Se derrumba, después de más de 140 años, el enorme árbol que adornaba la plaza donde se fundó Los Ángeles

Un grupo de personas estaban haciendo el ‘baile de línea’ cuando sonó algo parecido al ruido de petardos en el aire.

Debido a que se esperaba el sonido de un festival de linternas chinas, nadie se dio cuenta inmediatamente del desplome de una higuera que durante 144 años fue testigo de los rascacielos construidos a su alrededor, la excavación de una autopista a su lado, el cambio de modas y peinados de las personas debajo que circulaban a su alrededor y que protegía a un número creciente de personas sin hogar de la lluvia y el sol.

No era el sonido de petardos, era el sonido de un árbol muriendo.

"Vimos que los faroles pegados al árbol dejaban de funcionar", dijo Teena Apeles, cuya hija y su grupo estaba esperando actuar en el festival del 2 de marzo. "Sabíamos que algo estaba mal".

El árbol parecía caer en cámara lenta, su descenso se dramatizaba por las linternas de papel rojas colgadas de sus ramas, dijo Apeles.

Y con eso, las cuatro higueras de Moreton Bay que se habían mantenido durante más de 140 años sobre la cuna de Los Ángeles se convirtieron en tres.

Desde 1875, los árboles habían formado una especie de brújula que rodeaba El Pueblo de Los Ángeles, la plaza de ladrillos donde se fundó la ciudad.

 

 

Un festival de linternas chinas en El Pueblo de Los Ángeles, el 2 de marzo. Más tarde, una higuera de Bahía Moreton de 144 años de edad se desplomó. (Teena Apeles)

 

 

Caído de lado, el árbol,  "parecía un dinosaurio", dijo Chris Espinosa, gerente general del Monumento Histórico El Pueblo de Los Ángeles. "Fue tan deprimente".

Espinosa dijo que había consultado a los expertos sobre el estado de los árboles, pero los pronósticos se hicieron durante la sequía y se enfocaron en mantener los árboles saludables cuando el agua escaseaba. El reciente diluvio ha planteado un conjunto diferente de problemas, dijo.

Un arborista de la ciudad inspeccionó los árboles esta semana y encontró los otros tres que sobrevivieron en buena forma, dijo Espinosa.

 

 

La higuera derribada en El Pueblo de Los Ángeles. (Teena Apeles).

 

 

Los cuatro higos fueron plantados en El Pueblo por el agricultor y concejal Elijah Hook Workman, informó KCET en 2013. El Ficus macrophylla fue traído de Australia al sur de California en los años 1860 y 1870, probablemente para proporcionar sombra y ornamentación, dijo Donald Hodel, asesor de horticultura para la Extensión Cooperativa de la Universidad de California.

En ese momento, la industria de los cítricos estaba despegando, la región estaba inundada de nuevos árboles y las compañías ferroviarias comercializaban el sur de California como un paraíso botánico donde se podía cultivar cualquier cosa, dijo Frank McDonough, un botánico del Condado de Los Ángeles.

"Tener una gran higuera en la Bahía de Moreton, en el centro de Los Ángeles, lo ilustra muy bien", dijo McDonough.

Hodel describió la higuera de Bahía Moreton como una raza dominante de árbol con un dosel envolvente que arrojaba mucha sombra.

Las razones que dio para admirar esta higuera son: “Su grandeza; su tamaño - tienen un temple imponente, la estructura de raíz es increíble, la propagación de la naturaleza de sus ramas".

Hodel dijo que vio las higueras de El Pueblo por última vez hace unos seis años.

"No me impresionó demasiado su salud ni su tamaño, considerando que tienen más de 140 años", dijo.

Los árboles se vuelven insalubres cuando el suelo debajo de su dosel está cubierto de concreto, lo que evita que las hojas caídas se descompongan y enriquezcan el suelo, dijeron Hodel y McDonough.

"En un paisaje bien cuidado, lo que yo llamo 'negligencia benigna', donde le das un poco de agua a un árbol, dejas que las hojas caigan y las dejan donde están - creo que podría vivir 200 años o más", dijo Hodel.

Hoy en día, apenas hay un tronco donde el higo se mantuvo durante 144 años en el punto sur de la plaza de El Pueblo. El árbol fue cortado con sierras  y arrastrado con una grúa.

Dave McMenamin, quien dirige los tours en El Pueblo como presidente de Las Angelitas del Pueblo, dijo que sentía "como perder a un viejo amigo".

Espinosa, gerente general de El Pueblo, dijo que estaban presentando ideas para su reemplazo. Algunos han sugerido un árbol nativo, como un roble. Otros han propuesto plantas nativas como la grosella de hoja perenne, la salvia de los colibríes y la de arándanos, dijo Espinosa. Llamó a la mezcla "una sugerencia muy sólida".

"Todavía me siento un poco mal cuando paso por el lugar", dijo un hombre que sólo dio su nombre como "Joe". Ha vivido en la plaza durante 25 años. "Lo que quiero decir, es que se necesitaron 150 años para crecer como estaba...".

Luego se encogió de hombros. "Pero es como cualquier otra cosa por aquí. Es un árbol, "Un árbol es un árbol".

 

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
70°