Anuncio
Share
LA Times Español

Tras la amenaza de Trump de cerrar la frontera, los expertos advierten sobre millonarios daños ecónomicos

cierre

Un ranchero conduce a lo largo de la cerca fronteriza que separa su propiedad en el condado de Cochise, Arizona, de México. (Brian van der Brug / Los Angeles Times).

 

(Los Angeles Times)

Cuando el gobierno de Trump cerró bruscamente el cruce fronterizo de San Ysidro durante cinco horas un domingo después del Día de Acción de Gracias, tras un pequeño enfrentamiento con un grupo de migrantes, el tráfico ya de por si pesado, por ser día festivo, se congestionó durante horas al sur de San Diego.

Los negocios del lado estadounidense de la frontera perdieron alrededor de $5.3 millones en ventas, dijeron funcionarios locales. Decenas de miles de personas quedaron atrapadas temporalmente en ambos lados de la frontera, creando un caos en las áreas cercanas.

El presidente Trump ahora está amenazando con aumentar exponencialmente la escala de ese cierre, y se compromete a cerrar indefinidamente la frontera de Estados Unidos con México para mostrar su fortaleza y su incitación, mientras decenas de miles de migrantes centroamericanos continúan saturando puntos de entrada legales y áreas remotas sin vigilancia.

El jefe interino de personal de Trump, Mick Mulvaney, dijo el pasado domingo que el presidente, quien ha amenazado con cerrar la frontera antes, no está mintiendo. Pero los funcionarios de la Casa Blanca se negaron a proporcionar detalles de lo que, en todo caso, Trump pretende hacer.

Anuncio

Probablemente sea imposible cerrar toda la frontera de 2.000 millas de largo. Pero Trump podría cerrar algunos o todos los 47 puertos de entrada oficiales, que procesan a más de 1 millón de personas y alrededor de $1.7 mil millones en comercio todos los días.

Incluso un cierre limitado y temporal se sentiría desde California hasta Texas. Un cierre a más largo plazo devastaría los negocios locales y se extendería a través de las cadenas de suministro regionales, afectando directamente a las granjas y fabricantes de automóviles cuyos empleados forman el núcleo de la base política de Trump.

Enfrentaría rápidamente los desafíos legales y aumentaría los problemas crónicos de personal para las agencias de control de inmigración de EE.UU, también requeriría la cooperación de México, lo cual no está asegurado.

La Cámara de Comercio de EE.UU advirtió el pasado lunes de “un grave daño económico para las familias, trabajadores, agricultores y fabricantes estadounidenses en todo Estados Unidos” si Trump cierra la frontera.

Anuncio

“Me imagino que probablemente tienen la autoridad para cerrar temporalmente cualquier puerto de entrada en particular”, dijo Leon Rodríguez, director de Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos desde 2014. “Habiendo dicho eso, las consecuencias políticas, logísticas y económicas de hacerlo son potencialmente devastadoras”.

Incluso a algunos de los aliados de la política migratoria de Trump les preocupa el impacto económico de un cierre de la frontera.

“Si esto continuara por un periodo de tiempo más largo, podría verse cómo algunas fábricas estadounidenses se cerrarían temporalmente hasta que esto termine”, dijo Mark Krikorian, director del Centro de Estudios de Inmigración, un grupo de expertos de Washington interesado en restringir la inmigración ilegal.

La Casa Blanca podría limitar el impacto económico, dijo, deteniendo los cruces de pasajeros, automóviles y peatones, mientras mantiene abiertos los puertos de trenes y camiones.

“Esa sería una forma de enviar un mensaje a México sin un impacto económico tan severo en EE.UU”, dijo.

Trump, quien cerró parte del gobierno federal durante 35 días en diciembre y enero en una disputa con el Congreso por sus demandas de fondos para un muro fronterizo, puede decidir que esos riesgos valen la ganancia política potencial mientras se prepara para su campaña de reelección.

Planea viajar a California el próximo viernes para recaudar fondos en Los Ángeles y una visita a la frontera en Calexico, donde se espera que resalte la reciente oleada de migrantes de Centroamérica.

La administración ha ampliado su retórica y ha prometido tomar medidas enérgicas contra lo que los funcionarios llamaron un aumento en los solicitantes de asilo centroamericanos que han abrumado a las agencias de inmigración de Estados Unidos.

Anuncio

La Secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, ordenó al comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza que reasignara a 750 oficiales de los puertos de entrada para ayudar a los agentes de la Patrulla Fronteriza y considera la posibilidad de aumentar ese número.

Nielsen dijo a los periodistas el pasado viernes que el cierre de los puertos de entrada también estaba bajo consideración.

“Si tenemos que cerrar puertos para cuidar la cantidad de gente que viene, lo haremos. Así que está en la mesa”, dijo.

Nielsen dijo que sacar a los oficiales de los puntos de cruce requeriría cerrar algunos carriles que procesan autos y personas.

Sin embargo, es casi seguro que restringir los puertos de entrada supondría una mayor presión para los oficiales y los agentes de la Patrulla Fronteriza que enfrentan la crisis. Los esfuerzos de la administración para contratar a 15.000 nuevos agentes fronterizos y oficiales de inmigración han fracasado en gran medida, las agencias enfrentan miles de vacantes.

Si los camiones que transportan productos agrícolas y piezas de automóviles no puedan cruzar la frontera, el impacto económico se extendería rápidamente. Casi $13.7 millones en productos agrícolas se mueven todos los días a través del puerto de entrada en Nogales, Arizona, por ejemplo, dijo Veronica Nigh, economista de la American Farm Bureau Federation en Washington. Debido a que esos productos son perecederos, incluso un corto cierre podría perjudicar a los agricultores y consumidores de ambos lados.

“No es como tener acero que pueda almacenarse y esperar su envío un año después de que se produzca”, dijo Nigh. “Estamos hablando de una cuestión de horas en muchos de estos productos”.

De manera similar, las piezas de automóviles que se envían a través de la frontera cada día, son parte integral de las cadenas de suministro que abarcan todo el mundo. Una desaceleración podría ralentizar a los trabajadores y elevar los precios tanto en Estados Unidos como en el extranjero.

Anuncio

Después de los ataques del 11 de septiembre de 2001, el gobierno de George W. Bush intensificó las inspecciones en los puertos fronterizos que paralizaron los cruces en algunas áreas.

Bush recibió una llamada del presidente de General Motors, quien dijo que el gigante automotriz pronto iría a la bancarrota si la situación persistía, según Alan Bersin, quien se desempeñó como funcionario de alto rango en el Departamento de Seguridad Nacional en el gobierno de Obama.

Bersin dijo que Trump tiene la autoridad ejecutiva para cerrar la frontera, pero sus amenazas son “en última instancia, un engaño”.

El martes pasado, Nielsen sostuvo conversaciones inesperadas con sus homólogos mexicanos en Miami, advirtiéndoles de una desaceleración en la frontera e instándolos a hacer algo más para evitar que los migrantes viajen al norte.

El pasado miércoles, firmó lo que llamó un pacto “histórico” con los países del Triángulo del Norte de Guatemala, Honduras y El Salvador para frenar la migración no autorizada, incluidas las operaciones conjuntas de la policía para combatir el tráfico humano.

A pesar de que Trump está buscando tal cooperación, dijo que recortaría la ayuda a los tres países del Triángulo del Norte porque “no han hecho nada por nosotros”.

El Departamento de Estado recibió instrucciones de recortar un total de $450 millones que el Congreso había autorizado para los tres países en los últimos dos años, pero que aún no ha gastado.

La administración debe informar al Congreso y, en caso de objeciones, negociar el tamaño de los recortes. Pero los funcionarios de la Casa Blanca también pueden ignorar esas objeciones y simplemente permitir que los fondos expiren.

“Hemos pedido detalles y hasta ahora no sabemos nada”, dijo un miembro del personal del Congreso con conocimiento de América Latina. “Todas las agencias fueron tomadas por sorpresa y ahora están luchando para averiguar qué significa esto y de qué estaba hablando Trump”.

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio