Sacramento quiere agregar impuestos a refrescos, agua, medicamentos y un sinfín de artículos

Sacramento quiere agregar impuestos a refrescos, agua, medicamentos y un sinfín de artículos

Se podría plagiar a T.S. Eliot, abril es el mes más cruel, pero no por las razones que escribió el poeta, más bien, por todos los impuestos.

Hay proyectos de ley en la Legislatura para hacer que los impuestos sean aún peor.

Para el 10 de abril, los californianos deben pagar sus impuestos locales a la propiedad. Cinco días después es la fecha límite para presentar las declaraciones de impuestos estatales y federales. Además, el estado y los federales quieren cualquier tipo de pago inicial antes de los impuestos que se requiere sobre las ganancias actuales.

Así que los recaudadores de impuestos matan tres pájaros de un tiro este mes.

Es una tormenta perfecta para millones de californianos debido a la reforma fiscal federal promulgada en 2017 por el Congreso Republicano y el Presidente Trump. Por primera vez, las deducciones por impuestos estatales y locales en las declaraciones federales se limitan a $10.000. Eso es mucho menos de lo que los californianos han estado deduciendo en este estado que tiene altos impuestos.

Y para que el golpe sea aún más duro para los empleados asalariados que reciben un W-2, los gastos de trabajo no reembolsados ​​ya no son deducibles en las declaraciones federales. Eso afecta especialmente a los maestros porque a menudo compran sus propios suministros para el aula y han estado deduciendo los costos.

Así que culpe usted a Trump y a los republicanos por el flujo de impuestos.

Pero en California, bajo los demócratas, todo se trata de impuestos, impuestos, impuestos todo el tiempo. Esto no es una declaración política, es un hecho.

No todos los impuestos son malos, algunos están justificados, pero también muchos son injustificados y con otros solamente torcemos la boca.

Uno de los impuestos más polémicos y molestos que se proponen actualmente es uno estatal sobre los refrescos azucarados.

Aquí no sólo torcemos la boca, también los ojos: un proyecto de ley autorizaría a San Francisco a convertir su calle curvada Lombard Street, una atracción turística después de tantas apariciones en películas, en un camino de peaje, que tal vez requiera reservaciones. ¿Cree que actualmente tienen un atasco de tráfico los fines de semana? Espere hasta que los autos estén haciendo línea para pagar el peaje.

Hay muchas ideas colosales en el Capitolio: neumáticos nuevos, armas de fuego, agua, analgésicos recetados, abogados, baterías de automóviles, corporaciones basadas en el pago de su CEO, propiedades por más de $3.5 millones, extracción de petróleo y gas. La lista continua.

El impuesto a la extracción de petróleo y gas lleva mucho tiempo atrasado, somos el único estado productor de petróleo… que no tenemos uno. Se recaudaría un estimado de $1.5 mil millones al año.

La Fundación de Impuestos de California ha contabilizado más de $6.2 mil millones en propuestas de aumento de impuestos pendientes en la Legislatura. Se espera que la cifra aumente sustancialmente a medida que se modifiquen las facturas con detalles.

No es ninguna sorpresa que las encuestas muestren que los votantes de California ya creen que están sobrecargados.

Cuando el Instituto de Políticas Públicas de California preguntó recientemente a los votantes si pagaron más o menos impuestos estatales y locales de lo que deberían, las respuestas fueron: 63% pagaron más; 32%, la cantidad justa; y 4% pagaron menos.

Cuando se les preguntó si los cambios en los impuestos federales tenían un efecto positivo o negativo en sus familias, los votantes respondieron: 18% positivo; 35% negativo y 42% sin efecto.

"A medida que se avecina la fecha límite del 15 de abril, muchos californianos se están quejando sobre los sistemas impositivos estatales y locales y los impactos de los cambios recientes en la ley federal", dijo Mark Baldassare, el presidente de PPIC.

"¿Qué parte de la 'fatiga fiscal' no entienden estos legisladores? Es una mala práctica política ", afirma el consultor demócrata, Steve Maviglio, refiriéndose al impuesto a la soda, propuesta contra la que está luchando en nombre de la industria de bebidas.

El proyecto de ley, AB 138, está a cargo del asambleísta, Richard Bloom (D-Santa Mónica), con el respaldo de las asociaciones médicas y dentales de California. Aumentaría el impuesto sobre los refrescos azucarados en 2 centavos por onza, o 24 centavos por una lata de 12 onzas.

Eso aumentaría alrededor de $3 a $4 mil millones al año para gastar en programas de salud.

Pero el propósito principal del impuesto, dicen los partidarios, es desalentar el consumo de refrescos poco saludables elevando el precio, tal como lo ha hecho California al aumentar los impuestos al tabaco.

"Los niños consumen más de 30 galones de bebidas azucaradas cada año", dice el discurso de los patrocinadores de esta medida. "Alrededor de la mitad de los adultos y dos tercios de los jóvenes consumen una bebida azucarada todos los días".

"Las bebidas azucaradas son la mayor fuente de azúcares agregados en la dieta estadounidense", continúa el discurso, lo que lleva a "un mayor riesgo de diabetes, enfermedades cardíacas y hepáticas, obesidad, caries y algunos tipos de cáncer".

También hay otras facturas anti-soda pendientes. Una es una medida anti- "Big Gulp" que prohibiría los contenedores de refrescos de más de 16 onzas. Otra es la prohibición a las tiendas de comestibles de que coloquen bebidas azucaradas cerca del mostrador de salida.

"El consumo de refrescos está disminuyendo, mientras que la obesidad está aumentando", dice Dana Williamson, quien fue asesora política del ex gobernador, Jerry Brown, y ahora es estratega de la industria de bebidas. "No parece haber una conexión entre los dos ...

"Estamos seleccionando un único producto sin mirar a los demás. Hay mucho más azúcar en algunos otros productos, como los dulces".

Correcto. ¿Qué tal los batidos de chocolate, el algodón de azúcar y otras cosas deliciosas que se venden en el estadio?

Al menos tienen algún valor nutricional, responde el ‘grupo anti-soda’.

Ambos bandos en esta lucha, la bebida y los intereses médicos, son los principales donantes políticos en el Capitolio.

Mientras tanto, hay una propuesta legislativa para bajar el impuesto a la marihuana. Queremos más marihuana pero menos bebedores de refrescos, esto es inusual.

Esto me huele demasiado a un estado que quiere ser sobreprotector. El estado debería dejarnos solos a veces y dar marcha atrás con tanto impuesto, impuesto, impuesto. Abril ya golpea lo suficientemente fuerte a la hora de las declaraciones de impuestos.

 
Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
67°