Soto, José Gordillo, Guillermo Monroy, Arturo Estrada, Luis García Robledo y Jorge Best.

Cuando Archivo Centro Scop inauguró su exposición el año pasado, pretendía poner de relieve el legado del complejo en un momento en el que su destino estaba en duda.

“Lo que no queríamos era que pasaran cuatro meses y nadie tuviera nada que decir sobre SCOP”, dice Ballestero.

Para la exposición, el artista Pedro Reyes hizo una escultura de un puño levantado que empleaba la técnica del mural de rocas mexicano. El colectivo Tercerunquinto reunió baldosas del Centro SCOP que habían sido desplazadas por el terremoto y las utilizó para crear una instalación geométrica abstracta. También se exhibieron varios esquemas de diseño del arquitecto Fernando Romero, uno de los fundadores de Archivo Centro Scop, que también es el arquitecto del mencionado aeropuerto de $13 mil millones. Estos mostraban fragmentos de los murales de SCOP instalados como elementos decorativos alrededor de las terminales.

“Cuando hicimos la exhibición, sabíamos que era sensacional”, dice Ballesteros. “Fue una provocación. Pero parecía factible. Al día siguiente del terremoto, se informó que los edificios serían demolidos”.

La resolución, naturalmente, generó controversia, por no hablar de los titulares internacionales. Y se acaloró aún más después de que Ruiz Esparza anunciara que los murales serían trasladados al aeropuerto. El anuncio, dice Ballesteros, tomó a todos por sorpresa. “Todo el mundo seguía esperando el informe estructural”, dice. “No hubo discusión al respecto”.

El anuncio encendió una ola de oposición.

“Esos murales pertenecen al pueblo”, dice Ariosto Otero, quien ayudó a establecer En Defensa del Patrimonio del Centro SCOP, un grupo de preservación integrado por artistas, intelectuales y conservacionistas. “La idea de cortarlos en pedazos, es desmembrado, por usar términos anatómicos”.

Otero, que es muralista, dice que separar los murales de la arquitectura es despojarlos de su contexto.

“Los murales cuentan la historia de las comunicaciones de los antiguos mexicanos”, dice, sentado en un estudio repleto de dibujos conceptuales para varias comisiones. “La idea era colocarlos como piezas decorativas en el aeropuerto”.

“Decorativas”, dice de nuevo con un tono de asco.

El otoño pasado, la SCT retiró numerosos paneles murales de un edificio del complejo que había comenzado a inclinarse tras el terremoto. En ese momento, el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) emitió un comunicado de prensa declarando que había aprobado la remoción, pero no se hicieron públicos los informes estructurales, ni el gobierno realizó ninguna reunión pública sobre el Centro SCOP.

Esto hizo que muchos asumieran que los fragmentos estaban siendo transportados al nuevo aeropuerto. En una entrevista con el diario mexicano Excelsior, Leopoldo Best, hijo de uno de los muralistas, comparó los traslados con un acto de “pillaje cultural”.

La inauguración de una nueva administración presidencial en diciembre, y junto con ello, el nuevo liderazgo en la SCT, ha dado al Centro SCOP un aplazamiento de la ejecución.

Pero ahora la pregunta sigue siendo: ¿Cómo se puede preservar un gigantesco complejo de edificios de los años 50 que está cubierto por 1.5 acres de pesados murales de roca, todos los cuales pueden ser estructuralmente inestables? Determinar esas respuestas requerirá probablemente una montaña de voluntad política y una montaña equivalente de recursos.

Mientras tanto, el Centro SCOP está atrincherado, medio despojado, como un monumento no a una nación en construcción, sino a una que tal vez está empezando a deshacerse.

 

 

 

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
57°