Siempre le dije a mi novio que me iba, al final me quedé

Siempre le dije a mi novio que me iba, al final me quedé

Crecí en Nueva York y siempre me había imaginado como una neoyorquina de por vida, acostumbrada a cuatro estaciones y hablar rápido. Estaba planeando asistir a la escuela de leyes en Boston y permanecer en la costa este, pero me retiraron de la lista de espera en UCLA solo unas semanas antes de que comenzara el año escolar.

Era terriblemente tarde para mudarme al otro lado del país, pero la oportunidad de estudiar derecho de entretenimiento en el corazón de la industria y, lo que es igualmente importante, pasar tres años enteros sin nieve, era demasiado convincente.

“Pero estarás muy lejos”, me dijeron mis padres, yo era su única hija.

“Solo serán tres años, luego estaré en casa”, les prometí. “Volveré”.

En el verano anterior a mi tercer año en la facultad de derecho, realicé una pasantía en el departamento legal del Sindicato de Guionistas (Writers Guild). Me encantó el trabajo, disfruté del personal y pude pasar tiempo con escritores fabulosos que siempre había admirado.

Mientras sacaba algunos documentos de la impresora un día, camine hacia un recorrido que uno de nuestros abogados, Ralph, le estaba dando a Scott, un abogado del Gremio de Directores (Directors Guild), antes de ir a almorzar. (Eran amigos desde hace mucho tiempo). Ralph nos presentó, hice una broma sobre la rivalidad del Sindicato de Guionistas de Estados Unidos (WGA) y el Sindicato de Directores de Estados Unidos (DGA), y continué con mi trabajo. Bajé las escaleras para obtener un archivo de otro departamento y me encontré con ellos una vez más. Hice otra broma y no volví a pensar en ello.

Esa tarde, Ralph me llamó a su oficina. Dijo que Scott quería invitarme a almorzar. (Mucho más tarde, me enteré de que Scott le había preguntado a Ralph discretamente si yo estaba disponible, y esta era la forma “discreta” de Ralph de preguntarme). Al día siguiente, Scott y yo fuimos al Beverly Center a almorzar.

“¿De dónde eres?”, preguntó uno de nosotros. “Nueva York”. “¿Dónde en Nueva York?” “Long Island”. “¿Dónde en Long Island?”. Así es como supimos que habíamos crecido a 10 millas de distancia.

Scott había vivido en Los Ángeles desde que ingresó a la facultad de derecho en UCLA, donde se graduó unos años antes. Le dije que me mudaría de regreso a Nueva York al final del año escolar. “Está bien”, dijo.

Empezamos a salir, él vino a Nueva York para acompañarme a la boda de mi hermano en noviembre porque, después de todo, necesitaba un acompañante. Pero vino con la condición de que conociera a sus padres en Florida en Navidad. Estaba un poco asustada ya que (1.) solo habíamos estado saliendo hace un par de meses, por lo que conocer a sus padres parecía rápido, y (2.) había sido muy clara que iba a volver a Nueva York al final del año escolar. Le expliqué una vez más. “OK”, dijo, “entiendo”. Conocí a sus padres.

Durante mi último semestre, me sugirió que me mudara con él para ahorrar dinero. “Está bien”, le dije, “pero quiero dejar en claro: Esto está bien por ahora, pero me voy a mudar a Nueva York en junio”. “De acuerdo”, dijo.

Cerca del final del año escolar, todavía no había solicitado un trabajo, y comencé a hacer planes para presentar el examen del Colegio de Abogados. “Tengo una idea”, dijo. “Ya que quieres practicar derecho de entretenimiento, es inteligente presentar el examen de abogados en California, así como en Nueva York, y dado que estás aprendiendo la ley de California ahora mismo, primero toma el examen de California”. Le dije que haría eso y luego tomaría lo que yo llamaba las vacaciones europeas “obligatorias” posteriores a la escuela de derecho, con las que siempre había soñado antes de volver a Nueva York para estudiar para ese examen.

Presenté el examen del Colegio de Abogados de tres días en Glendale, y Scott me esperaba al final todos los días. Le preocupaba que no estudiara lo suficiente o que no me preocupara lo suficiente (algunos creen que la preocupación obliga a estudiar más). Le dije que me sentía cómoda con mi nivel de estudio, pero apreciaba su preocupación.

Al día después de terminar el examen de abogacía, visité el WGA para despedirme de mis compañeros de trabajo con quienes había estado durante más de un año, y mientras estaba sentada allí, descubrí que era necesario reemplazar a un miembro del personal quien se había enfermado durante sus vacaciones y estaría fuera por un par de meses. El supervisor me miró y dijo, “Tú puedes hacerlo”.

Acepté retrasar mi salida de Los ángeles, y posponer mis vacaciones europeas por un tiempo. Calculé que todavía tendría mucho tiempo para prepararme para el examen del Colegio de Abogados de Nueva York.

Esa noche, en casa, Scott y yo nos sentamos a ver una película (“I Confess”, de Alfred Hitchcock). “Espera”, dijo, “fue a la tienda y compré algunos bocadillos para celebrar el examen de abogados”.

Regresó con una bolsa de papas fritas, dulces y una caja de Cracker Jack. “Ooh, Cracker Jack. No he comido eso desde hace tiempo”, le dije, y alcancé la caja e hice lo que todo ser humano hace al abrir una caja de Cracker Jack: busqué el premio. Pero no había premio, solo una pequeña libreta de notas Post-It, con una palabra en cada hoja de papel, excepto en la última.

Las hojas de papel leían: Solo. Quería. Decirte. Cuánto. Te. Amo. Y. Hacerte. Una. Pregunta: ¿Te casarías conmigo?

Y no estoy bromeando, mi primer pensamiento fue: “Mierda, nunca volveré a Nueva York”.

La autora es una abogada de entretenimiento en Los Ángeles, y ha estado casada durante 33 años. Ella y su esposo tienen dos hijos adultos.

L.A. Affairs narra la búsqueda de amor en Los Ángeles y sus alrededores. Si tiene comentarios o una historia real que contar, envíenos un correo electrónico a LAAffairs@latimes.com.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°