Qué hacer y qué no hacer para ayudar a los migrantes centroamericanos

Qué hacer y qué no hacer para ayudar a los migrantes centroamericanos

La ayuda está en camino, pero ¿es el tipo correcto de ayuda? ¿Y va a ir a las personas adecuadas?

Para los aproximadamente 6,200 solicitantes de asilo centroamericanos en Tijuana, esas son preguntas críticas. A la espera de que los funcionarios estadounidenses revisen sus solicitudes, un proceso que puede llevar semanas o meses, estos hombres, mujeres y niños están viviendo mal.

La comida, el agua, la ropa de cama y otros artículos básicos escasean. Los refugios de Tijuana están llenos, dejando a muchos acurrucados afuera. Durante las tormentas de lluvia de la semana pasada, no hubo suficientes carpas o lonas para proteger a todos de los elementos.

"La gente está negociando quién se moja", dijo Daryn Longman, copresidenta del Colectivo Internacional de la Salud, una organización sin fines de lucro que brinda servicios básicos de salud en Baja California.

Aún así, las donaciones están inundando el área. Border Angels de San Diego ha organizado envíos de agua embotellada y alimentos enlatados. La Fundación Comunitaria Internacional de National City recaudó más de $33,600 durante los fondos de Giving Tuesday de la semana pasada, para refugios como Casa del Migrante de Tijuana y agencias como Al Otro Lado, un grupo binacional que brinda asistencia legal a los migrantes.

Cuando la asambleísta Lorena González emitió un pedido de pañales, toallitas y productos de higiene femenina, su oficina en el centro de San Diego se inundó con estos productos.

"La gente se siente impotente y se siente perturbada por lo que ve", dijo González, cuya oficina ha recibido llamadas desde todo el condado de San Diego y de tan lejos como San Francisco, Boston y Nueva York. "La gente quiere hacer algo tangible".

Enrique Morones, fundador de Border Angels, dijo que su agencia también ha sido inundada con llamadas de personas alarmadas por esta crisis humanitaria. Aunque este ha sido un momento difícil, dijo, "estamos viendo el mejor momento con donaciones".

Por razones de salud y seguridad, la ley mexicana regula lo que puede y no puede enviarse a través de la frontera. Por ejemplo, los ciudadanos estadounidenses individuales están limitados a artículos con un valor total de $300 o menos. La mercancía valorada en $301 a $3,000 está sujeta a un impuesto del 16 por ciento. Cualquier cosa por encima de ese límite debe enviarse a través de una organización sin fines de lucro autorizada por el Servicio de Administración Tributaria de México, por ejemplo, la Cruz Roja Mexicana.

Y esa agencia tiene sus propias reglas que rigen lo que es y no es aceptable.

"Es un poco complicado", dijo Martha Varela en el Consulado General de México.

Viaje 21

Este es el consejo más seguro para los posibles buenos samaritanos: donar dinero a una filantropía de buena reputación que ya trabaja con los migrantes. Esos grupos pueden identificar las mayores necesidades, que a menudo no son obvias para los forasteros.

"Han recibido tantos suministros", dijo Longman, del Colectivo Internacional de la Salud, "necesitan estanterías. Eso es algo en lo que la gente no piensa".

El efectivo es el rey, ya que puede cubrir rápidamente los requisitos más urgentes.

"Podemos canalizar el apoyo a los lugares correctos", dijo Andy Carey, director ejecutivo de la Asociación de Filantropía México-Estados Unidos, una red con sede en San Diego de aproximadamente 300 organizaciones académicas y caritativas.

"La gente está buscando ayuda. El espíritu estadounidense de generosidad está vivo y bien", comentó Carey.

Pero el impulso de ayudar no siempre resulta en acciones que son verdaderamente útiles.

México no aceptará alimentos perecederos, medicinas o juguetes. La ropa y el calzado son bienvenidos si son nuevos, pero se rechazan si son usados.

Por otro lado, la Cruz Roja Mexicana está dispuesta a aceptar donaciones de agua embotellada, alimentos enlatados, carpas y sillas de ruedas.

Sin embargo, incluso para las organizaciones sin fines de lucro acostumbradas a trabajar al sur de la frontera, esta semana ha sido un desafío. Para entregar pañales y otros artículos esenciales enviados a su oficina, la asambleísta González llamó a la Fundación Humanitaria Minoritaria, una organización benéfica de San Diego.

El 30 de noviembre por la mañana, Mark Lane, de la fundación, llevó su Honda Odyssey a un almacén de Chula Vista. Allí, cargó su vehículo con 1,500 pañales, 50 mantas, 50 chamarras impermeables, 20 lonas, 12 carpas y medicamentos de venta libre, como el acetaminofén.

Lane pensó que ya había hecho 20 viajes a Tijuana desde que los miembros de la caravana de migrantes comenzaron a llegar a principios de noviembre, pero el viaje 21 no se parecía a ningún otro.

Fuera del complejo deportivo Benito Juárez, donde miles de solicitantes de asilo están acampados, un policía ordenó a Lane que se detuviera. No pueden recibir más donaciones, dijo el policía, desviando a Lane a un nuevo refugio, aproximadamente a media hora en coche al sureste del centro de Tijuana.

"No pudieron haber elegido un peor lugar para colocar el refugio", dijo Lane, y señaló que el área era un centro de atención de los narcotraficantes.

Correcto e incorrecto

El martes 27 de noviembre, Javier Flores y la doctora Weena Joshi, pediatra del Hospital de Niños Rady, condujeron al este de Tijuana. Estaban destinados a una clínica permanente operada por el International Health Collective.

Fundada en 2015, IHC es una organización sin fines de lucro dirigida por estudiantes de UC San Diego, la mayoría de ellos estudiantes universitarios interesados ​​en las profesiones de la salud. Flores, por ejemplo, es un especialista en fisiología y neurociencia que aspira a convertirse en un profesional de enfermería.

Su copresidente, Longman, es un estudiante de biología marina que espera convertirse en asistente de médico.

Joshi, uno de los asesores de la facultad, es fundamental para garantizar los servicios voluntarios de numerosos profesionales médicos.

"Aparte de los residentes y estudiantes de medicina", dijo, "tenemos entre 20 y 25 médicos que se ofrecen como voluntarios en la clínica el primer sábado del mes".

Esa clínica, sin embargo, está a millas de los campamentos de migrantes. Así que Flores y Joshi recogen suministros en su ubicación permanente y los llevan a los refugios, donde establecieron una clínica temporal.

"Estamos trayendo a un pediatra y un cardiólogo para hacer evaluaciones y ver qué más podemos hacer", dijo Flores.

Como señaló Andy Carey, de la Asociación de Filantropía México-EE. UU., hay mucho apoyo para estos esfuerzos. El 13 de noviembre, Border Angels, por ejemplo, creó una página de GoFundMe para ayudar a los migrantes centroamericanos.

El objetivo inicial era de $5,000s. Para la tarde del viernes 30, el total era casi cinco veces esa cantidad, un exceso de 24 mil.

Sin embargo, hay otros que se preguntan por qué los ciudadanos estadounidenses están ayudando a estos migrantes centroamericanos, cuando muchos de nuestros conciudadanos tienen una necesidad extrema.

"Tenemos ciudadanos estadounidenses esta noche que, mientras usted y yo estamos en la comodidad de nuestros hogares o en nuestras oficinas, estamos fuera de la congelación", dijo Dave Zacker, pastor de los Ministerios de la Trompeta de Dios en Grand Blanc, Michigan.

Cuando Zacker se enteró de la caravana de América Central, publicó en YouTube un video de personas sin hogar acurrucadas debajo de un puente en las afueras de Flint, Michigan.

"La sociedad y los Estados Unidos se hacen de la vista gorda" ante las personas sin hogar, dijo Zacker, algunos de los cuales son veteranos. En cuanto a los migrantes, dijo, "somos una nación que acoge a los inmigrantes, pero debe hacerse de la manera correcta".

¿Qué es lo correcto? ¿Cuáles son nuestras responsabilidades para con estos extraños que aparecieron en nuestra puerta, sin ser invitados pero que buscan ser admitidos?

Estas son las preguntas con las que luchan los teólogos y los filósofos. Samuel Rickless, profesor de filosofía en la UC San Diego, argumentó que los Estados Unidos y sus ciudadanos tienen una responsabilidad con estos migrantes porque nuestras políticas nacionales apoyaron a los dictadores, causaron una pobreza generalizada y "condujeron, directa o previsiblemente, al fracaso de esos estados".

Como seres humanos, agregó, también tenemos un "deber de beneficencia".

"Muchos migrantes centroamericanos en Tijuana han huido de la persecución, la violencia de pandillas, las amenazas y la inseguridad personal en sus países de origen", explicó Rickless. "Han huido para sobrevivir y no por culpa propia. Muchos de ellos probablemente calificarían como refugiados. Debido a que están en extrema necesidad, todas las personas y gobiernos con medios deberían ayudarlos".

Pero ¿qué pasa con la preocupación del pastor Dave, de que estamos pasando por alto a nuestras propias almas pobres y sufrientes?

"Estoy de acuerdo, esto debe hacerse aquí", dijo la doctora Kristen Rice, oncóloga que es voluntaria del Colectivo Internacional de la Salud. "Pero la comunidad transfronteriza, la comunidad de Tijuana, realmente es una extensión de San Diego. Las cosas que son realmente muy terribles están sucediendo muy cerca de nosotros".

'La mejor entrega hasta ahora'

El viernes 30 por la tarde, Lane finalmente encontró el nuevo refugio en las afueras de Tijuana.

Con otra voluntaria, Jeane Wong, repartió los suministros. Habían terminado esta tarea cuando les hablaron de una niña con necesidades especiales.

Lane encontró a Juan Alberto Matthew y a su hija de 7 años, Lesly, en la parte posterior del refugio. Lesly, quien se había quedado sin el medicamento utilizado para tratar su parálisis cerebral, estaba llorando y agarrando su cabeza mientras su padre la sostenía.

Al carecer de los medicamentos necesarios, Lane hizo lo que pudo. Le dio al padre dos paquetes de pañales de gran tamaño y dos paquetes de toallitas.

Le dijo a uno de los organizadores del refugio que regresaría con más suministros e intentaría llenar las recetas de Lesly.

"Esa podría haber sido nuestra mejor entrega hasta ahora", dijo, "poder ir directamente a la gente".

El fotógrafo Sam Hodgson contribuyó a esta historia.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
66°