Un astrónomo aficionado prueba una nueva cámara y capta el nacimiento de una supernova

Un astrónomo aficionado prueba una nueva cámara y capta el nacimiento de una supernova

Observando a una galaxia distante, un astrónomo aficionado en Argentina logró capturar una estrella en el acto de convertirse en supernova. Las posibilidades de este descubrimiento, dicen los científicos, son de 1 en un millón en el mejor de los casos.

Este hallazgo afortunado, descrito en la revista Nature, ofrece las primeras imágenes del repentino brillo causado por un choque en el núcleo de la estrella, un proceso que había sido teorizado pero nunca observado.

"Esta es la primera confirmación de la existencia de esta fase, que está realmente de acuerdo con los modelos teóricos", dijo la autora principal Melina Bersten, astrofísica en el Instituto de Astrofísica de La Plata en Argentina.

SN 2016gkg fue descubierto en septiembre de 2016 por el coautor del estudio Víctor Buso, un astrónomo aficionado con sede en Rosario, Argentina. Buso había estado probando una nueva cámara en su telescopio de 16 pulgadas apuntando a la galaxia espiral NGC 613, que se encuentra a unos 80 millones de años luz de distancia en la constelación Sculptor.

Después de tomar una serie de fotografías de corta exposición, Buso echó un vistazo a su trabajo y notó, al final de uno de los brazos espirales de la galaxia, un punto brillante en las imágenes que no había estado allí en las anteriores fotos.

Se necesita experiencia para poder notar un cambio tan pequeño pero significativo, dijo Gastón Folatelli, astrónomo del Instituto de Astrofísica de La Plata y uno de los autores del estudio.

"Víctor fue realmente muy afortunado, no lo puedo negar, pero también tenía suficiente experiencia para poder ver el objeto y darse cuenta de que eso era posible", dijo Folatelli, quien ayudó a dirigir el trabajo con Bersten.

Buso hizo correr la voz. En cuestión de horas, los telescopios de todo el mundo habían sido dirigidos hacia el objeto brillante. Los astrónomos continuaron estudiando durante dos meses, dividiendo la luz en diferentes longitudes de onda para comprender mejor la naturaleza de la explosión y la estrella moribunda que la alimentó.

Las supernovas son las muertes violentas de estrellas gigantes. Lanzan energía a través del espectro electromagnético desde los rayos X hasta la luz visible y las ondas de radio.

La luz generada por las primeras horas de esa explosión de supernova podría potencialmente revelar mucho sobre la estructura y aspecto de la superficie de una estrella justo antes de morir. Pero las supernovas son impredecibles en el mejor de los casos, y capturar ese primer brillo es extremadamente difícil, dijo Folatelli. En el documento, los autores estiman las probabilidades de detectar esta crucial etapa inicial en 1-en-un millón o 1-en-10-millones de posibilidades.

(Tenga en cuenta que Rosario es una llanura baja y, por lo general, bastante húmeda, condiciones menos que ideales para realizar astronomía. El hecho de que Buso fuera capaz de detectar la supernova en tales condiciones también fue un golpe de suerte, dijo Folatelli).

Al estudiar la luz proveniente de esta aparición celestial, los investigadores descubrieron que se trataba de una supernova de tipo IIb, que podría provenir de una clase extraña de estrellas conocidas como supergigantes amarillas. Eso fue un poco sorprendente, explicó Bersten, porque cuando una estrella en solitario se convierte en supernova, es más a menudo que ocurra en  una supergigante roja (una estrella más fría y gruesa) o una estrella variable de tono más azul (una estrella más caliente y más densa).

Los investigadores también miraron hacia atrás en los datos del Telescopio Espacial Hubble, antes de la explosión, y encontraron un candidato estelar que sí tiene algunas características de supergigante amarillo.

La estrella original, dicen, pudo haber pesado en alrededor de 20 masas solares, aunque probablemente se había reducido a solo cinco masas solares antes de convertirse en supernova, cuando el tirón gravitacional de su estrella compañera desvió la masa.

Los astrónomos dicen que continuarán estudiando SN 2016gkg. La curva de luz de la supernova puede revelar más sobre el material que rodea a la estrella, lo que podría ayudar a proporcionar más información sobre cómo las estrellas en pares binarios extraen masa una de la otra y cómo esta relación podría afectar la evolución de una estrella.

Hasta ahora, el comportamiento de la supernova parece coincidir bastante bien con las expectativas teóricas, agregó. Pero a medida que los investigadores profundizan en los datos y buscan inconsistencias más sutiles, es posible que puedan construir un retrato más matizado de las muertes estelares.

Sin embargo, encontrar más eventos de ese tipo para estudiar es muy complicado. Incluso cuando los científicos buscan supernovas, con la esperanza de atraparlas al principio del proceso, el próximo descubrimiento también puede requerir una saludable dosis de suerte y toda la ayuda que puedan obtener.

"Espero que los astrónomos aficionados se animen a hacer más de esto", dijo Folatelli.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°