Anuncio
Share
LA Times Español

¿Qué pasó realmente durante los asesinatos cometidos por la “familia” Manson? Ponen en duda la teoría de Helter Skelter

manson1

Charles Manson es escoltado por agentes a la corte en Los Ángeles el 20 de agosto de 1970. (Associated Press)

(Associated Press)

Los asesinatos de la familia Manson lo tuvieron todo: sexo, drogas, rock’n’ roll, discordia racial, Hollywood, control mental y buggies en las dunas. Los homicidios de Manson han sido aclamados como una época: el fin de la era de la paz, el amor y las suaves vibraciones de los años sesenta que terminaron con el idealismo.

Ese es uno de los ángulo centrales de "Érase una vez en Hollywood”, de Quentin Tarantino, una de las películas más esperadas del verano, casi medio siglo después de los acontecimientos que describe.

En medio de la mitologización, los hechos han existido en gran medida en un estado estable. Entre ellos: que Manson pretendía incitar una guerra racial y que atacó la casa de Sharon Tate, lugar de la sangrienta carnicería, para aterrorizar al ex-residente Terry Melcher, a quien acusó de renegar de un contrato discográfico.

Esta información la recibe de Vincent Bugliosi, el fiscal que encarceló a Manson y a su “familia” y cuyo bestseller “Helter Skelter” es considerado el relato definitivo del caso. Cuatro años después de la muerte de Bugliosi, el “Caos” de Tom O’Neill hace explotar una bomba bajo la guerra de razas de Helter Skelter y la reputación póstuma de Bugliosi.

Anuncio

manson2

El oficial de libertad condicional de Charles Manson, Roger Smith, y su asistente, Gail Sadalla, en una imagen de "Caos: Charles Manson, la CIA y la Historia Secreta de los Sesenta". Manson estaba bajo la supervisión de Smith en San Francisco cuando formó su "familia". (Elaine Mayes)

(Los Angeles Times)

“Caos” se originó como una comisión de una revista en 1999 para conmemorar el 30 aniversario de los asesinatos de Manson. O’Neill desapareció y no cumplió con el plazo de entrega. En cambio, vendió a un editor un libro que, persiguiendo aún más pistas, no logró entregar. Finalmente, encontró un hogar para su libro a tiempo con el 50º aniversario.

Vale la pena contar esta historia al considerar “Caos”, un trabajo imperfecto, tentador y a veces indebidamente conspirativo. Sin embargo, basado en una investigación prodigiosa, pone en tela de juicio de manera convincente los principios clave de la narrativa de Bugliosi y exhuma una gran cantidad de datos.

Las revelaciones más explosivas se refieren al motivo que Bugliosi atribuyó a Manson. El sostenía que los homicidios (cinco personas fueron asesinadas en la casa de Tate y en la propiedad; Leno y Rosemary LaBianca fueron asesinados la noche siguiente) fueron cometidos como parte de un esquema “escatológico” (basado en una lectura tendenciosa de las letras de la canción “Helter Skelter” y las canciones de los Beatles).

Anuncio

Al organizar los asesinatos para que parecieran obra de los Panteras Negras, Manson esperaba incitar una reacción violenta contra los negros y una guerra total entre los liberales blancos y los conservadores, después de la cual los musulmanes derrotarían a todos menos a Manson, que, a la cabeza de sus seguidores saldría de su agujero del desierto para asumir el lugar que le correspondía como jefe pos apocalíptico al que asistirían los negros en un papel de criados”.

A partir de los ridículos desvaríos de Manson, Bugliosi planteó un gran motivo unificado que explicaba el objetivo y el método más conocido de los asesinatos y establecía la culpabilidad de Manson, quien no mató a nadie por sí mismo -por lo que sabemos- sino que ordenó a sus seguidores que lo hicieran. Esa historia fue fundamental: Melcher, supuestamente petrificado por Manson, fue medicado para testificar en su juicio.

Sin embargo, contrariamente a lo que se le dijo al tribunal, O’Neill descubre dos relatos archivados que colocan a Melcher con Manson después de los asesinatos -que apenas sugieren que alguien teme por su vida.

mason3

Tom O'Neill, autor de "Caos: Charles Manson, la CIA y la Historia Secreta de los Sesenta". (William Scalia)

(Los Angeles Times)

¿Por qué Bugliosi podría desmontar este grandioso motivo? O’Neill especula que pudo haber estado protegiendo a los notables de Hollywood (Melcher era el hijo de Doris Day) o que pudo haber querido avanzar en sus ambiciones políticas y vender libros. Pocos policías lo creyeron, prefiriendo un motivo más vendible. “Helter Skelter no era un motivo... sino una filosofía”.

Justo antes de los asesinatos de Tate-LaBianca, Bobby Beausoleil, quien había sido arrestado en el homicidio de Gary Hinman, pidió a sus familiares que lo ayudaran y “dejaran una señal”. En este esquema, los crímenes fueron concebidos para liberar a Beausoleil de la custodia replicando la apariencia del asesinato de Hinman - apuñalamiento frenético, alguna variante de “cerdo” embadurnado en la sangre de las víctimas en la escena - lo que sugería que el asesino seguía en libertad.

La lógica -el asesinato en masa para encubrir un sólo homicidio- está distorsionada, pero esta no fue una cohorte larga en la toma de decisiones racionales.

La policía tardó tres meses en atrapar a Manson y a su familia, tiempo durante el cual se sospechó que seguían asesinando, a pesar de la vigilancia policial, incluyendo lo que O’Neill denomina “la mayor redada de la historia de las fuerzas de seguridad de Los Ángeles en ese momento” en el recinto de Manson.

Anuncio

De hecho, “Caos” representa a un criminal de carrera en libertad condicional que llevó una vida encantada a pesar de los roces por drogas, armas de fuego, e incluso violación de menores - ninguno de los cuales condujo a cargos o incluso a la revocación de la libertad condicional.

O’Neill también documenta la solicitud del oficial de libertad condicional de Manson en San Francisco, siempre dispuesto a responder por su carácter. Es sorprendente cómo Manson pasó de ser un ex convicto endurecido a un líder de culto bajo las narices de las autoridades.

La investigación de 20 años de O’Neill se lee como un thriller con los matices de Philip Marlowe y Lew Archer: su narrador se presenta como un caballero blanco que busca la verdad y explora la fría corrupción en medio del resplandor de la luz del sol.

Entre los delincuentes, los narradores poco fiables, los burnouts, las figuras espectrales y los registros perdidos se encuentra Bugliosi, que se transforma desde la presencia flotante -supervisando las investigaciones de O’Neill desde lejos- hasta la némesis de la ceguera.

¿Qué hacer con todo?

Como admite O’Neill, los argumentos sugeridos por sus hallazgos no pueden “coexistir”. Por ejemplo, la noción de que Manson era un colaborador de las fuerzas del orden o de la inteligencia es increíble y sigue siendo totalmente conjetural.

Mucho de lo que O’Neill encontró es estrictamente circunstancial, como la supuesta influencia de Manson por Louis West, un investigador de control mental financiado por la CIA, un lavador de cerebro y miembro de la facultad de UCLA que una vez creó un “laboratorio disfrazado de plataforma de choque hippie” en el barrio de Haight en San Francisco.

A pesar de los esfuerzos de O’Neill, resulta difícil establecer una conexión directa. Y pese a toda la autoconciencia de O’Neill sobre la resaca de la teoría de la conspiración, me pregunto si, en su intento por reunir “las piezas” del “rompecabezas” de Manson, no deja de lado la incompetencia y la distracción, esos agentes fiables de los asuntos humanos.

Anuncio

Sospecho también que las historias se vuelven más, no menos, adornadas con el tiempo. Sin embargo, ha realizado una obra rellenando una narrativa envejecida y limitada por las exigencias de la estrategia legal de su autor.

“Caos: Charles Manson, la CIA y la Historia secreta de los sesenta”.

Tom O’Neill y Dan Piepenbring

Little, Brown: 528 pp., $30.

 

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio