Steven Seagal: actor, cinturón negro y ahora también ‘representante especial’ del Kremlin

Steven Seagal: actor, cinturón negro y ahora también ‘representante especial’ del Kremlin

Como el nuevo enviado especial del Kremlin a Estados Unidos, Steven Seagal aportará algunos atributos innegables a la mesa.

Es grande, es famoso, es ciudadano de Estados Unidos y de Rusia. Y si las cosas se ponen difíciles, cuenta con despiadadas habilidades de artes marciales, tal como mostró en las películas “Hard to Kill” y “Under Siege”.

Seagal, sin embargo, no busca eliminar a los malvados en su nuevo papel. "Espero que podamos luchar por la paz, la armonía y los resultados positivos en el mundo. Me tomo este honor muy en serio ", escribió en su sitio web y en Twitter el domingo 5 de agosto.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia anunció el nombramiento de Seagal como "representante especial" en Estados Unidos a través de sus cuentas de redes sociales, el sábado por la noche. La publicación del ministerio en Facebook decía que el cargo no remunerado "facilitaría las relaciones entre Rusia y Estados Unidos en el ámbito humanitario, incluida la cooperación en intercambios culturales, artísticos, públicos y juveniles".

Pero lo que implicará con precisión el papel es una incógnita. El Departamento de Estado no hizo comentarios sobre el anuncio del Kremlin.

Seagal, de 66 años, es bien conocido por sus papeles de hombre recio en los años 1990, cuando encarnó a policías, miembros de la fuerza Navy SEAL y agentes secretos. Su sitio web afirma que, además de actor, Seagal es director, productor y músico, y también budista practicante, maestro zen, curandero y ávido defensor de los derechos de los animales.

Su nombre salió a la luz esta primavera en el apogeo del movimiento #MeToo, cuando varias mujeres aseguraron que había tenido conductas sexuales inapropiadas con ellas. Una extra en la película "On Deadly Ground", Regina Simons, lo acusó de haberla violado en su casa, en 1993, cuando tenía 18 años.

Pero el papel más notable de Seagal en los últimos tiempos ha sido como uno de los mayores partidarios de Vladimir Putin, en un momento en que el mundo occidental rechaza al presidente ruso. Cuando Moscú anexó la península de Crimea, de Ucrania, en 2014, Estados Unidos y la Unión Europea sancionaron a Rusia y a varios en el círculo interno del Kremlin.

Seagal elogió las políticas de Putin. En una larga entrevista en ese momento realizada con el periódico Rossiyskaya Gazeta, Seagal señaló que el "deseo de Putin de proteger al pueblo rusoparlante de Crimea, sus bienes y la base militar rusa del Mar Negro en Sebastopol es muy razonable".

El actor había considerado previamente como "idiotas" las políticas del entonces presidente Obama en Ucrania, según Rossiyskaya Gazeta.

Seagal indicó luego a la red RT, financiada por el Kremlin, que Putin era "uno de los líderes mundiales más importantes, si no el más importante, vivo hoy en día". También es conocido por ser fanático del presidente Trump.

 

En 2017, Ucrania consideró que Seagal era una amenaza a la seguridad nacional por su respaldo a las políticas de Putin hacia el exvecino soviético, y puso al actor en la lista negra del país.

El bromance de Putin y Seagal surgió sobre su amor mutuo a las artes marciales, comentó el actor. Ambos son cinturones negros, Seagal en karate y Putin en judo. Seagal fue un invitado prominente del desfile militar de Victory Day 2015, en la Plaza Roja. También asistió a la toma de mando de Putin, cuando asumió su nuevo mandato, en mayo.

Ambos se deleitan con sus imágenes de hombres fuertes: Seagal aparece en la pantalla como un héroe de acción temerario, y Putin posando sin camisa en la selva rusa, en viajes de caza y pesca.

Seagal, quien ha dicho que ama a Estados Unidos, declaró ante la prensa rusa en 2014 que le gustaría recibir la ciudadanía rusa, tal como ocurrió con la estrella de cine francés Gerard Depardieu, en 2013.

Putin le concedió a Seagal ese deseo dos años más tarde, y le entregó personalmente un pasaporte ruso, un acto que el líder deseó sea considerado como un "signo de normalización gradual de las relaciones entre nuestros países", según una transcripción oficial del Kremlin.

Seagal también es ciudadano de Serbia.

Los autócratas parecen especialmente atraídos por su personalidad, que no se anda con rodeos. El actor fue amistoso con el líder checheno apoyado por el Kremlin, Ramzan Kadyrov, quien también ama las artes marciales mixtas. Enfrentándose a la condena internacional del historial de violaciones a los derechos humanos de Kadyrov, Seagal visitó al líder e incluso probó sus movimientos en un baile tradicional checheno mientras visitaba la intranquila república del Cáucaso Norte.

En 2017, grupos de derechos humanos acusaron a Kadyrov de apoyar una campaña de intimidación y tortura contra la comunidad LGBTQ de Chechenia. Él negó las imputaciones, alegando que no hay homosexuales en Chechenia.

Alexander Lukashenko, el presidente de Bielorrusia a quien la exsecretaria de Estado Condoleezza Rice definió en 2005 como "el último dictador de Europa", le dio a Seagal, en 2017, una visita guiada por algunas de las granjas cooperativas estatales de Bielorrusia.

Lukashenko ha ocupado el poder en la ex República Soviética desde 1994, tiempo durante el cual fue acusado por los líderes occidentales de sofocar a la oposición política y la libertad de expresión, e ignorar los derechos humanos.

Durante su visita a Bielorrusia, el verano pasado, Seagal, vestido con una túnica negra tradicional china apropiada para el autodenominado gurú espiritual, se presentó en la televisión estatal aceptando amablemente una zanahoria fresca de parte de Lukashenko. Más tarde, los dos hombres compartieron una comida tradicional de borscht y salo, grasa de cerdo curada, todo ello en cámara.

La representante de California Dana Rohrabacher (R-Costa Mesa) viajó una vez a Rusia con Seagal. En ese momento, atribuyó al actor el uso de sus contactos allí para asegurar reuniones de alto nivel para una delegación del Congreso que investigaba a los autores de los atentados del maratón de Boston.

"Debido a su cinturón negro en karate y cosas por el estilo, él conoció a varias personas importantes en Rusia, incluido Putin, y usó esa influencia para que pudiéramos hablar con las personas más importantes", relató Rohrabacher a CNN, en 2013. "A veces los actores, además de salir y actuar, realmente pueden hacer cosas buenas”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
72°