Nipsey Hussle trataba de mejorar su barrio antes de su muerte en South L.A

Nipsey Hussle trataba de mejorar su barrio antes de su muerte en South L.A

Hace años, un popular restaurante de hamburguesas en el vecindario de Nipsey Hussle, en South L.A, ofrecía a los comensales mesas altas pero no sillas.

El propietario de Master Burger, sospechaba Hussle, quería que la gente ordenara su comida y se fuera. Sin sillas, la gente no podía quedarse a "vagar", lo que los dueños de negocios en vecindarios más ricos llaman "pasar el rato".

"Recuerdo que, siendo joven pensaba '¿Cómo se atreven?'", relató Hussle el mes pasado al blog de música Genius.

Así que Hussle, su nombre al nacer era Ermias Asghedom, compró el edificio.

"Ahora, él (es dueño del restaurante de hamburguesas) es nuestro inquilino y nos paga la renta cada mes".

Esta historia ilustra cómo el rapero de 33 años, quien fue asesinado a tiros fuera de su tienda de ropa el pasado domingo por la tarde, luchó por los negros y latinos de su vecindario de Hyde Park. Mucho antes de que Hussle fuera nominado para un Grammy, él ya era un héroe de South L.A y había planeado volver a recuperar el barrio, y en los últimos meses lo estaba logrando.

"Estaba invirtiendo en esta parte de la ciudad porque entendía que nuestra gente debía ser tratada con respeto, tenemos que ganarnos su confianza, estar con ellos", dijo Marqueece Harris-Dawson, concejal de L.A. "No había atajos para eso".

En enero, Hussle y el inversionista en bienes raíces, David Gross, compraron un centro comercial cerca de Slauson Avenue, el que alberga la tienda de Master Burger y The Marathon Clothing (la tienda de Hussle), por $2.5 millones, según los registros de propiedad. Hussle y Gross, un nativo de South L.A, se conocieron en un juego de los Lakers hace varios años y se hicieron amigos tomando tequila. Los socios comerciales esperaban comprar más propiedades a futuro.

Tenía un sentido de urgencia y ahora el vecindario de Hyde Park donde creció Hussle está en la cúspide del cambio.

La construcción de una nueva línea de Metro, que atravesará Crenshaw Boulevard y se conectará con el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles el próximo año, ha provocado que los precios de las viviendas suban, expulsando a la gente y provocando temores de gentrificación. En todo Hyde Park, el desarrollo está en auge, desde la renovación planificada de Baldwin Hills Crenshaw Plaza al norte hasta el estadio de la NFL en Inglewood, al sur.

Pero, hasta ahora, el dinero que salía del bolsillo de Hussle en South L.A no se había visto.

Tiendas de donas, lavados de autos y talleres de reparación flanquean las iglesias, escuelas y lotes vacíos que bordean el tramo de la Avenida Slauson alrededor del centro comercial. Faltan los restaurantes y las boutiques de moda que se encuentran en las zonas más ricas de Los Ángeles.

"No había suficiente gente como nosotros tras los mostradores ni siendo los dueños del edificio", dijo Marquesha Lawson, de 34 años, amiga de Hussle desde que ambos asistieron a la Escuela Intermedia Watts.

Hussle soñaba más con los vecinos de otras comunidades más solventes. Ser propietario del centro comercial de Slauson Avenue fue uno de los primeros pasos.

La policía de L.A hace retroceder a una multitud a lo largo del bulevar Crenshaw después de que estalló una estampida, hiriendo a varias personas, durante una vigilia por el rapero, Nipsey Hussle, el pasado lunes. (Genaro Molina / Los Angeles Times)

Hace una década, él estaba vendiendo calcetines y camisetas en ese estacionamiento en 3416 W. Slauson Ave. Años más tarde, ganaba el suficiente dinero para arrendar espacio ahí mismo y abrir su tienda, Slauson Clothing.

Luego, en 2017, abrió su tienda, The Marathon Clothing, siendo ahora el inquilino principal, ubicado en medio del centro comercial.

Afuera de esa tienda fue que Hussle y otros dos fueron baleados el pasado domingo. Un joven le disparó varias veces a corta distancia antes de correr hacia un automóvil que se dio a la fuga, según la policía.

El pasado lunes, todos los negocios del centro comercial, el restaurante de hamburguesas, una peluquería, un mercado de pescado, una agencia de impuestos, se cerraron. Pero el estacionamiento estaba lleno de personas de todas las edades y razas, rindiendo tributo a la estrella caída del hip-hop. Una mujer caminaba alrededor de la plaza blandiendo un ardiente palo de salvia. Un equipo de ciclistas se detuvo en la calle para mirar.

El pasado lunes por la noche, una vigilia en honor a Hussle en el estacionamiento terminó en una estampida. Un funcionario del Departamento de Bomberos de Los Ángeles dijo que más de una docena de personas fueron trasladadas a hospitales, incluidas dos en estado crítico.

La tienda del rapero, The Marathon Clothing, con sus grandes ventanales e iluminación parecía que pertenecía a la moderna franja de Fairfax Avenue o Melrose. Pero es South L.A.

"Si observas a los raperos o atletas exitosos, cuando lo logran siguen adelante", dijo Gross, que habló con el Times para preservar el legado de Hussle. "Le habría sido más fácil hacer lo que estaba tratando de hacer en otro lugar, pero fue su intención mejorar este lugar".

El año pasado, a dos millas de distancia, en las avenidas Western y Slauson, Hussle y Gross abrieron un espacio de trabajo conjunto, Vector 90, para alentar a las personas en South L.A a estudiar carreras en matemáticas y ciencias, y que les sirviera de conducto a los residentes con Silicon Valley.

Hussle y Gross tenían planes de adquirir suficiente terreno para construir un complejo residencial y comercial en Hyde Park, con 80 unidades de apartamentos y condominios en la parte superior de las tiendas con opciones de alimentos saludables.

Hussle deseaba tanto promover la propiedad de la vivienda y el espíritu empresarial al permitir que las personas co-invirtieran en la propiedad.

Si todo hubiera salido como lo había planeado Hussle, su desarrollo de uso mixto habría estado a unos pasos de la nueva parada de Metro en Hyde Park, que se espera que cuente con un proyecto de arte comunitario llamado Destination Crenshaw en el que el rapero también había jugado un papel decisivo para hacerlo realidad.

"Él fue una inspiración", dijo Lawson entre lágrimas. "Demostró que no tengo que ser el consumidor o el cliente. Yo puedo ser el jefe".

La visión empresarial de Hussle se extendió incluso más allá de South L.A. Gross dijo que se había propuesto crear un fondo de bienes raíces de capital privado utilizando los incentivos fiscales de Opportunity Zone, creado como parte de la Ley de Recortes de Impuestos y Trabajos de 2017 para alentar la inversión a largo plazo en zonas urbanas de bajos ingresos.

En una larga entrevista con la revista Forbes a principios de este año, Hussle presentó su plan para utilizar los incentivos fiscales para crear una cadena de sus tiendas, peluquerías y mercados de pescado en ciudades de todo el país.

"La visión es lanzar franquicias", dijo Hussle a Forbes.

Hussle se destacó en la industria del hip-hop, ‘en la que los autos llamativos y las joyas dominan los videos musicales y las páginas de medios sociales’ por convertir sus ganancias como rapero en negocios legítimos que ayudaran a las personas de su vecindario. La historia de Hussle de la pobreza a la riqueza, junto con su deseo de retribuir, hizo que fuera querido en su comunidad.

Derrick Evans, de 58 años, quien viajó una hora en el autobús desde su residencia de atención asistida para presentar sus respetos en Hyde Park el pasado lunes, dijo que Hussle era más que un rapero.

"Trató de mostrarnos cómo lograr esto", dijo, haciendo un gesto hacia la plaza. “Unir nuestros fondos y hacer algo por nosotros mismos. Compró toda la cuadra. Así que tenemos que invertir nuestro dinero ahora y hacer lo que él hizo, seguir adelante".

Creasy Mercer, de 37 años, quien vestía una camisa azul con el nombre del rapero estampado en blanco, estuvo de acuerdo.

"Es un líder de la comunidad", dijo. "Nos encanta ver que los hombres vienen de una lucha, no tienen nada y se convierten en algo positivo. Él regresó aquí para darlo todo por el barrio. No tenemos muchos artistas que hagan eso. Invirtió en la comunidad y esto es lo que pasa".

Mark Alston Sr., de 55 años de edad y residente de South L.A, dijo que Hussle era considerado un miembro de la realeza en el vecindario. Vio a una multitud de personas amontonadas, llevando globos en forma de estrellas y mariposas. Soltaron los globos al mismo tiempo, cantando el nombre de Hussle mientras los globos flotaban en el aire.

"Corre rápido, príncipe", dijo Alston, con los ojos mirando hacia el cielo. "Corre rápido".

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°