Trump renueva la amenaza de cierre de la frontera a medida que se prolonga el cierre del gobierno

Trump renueva la amenaza de cierre de la frontera a medida que se prolonga el cierre del gobierno

El presidente Trump amenazó con cerrar la frontera México-Estados Unidos el vernes 28 de diciembre, mientras buscaba culpar a los demócratas por un cierre parcial del gobierno federal que probablemente se extenderá hasta 2019.

"Nos veremos obligados a cerrar por completo la Frontera Sur si los demócratas obstruccionistas no nos dan el dinero para terminar el muro y también cambiar las ridículas leyes de inmigración con las que nuestro país tiene que cargar", dijo Trump en Twitter.

El último de Trump llegó un día después de que los republicanos de la Cámara de Representantes dijeran que no habían planeado ningún voto esta semana y mientras el presidente buscaba culpar a los demócratas por un estancamiento en la financiación del muro que, según las encuestas, la mayoría de los estadounidenses no apoya.

El presidente se hizo eco de la amenaza que hizo en noviembre de cerrar la frontera si las autoridades mexicanas no podían impedir que grandes grupos de migrantes cruzaran a Estados Unidos.

No hubo señales de progreso hacia un plan para financiar nueve departamentos del gobierno que cerraron después de que se agotaran los fondos el 21 de diciembre. El Senado y la Cámara de Representantes celebraron sesiones breves el jueves por la tarde, y ninguna de las dos cámaras realizó votaciones.

Tanto los líderes republicanos como los demócratas en el Congreso, parecen estar en sus mismas posiciones. El jefe de personal interino de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, le dijo a Fox News que Trump había cancelado sus planes de Año Nuevo en su resort de golf en Florida y que los dos estaban en contacto cada hora sobre los desarrollos de cierre y el tiroteo de un oficial de policía en California presuntamente por un inmigrante indocumentado.

Los demócratas parecen dispuestos a esperar hasta que tomen el control de la Cámara a inicios de enero.

"Los demócratas han ofrecido a los republicanos tres opciones para reabrir el gobierno que incluyen fondos para una seguridad fronteriza fuerte, sensata y efectiva, pero no el muro inmoral, ineficaz y caro del presidente", dijo Drew Hammill, vocero de Nancy Pelosi. Se espera que Pelosi se convierta en presidente de la Cámara en enero.

Mulvaney dijo que Trump hablaba en serio sobre el cierre de la frontera México-Estados Unidos. "Creo que sólo está tratando de sacar a la luz el hecho de que se trata de una discusión inútil", opinó.

Los detalles de cualquier posible cierre de la frontera de 1,954 millas con México aún no están claros. México es el tercer socio comercial más grande de Estados Unidos en bienes, con 557,600 millones de dólares en comercio bilateral durante 2017, según la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos. El comercio de servicios representó otros 58,000 millones de dólares.

Trump aseguró en otro tweet que Estados Unidos "pierde mucho dinero en el comercio con México bajo el TLCAN, más de 75 mil millones de dólares al año (sin incluir el dinero de la droga, que sería muchas veces esa cantidad), que consideraría cerrar la frontera sur como parte de una 'operación lucrativa'". 

Los datos de Estados Unidos muestran un déficit de bienes de 17,100 millones de dólares con Canadá en 2017, y un déficit de bienes de 71,000 millones de dólares con México. Sin embargo, ambos países reportaron superávit de bienes estadounidenses sustancialmente mayores en la misma relación. En 2017, Canadá reportó un superávit de $97.7 mil millones, y México un superávit de $132.4 mil millones.

Más estadounidenses culpan a Trump que a los demócratas por el cierre en un 47% contra un 33%, según una encuesta de Reuters/Ipsos publicada el 27 de diciembre. Sólo el 25% de los encuestados dijo que apoyaba el cierre de Trump por los fondos para el muro.

A los senadores se les ha dicho que votarán sólo una vez que haya un acuerdo respaldado por los demócratas y por Trump, quien está exigiendo 5,000 millones de dólares para construir un muro en la frontera sur, su promesa central de campaña. Los demócratas llaman a este gasto derrochador e ineficaz. El empate produjo una nueva ronda de acusaciones a última hora del jueves 27.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, emitió una declaración en la que esbozaba las demandas de Trump que no incluían la palabra "pared". Más tarde dijo que esa omisión no tenía importancia.

La Casa Blanca es flexible en cuanto a la composición del muro fronterizo que Trump ha exigido, dijo un funcionario, señalando que el presidente ha utilizado una variedad de términos para describirlo en los últimos días, incluyendo alambres, cercas y barreras.

Sanders se quejó de que los demócratas no habían respondido a una oferta de compromiso presentada por el vicepresidente Mike Pence a finales de la semana pasada, y que el partido de la oposición "decidió irse a casa" mientras que Trump se quedó en Washington durante las Navidades para negociar.

Subrayando la presión a la que se enfrenta Trump por parte de algunos miembros de su propio partido, el representante Louie Gohmert (R-Tex.) dijo el viernes en Fox News, que el cierre debería continuar "hasta que el infierno se congele" si es necesario para asegurar la financiación de la barrera.

El líder de la minoría del Senado, Charles E. Schumer (demócrata de Nueva York), rechazó la oferta de Pence, informó su portavoz, Justin Goodman. El demócrata neoyorquino le dijo a Pence que los demócratas no considerarán ninguna oferta sin el respaldo público de Trump porque el presidente ha cambiado su posición muy a menudo, señaló Goodman.

Tres opciones

El representante Anthony Brown, demócrata de Maryland, dijo que el debate sobre la seguridad fronteriza debe incluir otros temas, como la situación de los inmigrantes que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños, como parte de las negociaciones.

"Tenemos como rehenes a trabajadores del gobierno federal, contratistas federales y los servicios que los estadounidenses esperan de su gobierno federal", dijo.

La volatilidad volvió a los mercados estadounidenses, con las acciones recuperándose de los niveles mínimos del día anterior después de coquetear con un mercado a la baja en medio de tasas de interés más altas y de la agitación política en Washington.

Los futuros bursátiles de EE.UU. ampliaron sus ganancias y las acciones europeas subieron el viernes 28, mientras que los operadores luchaban por encontrarle sentido a las salvajes oscilaciones de los precios en las últimas sesiones del año.

Los trabajadores federales comenzarán a perder sus cheques de pago a partir del próximo viernes, según el presidente del Sindicato de Empleados del Tesoro Nacional, Tony Reardon. Ese cheque reflejará el trabajo realizado hasta el sábado pasado, el día en que comenzó el cierre. Eso significa que los trabajadores de los turnos de los sábados, incluyendo a muchos de los de Aduanas y Protección Fronteriza, no verán el pago de ese día en sus cheques.

Todos los trabajadores de los nueve departamentos y docenas de agencias con fallas de financiamiento perderán su cheque de pago del 11 de enero si el cierre continúa, advirtió en una entrevista.

"He recibido a miembros que me han dicho que están devolviendo regalos de Navidad y de vacaciones que compraron porque están preocupados por pagar el alquiler", dijo Reardon, quien está decepcionado de que el Congreso no esté en sesión trabajando para reabrir el gobierno.

Además, miles de ventas de viviendas en EE.UU. se están retrasando debido a que el cierre ha detenido la emisión de nuevas pólizas de seguro contra inundaciones. La Administración Federal de Administración de Emergencias dejó de emitir nuevas pólizas bajo el Programa Nacional de Seguro contra Inundaciones. FEMA, que supervisa la respuesta a los desastres, es parte del Departamento de Seguridad Nacional.

A los miembros de la Cámara de Representantes les han dicho que recibirán 24 horas de aviso si necesitan viajar de regreso a Washington para votar sobre cualquier acuerdo.

Jim McGovern, el presidente entrante del Comité de Reglas de la Cámara, dijo que si no hay una resolución para el 3 de enero cuando el nuevo Congreso preste juramento, la mayoría demócrata votará sobre una medida de gasto provisional para reabrir las agencias gubernamentales. Dijo también que los líderes demócratas están discutiendo si el financiamiento duraría hasta el 8 de febrero, como el proyecto de ley aprobado por el Senado, para todo el año fiscal hasta septiembre, o hasta otra fecha.

Los republicanos dicen que todavía están esperando que los demócratas respondan a una oferta de la Casa Blanca realizada el pasado 22 de diciembre. La administración dijo que aceptaría 2,100 millones de dólares para barreras fronterizas junto con 400 millones de dólares en fondos flexibles para prioridades de inmigración. Los demócratas han descartado la oferta porque Trump ha dicho públicamente que solo aceptaría 5,000 millones de dólares para el muro.

El Congreso está programado para regresar el lunes 31, aunque no hay votos programados, y los legisladores estarán en receso el día de Año Nuevo. El actual Congreso termina al mediodía del 3 de enero, cuando los nuevos miembros elegidos en las elecciones de mitad de período de noviembre prestarán juramento.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°