Padres de familia de Echo Park, unieron fuerzas para honrar el piquete de maestros

Padres de familia de Echo Park, unieron fuerzas para honrar el piquete de maestros

Los padres de la Escuela Primaria Elysian Heights hablan con orgullo de su cultura de mentalidad cívica: las clases de arte y música después de la escuela se imparten de forma voluntaria. Un plan de estudios que enfatiza los conceptos de justicia social y comunidad. La mascota, un gato atigrado callejero alimentado y nutrido por estudiantes en la década de 1950.

Es una cultura que ha motivado a los padres que pueden pagar la educación privada a enviar a sus hijos a esta escuela de Título I en el corazón de Echo Park.

Para ellos, apoyar la educación pública es una cuestión de obligación moral, especialmente en un vecindario que se ha vuelto más blanco y rico en las últimas dos décadas.

Tal vez no sea ninguna sorpresa, entonces, que solo 19 de los 300 estudiantes de Elysian Heights se presentaron a clase el 14 de enero, el primer día de la huelga de maestros de Los Ángeles. Una red muy unida de padres y madres que trabajan, se quedan en casa y abarcan todo el espectro socioeconómico, se unió para garantizar que todos los alumnos tuvieran acceso a servicios de guardería y alimentos gratuitos, incluso si no asistían durante la huelga.

"Este es un microcosmos del panorama general", dijo LeTania Kirkland Smith, presidenta de la Asociación de Padres de Elysian Heights. "Necesitamos apoyar a nuestros profesores y necesitamos apoyar a cada niño, no solo a nuestros propios hijos".

Cuando se hizo evidente que los maestros del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD, por sus siglas en inglés) harían huelga por salarios justos, clases más pequeñas y menos exámenes, Kirkland Smith y otros padres comenzaron a explorar maneras de hacer que el respetar la línea de piquete funcionara para cada familia. Es una muestra de solidaridad que, al igual que la huelga sin paga, requiere sacrificio; las guarderías y las niñeras son costosas, y muchas familias de Elysian Heights operan con presupuestos ajustados. Más de dos tercios del cuerpo estudiantil recibieron almuerzo gratis o a precio reducido en 2017, según el Departamento de Educación de California.

La asociación de padres envió un correo electrónico masivo de opciones de cuidado infantil a las familias, incluyendo un campamento diurno gratuito ofrecido por el Departamento de Parques y Recreación de Los Ángeles. Los padres que se quedan en casa formaron pequeñas cooperativas de cuidado de niños. E Irene Peña, de 58 años, cuya nieta es una alumna de kindergarten en Elysian Heights, organizó grupos de juego gratuitos en El Centro Del Pueblo, un centro comunitario del vecindario.

Cuando Peña considera los posibles orígenes del activismo social de Elysian Heights, piensa en las sociedades de ayuda mutua que surgieron en el sur de California en la década de 1950 para ayudar a los inmigrantes de habla hispana que fueron discriminados a superar sus muchos desafíos.

"Así es como la comunidad latina responde a las crisis", afirmó Peña, ex maestra de escuela primaria del LAUSD.

La demografía de la escuela ha cambiado en la última década, ya que Echo Park se convirtió en un vecindario cada vez más deseable y algunos residentes de larga data fueron desplazados por el aumento de los alquileres.

Elysian Heights era 80% latino y 10% blanco en el año escolar 2013-14. En 2017, cerca de dos tercios de los estudiantes eran latinos y una cuarta parte eran blancos.

Mientras tanto, el tamaño de las clases se ha disparado, no así las horas y el número de personal de apoyo se han reducido. Los maestros de Elysian Heights, como muchos en todo el distrito, trabajan horas extras para compensar esas pérdidas.

Zulma Mena ha sido testigo de la rápida contracción de los recursos. Cuando su hijo mayor comenzó a estudiar en Elysian Heights en 2006, cada maestro enseñaba a unos 20 alumnos, y la escuela tenía una bibliotecaria y una enfermera a tiempo completo.

Ahora su hija Ziany está entre los 35 estudiantes de su clase de quinto grado. La bibliotecaria es a tiempo parcial y cuando no está allí, los alumnos no pueden usar la biblioteca. Hay una enfermera, pero sólo los viernes.

Sin embargo, los padres dicen que Elysian Heights tiene mucho que ofrecer, gracias a sus dedicados profesores, que imparten clases de teatro y deportes después de la escuela sin paga extra. Y de alguna manera encuentran el tiempo, dijo Mena, para comunicarse con los padres con regularidad.

"La maestra de mi hija me ha estado haciendo saber cuando hace algo bueno", comentó Mena. "Ahora tiene mucha confianza en sí misma".

Y los profesores de la escuela instruyen con intención. Todos los grados participan en una unidad de pacificadores, en la que aprenden sobre líderes de todas las disciplinas, el físico Stephen Hawking, la activista latina por los derechos civiles Sylvia Méndez, que han defendido sus creencias.

La unidad culmina en un proyecto dirigido por estudiantes para recaudar fondos para una causa. En 2018, los niños de kindergarten vendieron frutas y verduras de sus huertos familiares en un mercado de agricultores que organizaron para ayudar a especies en peligro de extinción.

El trabajo en equipo de los padres ayuda a crear un ambiente propicio y a llenar las brechas. Organizan desayunos de panqueques y noches de cine para recaudar fondos para actividades extracurriculares. También han celebrado subastas silenciosas en los últimos años, en parte debido a una nueva ola de familias acomodadas conectadas con empresas locales dispuestas a donar bienes y servicios.

 Tempany Deckert Donovan es una de las personas que podrían haber enviado a su hijo de kindergarten a una de las escuelas privadas más importantes de Los Ángeles. Su casa está al final de la calle de Elysian Heights, pero había oído rumores de que no era una buena escuela. Y sobre el papel, ese podría parecer el caso: En 2018, solo el 20% de los estudiantes cumplieron con el estándar estatal de matemáticas, mientras que el 31% cumplió con el estándar de inglés.

Después de que recorrió la escuela y se enteró de su inclinación por la justicia social, se convenció de lo contrario.

"Es un lugar especial", dijo Deckert Donovan, que enseña redacción de novelas en Extensión Universitaria de UCLA.

La evolución socioeconómica de la escuela es algo en lo que Mena, que trabaja en el turno de noche como gerente de equipo de atletismo para un colegio comunitario, piensa a menudo. Cuando la nativa de Echo Park comenzó a dirigir el centro estudiantil en 2016, rápidamente se dio cuenta de que muchas familias latinas y de clase trabajadora pensaban que los estudiantes más ricos, la mayoría de ellos blancos, recibían más atención porque sus padres podían estar más presentes en la escuela. Tenían ansiedades por no poder donar tanto tiempo y recursos como les gustaría.

"Ahora estamos tratando de interactuar con ellos", dijo Mena, "asegurarnos de que todos estén incluidos".

Durante la huelga, esto ha significado asegurarse de que todas las familias de las escuelas cuenten con medios para mostrar su apoyo a los maestros. Ha significado proporcionar desayuno y almuerzo a los alumnos que dependen de las comidas gratuitas de la escuela. La madre Christine Louise Mills, directora de documentales, ha coordinado este esfuerzo.

Había tanta comida extra que los manifestantes, con ropa roja para la lluvia, ofrecieron una barra de pan a cada padre que dejaba a su hijo en la escuela.

Fue un gesto simple, dijo Mills, pero uno que espera envíe un mensaje importante: "Sigues siendo parte de esto".

Para leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°