Anuncio
Share
LA Times Español

Nuestras citas iban de maravilla, pero ¿cuántos años tenía este caballero de cabello canoso?

Amor

“¿Cómo está el filete stroganoff?” preguntó casualmente el caballero alto y esbelto de cabello gris mientras pasaba junto a mi mesa.

Estaba a punto de terminar los últimos bocados de este rico y cremoso plato principal, que estaba disfrutando junto con un martini seco. Estaba en uno de mis restaurantes habituales, Dizz’s As Is, en Laguna Beach, cenando sola mientras esperaba que una amiga me acompañara a tomar una copa para celebrar su cumpleaños. Le dije que el stroganoff me pareció genial, probablemente no tan bueno como el de mi madre, pero muy agradable, no obstante.

Empezamos a hablar de sus platos favoritos en el menú, porque cenaba allí con frecuencia. Resultó que vive justo al final de la calle del restaurante. La conversación pasó de la comida a otros temas, y lo encontré lo suficientemente interesante como para invitarlo a que me acompañara en mi mesa, ya que mi amiga aún no había llegado.

Cuanto más hablábamos, más lo encontraba, bueno, cautivador. Dijo que se graduó de UC Berkeley con una licenciatura en administración de empresas (mis padres siempre dijeron que los comunistas iban allí) y una licenciatura en derecho de la USC, por lo que sabía que era inteligente. Había sido abogado de la ciudad durante muchos años, y ahora estaba jubilado y disfrutaba de una activa vida social y deportiva con amigos y familiares.

Anuncio

Al  mirarlo, realmente no podía decir qué edad tenía. ¿Podría tener más de 70 años? Era muy animado, en forma, atractivo y bien arreglado. (Lo admito: me gustan los hombres que son físicamente activos y están “en forma”). El coqueteo de esa primera noche fue tan intenso y pesado que, en un momento dado, bromeé en que deberíamos tomar un avión hacia Las Vegas y casarnos. Dijo que no.

Entonces, la conversación se volvió personal. Resultó que recientemente había perdido a su esposa hace varios años por cáncer de páncreas, después de más de 30 años de matrimonio. Había perdido a mi esposo en esa misma época, aunque sólo llevábamos 11 años de casados. Los recuerdos todavía eran algo dolorosos, ya que había muerto después de una larga enfermedad, y yo había sido su cuidadora durante los últimos años.

Alrededor de un año después de la muerte de mi esposo, yo había seguido adelante, había creado una nueva vida para mí y había comenzado a salir en citas. Fue una experiencia completamente diferente.

En mis 20, 30 e incluso a principios de mis 40 años, siempre me divertí mucho siendo soltera y siempre me las arreglé para conocer gente, aunque probé un servicio de video citas una vez. Cuando llegué a los 40 años, me di cuenta de que el antaño abundante estanque de peces parecía haberse secado un poco. Así que me propuse conocer a alguien y casarme. Y lo hice, a los 44 años. Sentí que era lo correcto.

Anuncio

Pensé que estaría casada para siempre.

La vida tiene una manera interesante, sin embargo, de presentarsenos con giros y vueltas.

Cuando empecé a salir de nuevo, después de pasar por el proceso de duelo, probé varios sitios de citas populares que mis amigas me habían recomendado. Intenté mantenerme en mi grupo de edad o incluso un poco más joven. (¿Dónde estaban todos los hombres de 60 años, por cierto?)

Después de casi un año, sin embargo, fue desalentador. No estaba haciendo ninguna conexión. ¿Estaba destinada a salir en citas durante otros 40 años antes de encontrar a alguien con quien realmente congeniara?

Cuando conocí a Mac en el restaurante esa noche, no tenía ni idea de su edad, aunque sus canas eran una pista. Y no supe su edad hasta aproximadamente un mes después, cuando le presenté a una astróloga amiga mía, y ella se ofreció a hacerle su carta. Para ello, necesitaba saber nuestras dos fechas de nacimiento, para ver cuán compatibles éramos.

Eso llevó a un momento que fue un juego de adivinanzas.

Dijo que no tenía 70 años, pero que era mayor.

“Bueno, ¿tienes 90 años?”

Anuncio

“No”.

“¡¿100?!” Sabía que era una exageración, pero no sabía adónde iba esto.

“¿Qué tal 80?”, dijo.

Estaba sorprendida. Nunca lo hubiera imaginado. Se ve mucho más joven, hace ejercicio en el gimnasio, juega golf y pinta. Está más ocupado que yo. A los 61 años, ni siquiera habría considerado mirar un perfil de citas en línea de alguien 20 años mayor que yo. Quiero decir, ¿20 años? Yo no lo consideraría una brecha apropiada de edad. Mi esposo había sido mayor por 10 años y había envejecido bastante rápido, especialmente después de la jubilación. Simplemente no parecía una posibilidad que saliera con alguien más de 10 años mayor que yo, mucho menos 20.

Sólo había un problema: después de que mi amiga astróloga terminara nuestras cartas, nos declaró “una pareja perfecta”.

En ese momento, tuve que pensar en lo que realmente quería en una relación, mientras continuaba viéndolo. Y todas nuestras citas fueron geniales. Me di cuenta de que la mayoría de los sitios de citas nunca nos habrían conectado, y si lo hubieran hecho, no habría considerado una cita porque habría pensado, “Es demasiado viejo”, y me habría preguntado si estaba “demasiado arrugado” o tenía “demasiados problemas de salud” o era “demasiado aburrido”.

Y habría estado tan, tan equivocada.

Seguimos viéndonos casualmente, más de un año después. (Está ocupado con su familia y sus nietos).

Anuncio

Realmente ha sido una relación ideal para mí, y creo que también para él. Me di cuenta después de que me envió un mensaje de texto para preguntarme: “¿Qué te haría feliz?”

¿Cuánta gente ha oído eso en su vida?

A veces, las mejores coincidencias en la vida son las que simplemente parecen no coincidir.

 

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio