Según expertos legales, algunas de las leyes "santuario" de California podrían ser vulnerables

Según expertos legales, algunas de las leyes "santuario" de California podrían ser vulnerables

Las tres nuevas leyes "santuario" de California, desafiadas en la corte esta semana por la administración Trump, enfrentan diferentes obstáculos y tienen vulnerabilidades variables, dijeron expertos legales el miércoles.

Profesores de derecho que han leído la demanda presentada por procurador general Jeff Sessions, la describieron como un desafío creíble que presenta preguntas legales complejas que podrían terminar en la Corte Suprema de los Estados Unidos.

"Los argumentos presentados por el Departamento de Justicia no son en absoluto argumentos ligeros", dijo el profesor de la facultad de derecho Pepperdine, Douglas W. Kmiec. "Son bastante sustanciales".

El gobierno federal tiene amplia autoridad sobre asuntos de inmigración, y Sessions ha acusado a las nuevas leyes de California de usurpar o tratar de estar por encima de las reglas federales.

La cláusula de supremacía de la Constitución de los EE. UU. dice que la ley federal prevalece sobre las leyes estatales, y la demanda de Sessions acusa a las nuevas regulaciones de California de violar esa disposición.

La mayoría de los analistas dijeron que esperaban que California prevaleciera en la defensa de una ley que prohíbe que las autoridades locales y estatales brinden voluntariamente a las autoridades federales de inmigración información sobre las fechas de liberación de los presos indocumentados.

Los jueces del distrito federal decidieron a favor de las ciudades con ordenanzas que limitan la cooperación de la policía con los agentes de inmigración, y la Corte Suprema ha dictaminado que el gobierno federal no puede obligar a los estados a convertirse en agentes de aplicación de la ley federal.

En 1997, por ejemplo, el Tribunal Supremo dijo que una ley federal que requería que los gobiernos estatales y locales realizaran verificaciones de antecedentes antes de emitir permisos para armas de fuego violaba la 10ma Enmienda.

"El estado está tratando de decir que solo vamos a cooperar con el gobierno federal en la medida requerida por la ley federal", dijo el decano Kevin R. Johnson de la Facultad de Derecho de UC Davis.

California reconoce que "el gobierno federal está a cargo de la inmigración, y tenemos que cooperar", dijo Johnson, "pero no tenemos que ir una pulgada más".

La profesora de leyes de Loyola, Kathleen Kim, dijo que el objetivo de las leyes de santuario era garantizar que los inmigrantes denuncien los delitos y cooperen con las autoridades sin temor a ser deportados.

"Las ciudades y el estado tienen el derecho bajo la 10ma Enmienda de aprobar lo que consideren necesario para avanzar en la seguridad pública para los residentes de California", dijo.

El profesor de derecho de UCLA Hiroshi Motomura dijo que la administración Trump estaba "atacando las leyes de California que no hacen más que exigir a las autoridades de inmigración que respeten la Constitución de los EE. UU."

Esto fue resuelto hace 200 años. Los estados no pueden hacer eso.

Pero los analistas estaban menos seguros sobre las perspectivas de otra ley estatal que hace que los empleadores privados sean castigados por cooperar voluntariamente con las autoridades de inmigración.

Esa ley requiere que los empleadores privados den aviso a los trabajadores con 72 horas de anticipación antes de las inspecciones por parte de las autoridades de inmigración.

"Un estado no puede actuar de una manera que impida el logro de un objetivo federal", dijo Dean Erwin Chemerinsky, de la Facultad de Derecho de UC Berkeley.

El estado podría responder que simplemente estaba regulando los negocios para proteger a los ciudadanos, dijo.

"Es una pregunta difícil bajo la ley actual, y mucho depende de la perspectiva del juez", dijo Chemerinsky.

Los analistas legales generalmente estuvieron de acuerdo en que la regulación que involucraba a los empleadores privados era la más vulnerable de las leyes impugnadas por Sessions.

"Cada vez que el gobierno federal está tratando de imponer obligaciones o deberes a los funcionarios estatales y locales, a diferencia de los ciudadanos privados, el estado tendrá más posibilidades de éxito", dijo Kmiec.

También potencialmente vulnerable es una ley que requiere que el estado inspeccione los expedientes detenidos de inmigración no criminales que se encuentran en instalaciones estatales, locales y privadas, dijeron los analistas.

El profesor de derecho de la Universidad de Chapman, John Eastman dijo que la ley crea "un claro conflicto con la ley federal" al darle al estado el derecho de inspeccionar los registros de los detenidos.

Eso equivale a "supervisar al gobierno federal", dijo Eastman. "Esto se resolvió hace 200 años. Los estados no pueden hacer eso".

Otros dijeron que California tiene el derecho de inspeccionar a los detenidos en cárceles estatales, locales y privadas, y pueden argumentar que la ley era necesaria para garantizar condiciones seguras y humanas.

Johnson notó que las nuevas leyes estatales fueron "cuidadosamente elaboradas" y contenían advertencias de que las reglas no interferían con los requisitos federales.

"Si hay un conflicto entre las leyes, entonces prevalecerá la ley federal", dijo Johnson.

Kmiec dijo que el gobierno federal "intentará dar su opinión".

"Tienen una autoridad sustancial, dado el aspecto de asuntos exteriores de la inmigración", dijo, "pero el estado no está exento de argumentos".

El gobierno federal ha demandado a estados en el pasado.

El gobierno de Obama en 2010 desafió una ley de Arizona que convertía en delito que un inmigrante que vive en los EE. UU. buscara un trabajo  y exigía que los inmigrantes llevaran documentación consigo todo el tiempo.

El gobierno de Obama argumentó que Arizona estaba usurpando el derecho exclusivo del gobierno de los EE. UU. a promulgar leyes de inmigración. El Tribunal Supremo de EE. UU. anuló la mayor parte de la ley de Arizona.

Sessions archivó la demanda en un tribunal federal en Sacramento, un distrito más conservador que los de San Francisco y Los Ángeles. Pero las decisiones del tribunal de distrito probablemente serán apeladas ante el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito de los Estados Unidos, que tiene una mayoría de jueces designados por los Demócratas.

Johnson dijo que Sessions probablemente eligió presentar en Sacramento por razones políticas, no legales.

"Me parece que esto es todo un espectáculo político", dijo el decano de la facultad de derecho de UC Davis. "Jeff Sessions va a Sacramento hablando de fronteras abiertas... Es más una declaración política".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
57°