Trump no dará a conocer sus declaraciones de impuestos

Trump no dará a conocer sus declaraciones de impuestos

El presidente Trump tiene razón en una cosa: no debería tener que divulgar públicamente su declaración de impuestos.

Incluso un presidente tiene algún derecho a la privacidad, y los demócratas que juegan a la política están tratando de invadirlo, en el Congreso y en la Legislatura de California.

Pero esto es una línea delicada.

No significa que los comités de supervisión del Congreso no deban considerar en privado los beneficios personales y empresariales del presidente para asegurarse de que el IRS no lo consienta con favores especiales. Deben hacerlo y la ley parece darles el derecho.

El dilema es que el Congreso gotea como si fuera coladera. Es difícil imaginar que tengan una visión privada de las declaraciones tributarias de Trump sin que terminen en la primera página de cada periódico y se debatan en televisión por cable hasta el final.

En Sacramento, está avanzando un proyecto de ley demócrata que requeriría que los candidatos presidenciales den a conocer públicamente sus declaraciones de impuestos durante los últimos cinco años. Después de redactar información personal como los números del Seguro Social, las declaraciones se publicarán en el sitio web de la Secretaría de Estado.

Los candidatos que se negaran a liberar sus impuestos no entrarían en la boleta electoral de California.

"La transparencia proporciona la base para la rendición de cuentas en el gobierno", dice el senador Mike McGuire (D-Healdsburg), el autor del proyecto de ley.

McGuire también argumenta que todos los principales candidatos presidenciales desde Jimmy Carter en 1976, a excepción de Trump en 2016, han publicado sus declaraciones de impuestos voluntariamente. En algunos casos, fue menos voluntario y lo hicieron por la presión de los opositores y reporteros.

McGuire consiguió una ley similar aprobada en 2017 y luego el gobernador, Jerry Brown, la vetó sabiamente. Si Brown no lo hubiera hecho, habría sido culpable de hipocresía. Se negó a liberar sus declaraciones cuando se postulaba para gobernador en 2010 y 2014.

En su decisión, Brown escribió que reconocía "el atractivo político, incluso los méritos, de obtener las declaraciones de impuestos del presidente Trump". Pero agregó: "Me preocupan los peligros políticos de los estados individuales que buscan regular las elecciones presidenciales de esta manera.

“Primero, puede que no sea constitucional.

"Segundo, establece un precedente "escurridizo". Hoy requerimos declaraciones de impuestos, pero ¿qué sería lo próximo? ¿Cinco años de registros de salud? ¿Certificado de nacimiento certificado? ¿Calificaciones de la escuela secundaria?.

“¿Y estos requisitos variarán dependiendo de qué partido político esté en el poder? La capacidad de un candidato calificado para aparecer en la boleta electoral es fundamental para nuestro sistema democrático... Dudo en comenzar un camino que bien podría conducir a un conjunto cada vez más amplio de requisitos estatales diferentes para los candidatos presidenciales".

A diferencia de Brown, el gobernador Gavin Newsom publicó seis años de sus declaraciones de impuestos mientras se postulaba para esa posición. El demócrata no ha tomado una posición en el proyecto de ley de McGuire.

¿Por qué no exigir que los candidatos a gobernador también liberen sus impuestos o se les niegue una papeleta de voto?, le pregunté a McGuire. Él respondió que Newsom publicó sus impuestos. Sí, pero Brown no lo hizo.

"La presidencia es una oficina única", dijo el legislador. "Forma la política fiscal nacional, la política de comercio exterior, propone contratos multimillonarios con corporaciones, en las cuales el presidente puede enriquecerse".

Es por eso que tres comités tributarios del Congreso pueden solicitar las declaraciones del presidente. El presidente de la Cámara de Medios y Arbitrios, Richard E. Neal (D-Mass.), los ha pedido. La ley decreta que el secretario del Tesoro entonces "deberá" entregarlos. Mick Mulvaney, el jefe de personal interino de Trump, ha insistido en que los demócratas "nunca" verán los resultados. Pero puede que no importe lo que él diga.

Las declaraciones de impuestos sólo se pueden ver en una sesión ejecutiva cerrada, prohibida al público, la liberación pública no autorizada sería un delito grave. Pero hay una contradicción, la ley también permite, bajo ciertas circunstancias, que un comité inserte las declaraciones en el registro público. Esto podría convertirse en un caso judicial histórico.

Probablemente debería haber una ley que requiera que un candidato presidencial enumere cada inversión individual, fuente de ingresos y cuenta de ahorros sin explicar todos los detalles de una declaración de impuestos. No necesitamos saber a qué organizaciones benéficas dona el candidato.

Básicamente, la declaración de impuestos debe ser únicamente un asunto del contribuyente y el recaudador de impuestos.

Sí, lo sé, Trump es un personaje desagradable, miente rutinariamente, sus retornos fiscales podrían ganar premios a la narración creativa. Pero, francamente, los demócratas que lo atacan se están volviendo aburridos.

El senador Mitt Romney (R-Utah) de Estados Unidos tuvo razón cuando le dijo el pasado domingo al programa "Meet the Press" de la NBC: "Que los demócratas... vayan tras sus declaraciones de impuestos a través de una acción legislativa es absurdo. Eso no va a suceder. Los tribunales no acordarán que se puede obligar a una persona a emitir sus declaraciones de impuestos para poder postularse. Así que, Trump, va a ganar esta victoria".

Lo que la enorme delegación demócrata debería estar haciendo en el Congreso de California es luchar para resucitar todas nuestras deducciones de impuestos estatales y locales en las declaraciones federales. Trump y los republicanos se las llevaron. Dañó a muchas personas en los estados con altos impuestos, en su mayoría demócratas.

De igual manera, la divulgación de impuestos no es una cuestión política tan importante, Trump es el mejor ejemplo, ganó a pesar de despreciar esta tradición moderna, lo mismo hizo Jerry Brown - dos veces.

Una encuesta nacional de Morning Consult / Politico, publicada el pasado miércoles, mostró que una escasa mayoría de los votantes registrados, el 51%, apoya los esfuerzos del Congreso demócrata para obtener los retornos fiscales de Trump.

Pero algo sí es seguro, las elecciones de 2020 no girarán sobre si Trump las hace públicas o no.

Ciertamente, no importa si se acepta a Trump en la boleta electoral de California. Él nunca podría ganar en el estado, y ni siquiera lo intentaría.

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°