Provoca indignación base de datos de EE.UU con nombres de activistas proinmigrantes, abogados y periodistas

Provoca indignación base de datos con nombres de activistas proinmigrantes, abogados y periodistas

Los informes de que el gobierno de EE.UU mantuvo una base de datos con los nombres de periodistas, activistas y abogados de inmigración durante una investigación sobre la caravana de migrantes del año pasado provocaron indignación entre los grupos de derechos civiles, la preocupación de los legisladores es que esto impulsó a más personas a presentar denuncias adicionales por ser detenidos por las autoridades de inmigración.

Brendon Tucker, de 24 años y voluntario de Brownsville, Texas, dijo que él y otros voluntarios que habían estado trabajando con la caravana de migrantes que llegó el año pasado a Tijuana, fueron detenidos a punta de pistola por agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza en los primeros días de 2019.

Tucker dijo que regresaba a San Diego con el activista Evan Duke en autos separados desde un refugio para migrantes en Tijuana a través del Puerto de Entrada de San Ysidro cuando los agentes de CBP dirigieron sus vehículos hacia una inspección secundaria.

"Me apuntaron con armas de fuego. Usaron un megáfono para pedirme salir del auto ”, dijo Tucker. "Trataron de tomar mi teléfono y el de Evan. Y todo lo que estábamos haciendo era llevar suministros a los migrantes en Tijuana ".

Tucker dijo que no está seguro de si está en una base de datos revelada en documentos filtrados y publicados el pasado miércoles por la estación de televisión de San Diego KNSD (NBC7). Los documentos indican que el gobierno de EE.UU ha mantenido informes sobre docenas de activistas, abogados y periodistas que están investigando en relación con la caravana de migrantes.

"Me muero por saber si estoy en esa lista", dijo Tucker, quien se describió a sí mismo como un trabajador solidario no asociado con ninguna organización en particular. Tucker dijo que estaba transportando ropa, alimentos y medicinas a varios refugios para migrantes.

Sin desanimarse por el incidente, Tucker dijo que él y Duke recogieron más suministros en San Ysidro, cruzaron la frontera nuevamente ese mismo día y los dejaron en refugios para migrantes en Tijuana.

Cuando regresaron, fueron retenidos a punta de pistola por agentes de CBP y esta vez fueron detenidos e interrogados durante seis horas, dijo Tucker.

Tucker dijo que sospechaba que ya estaba señalado o siendo investigado desde enero porque cada vez que pasa por un punto de control fronterizo, se enfrenta a pruebas de detección y interrogatorios adicionales.

"No lo esperaba, pero no puedo decir que estoy sorprendido", dijo.

Entre los que figuran en los documentos de Seguridad Nacional filtrados a KNSD se encuentran 10 periodistas, siete ciudadanos estadounidenses, un abogado estadounidense y 47 personas de América Central. A algunos de los que estaban en la lista se les negó la entrada a México y se les marcó el pasaporte.

La información ha indignado a las libertades civiles y a los grupos de medios de comunicación los cuales califican de una flagrante violación de los derechos de libre expresión. El Comité de Reporteros para la Libertad de Prensa, junto con el Comité para la Protección de Periodistas y Reporteros Sin Fronteras, dijeron que planeaban reunirse con funcionarios de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU para expresar su preocupación sobre esta práctica.

La CBP emitió una declaración de Andrew Meehan el pasado jueves, el comisionado asistente de asuntos públicos, quien dijo que recopilaron la información después de los asaltos a los agentes de la Patrulla Fronteriza en noviembre de 2018 y enero de 2019.

Un grupo de alrededor de 150 inmigrantes intentaron ingresar por el lado sur de una valla fronteriza de San Diego el año pasado, lo que provocó que los oficiales de Estados Unidos dispararan gases lacrimógenos. Las autoridades dijeron que algunos inmigrantes les habían arrojado piedras, una versión que algunos testigos negaron.

La CBP dijo después del enfrentamiento del 1 de enero que la agencia "identificó a personas que pueden tener información relacionada con los instigadores y / o organizadores de estos ataques".

La declaración de la CBP publicada el pasado jueves dijo que la recopilación de información es una "práctica estándar de aplicación de la ley".

"La CBP no se dirige a los periodistas para su inspección en función de su ocupación o sus informes", se lee en la declaración de Meehan.

"La CBP tiene políticas vigentes que prohíben la discriminación contra los viajeros que llegan y tiene disposiciones específicas con respecto a los encuentros con periodistas".

La CBP se negó a proporcionar inmediatamente una copia de esas disposiciones específicas.

La declaración agregó que la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional, junto con la Oficina de Responsabilidad Profesional de CBP, "inició una investigación en febrero" para "garantizar que se siguieran todas las políticas y prácticas apropiadas".

Una portavoz dijo que estaba investigando el incidente que involucraba a Tucker y Duke.

El pasado jueves, los congresistas Bennie Thompson (D-Miss.), presidente de la Comisión de Seguridad Nacional, y Kathleen Rice (DN.Y.), presidenta de la Subcomisión de Seguridad de Fronteras, Facilitación y Operaciones, enviaron una carta al comisionado de la CBP, Kevin McAleenan, en la que expresaban su preocupación y "solicitaron información sobre esta práctica, que plantea serios problemas legales y constitucionales", según un comunicado.

La periodista fotográfica independiente Kitra Cahana, ciudadana de EE.UU, dijo haber sido detenida, interrogada y negada la entrada a México lo que ha afectado su trabajo y ha tenido un efecto alarmante entre sus colegas.

"Se me ha negado la entrada a México dos veces y no puedo continuar con mi informe", dijo Cahana, quien le contó al Times por primera vez sus experiencias el mes pasado. "Pero más allá de mi propia situación, ha creado un clima de temor para muchos de mis colegas que ahora mismo se la piensan dos veces antes de cubrir la frontera y casos de migración".

Tanto Cahana como Tucker estuvieron presentes durante el incidente del 1 de enero en la frontera de EE.UU y México.

El gobierno mexicano, que negó la entrada a algunas de las personas que están en la base de datos, dijo que no hizo una "vigilancia ilegal" y que pediría a Estados Unidos que aclaren cualquier posible caso de "espionaje ilegal".

Según una declaración conjunta de la Secretaría de Relaciones Exteriores y el Departamento de Seguridad y Protección de los Ciudadanos, “México da la bienvenida a todos los visitantes extranjeros que, cumpliendo con las leyes de inmigración, realizan actividades turísticas o profesionales en nuestro territorio”.

Tucker dijo que durante su segunda detención por CBP unos días después del incidente del 1 de enero, los agentes confiscaron su videocámara y el teléfono de su amigo. Dijo que nunca devolvieron los artículos.

"Al final, simplemente no les gusta lo que estamos haciendo", dijo Tucker. "Sé que no hice nada ilegal para ser incluido en ninguna lista".

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
64°