Puedo decirte el día y hora exacta en que conocí al amor de mi vida

Puedo decirte el día y hora exacta en que conocí al amor de mi vida

Acabando de terminar una fabulosa cena de muslos de pollo asados sobre una cama de zanahorias reliquia multicolor y papas Yukon Gold, me senté, miré a mi bella esposa y pensé en lo agradecido que estoy.

Era 1985 y estaba teniendo el mejor momento de mi vida. Me había mudado a Los Ángeles desde la costa este para perseguir una carrera de actuación. Trabajaba por las noches como camarero y, francamente, festejaba hasta el culo. Con mis habilidades de baile y mi confiado don de la palabra, no tenía ningún problema para conocer y salir con alguien.

Un día, dejé el departamento que estaba alquilando en Culver City y caminé por la colina hasta la tienda de comestibles. En ese momento, había una cadena de tiendas de comestibles llamada Boys Markets, y era conocida como el lugar “Donde los Chicos Conocen a Chicas”. ¡Lo juro! Compré mi comida habitual para la cena: carne de hamburguesa y una bolsa de verduras congeladas. ¿Qué puedo decir? Estaba soltero. El asar carne y hervir agua era la medida de mis habilidades culinarias.

Cuando salí de la tienda y me dirigí de vuelta a la colina, vi la parte trasera de mi chica ideal californiana, con un largo cabello rubio que caía en cascada por su espalda. Aceleré mi paso para alcanzarla y tal vez saludarla. Antes de que pudiera alcanzarla, para mi sorpresa, se giró y entró en la misma puerta hacia donde me dirigía. Solo la había visto desde atrás, pero la parte de enfrente era igual de hermosa. Ahora solo tenía que platicar con ella.

Me las arreglé para tener una pequeña charla, descubrí que ambos vivíamos en el complejo y que ella acababa de comprar los ingredientes para hacer galletas con chispas de chocolate. Le expliqué que había estado viendo el programa de televisión “North and South” y que esperaba el episodio de esa noche. (Esto fue antes de los DVR y Netflix, por supuesto). Sugerí que lo viéramos juntos mientras hacíamos galletas. ¡Ella dijo que sí! Hicimos planes para reunirnos en su casa esa noche.

Ahora recuerden, yo era un hombre soltero que vivía con un compañero de cuarto en una casa de soltero, comiendo hamburguesas y guisantes congelados. Cuando entré por la puerta de su casa, no solo me saludó una mujer hermosa, sino también un espacio habitable para adultos decorado con buen gusto. La mejor parte fue la cocina. Entre los accesorios, noté una máquina de pasta y una rejilla para ollas rebosante de utensilios de cocina de cobre.

Cuando se abrió la puerta del refrigerador para guardar la botella de vino que llevé, noté que estaba completamente surtido y lleno hasta su máxima capacidad. (Mi refrigerador contenía un galón de leche y un frasco de mayonesa). Tuve la sensación de que había dado en la diana.

Hicimos galletas, vimos el programa de televisión, tuvimos una noche fabulosa y cuando llegó el momento de irme, no lo hice.

De hecho, se podría decir que nunca me fui.

Ambos teníamos algunos cabos sueltos que atar con respecto a las citas, pero durante las próximas semanas fuimos casi inseparables. Ella acababa de divorciarse y estaba entre empleos, y mis días estaban libres porque por las noches era mesero. Nuestros días estuvieron llenos de matinés de oferta, desayunos, almuerzos y otras aventuras.

Como era obvio por su cocina, su pasatiempo era cocinar. Era prácticamente una cocinera gourmet. Mi nueva vida ahora estaba llena de pasta fresca y verduras, pan casero y, lo mejor de todo, mariscos al estilo de Maryland. No solo eso, sino que mi hermano, mi madre y su novio llegaron de la costa este un par de semanas más tarde para una visita programada y ella y mi madre se unieron en un banquete de Acción de Gracias para todos nosotros.

Como dice el dicho, la forma más rápida de llegar al corazón de un hombre es a través de su estómago. Esto era una prueba viviente. Después de un año de estar saliendo, nos mudamos juntos y luego nos casamos un par de años más tarde en la granja de sus padres en Maryland.

Más tarde me dijo que me había visto ese día en la fila para pagar en Boys Market y, intrigada, esperaba que nos encontráramos en el estacionamiento.

Fácilmente podríamos habernos perdido ese día, meternos en nuestros respectivos automóviles y conducido fuera, para nunca volvernos a ver. El hecho de que termináramos caminando hacia la misma puerta en una calle llena de condominios y apartamentos fue casi un milagro.

Acabamos de celebrar nuestro 30 aniversario y todavía estamos muy enamorados.

Nunca olvidaremos el día en que nos encontramos porque, de alguna manera, ella tuvo la previsión de guardar el recibo de compra de ese día. Ahora se encuentra enmarcado en nuestra sala de estar, un recordatorio exquisito para nosotros, que el 3 de noviembre de 1985 no solo compró chips de chocolate de Hershey, azúcar morena y seis latas de Diet Coke, sino poco después de las 5:28 pm, ambos conocimos al amor de nuestras vidas.

El autor es un asistente ejecutivo que vive en Los Ángeles. 

L.A. Affairs narra la búsqueda de amor en y alrededor de Los Ángeles. Si tienes comentarios o una historia real que contar, envíanos un correo electrónico a LAAffairs@latimes.com.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°