Niegan la entrada a México a dos abogados defensores de los inmigrantes y periodistas

Niegan la entrada a México a dos abogados defensores de los inmigrantes y periodistas

Dos abogados defensores de los inmigrantes de EE.UU. y dos periodistas que han trabajado en estrecha colaboración con miembros de una caravana de migrantes en Tijuana, dijeron que se les había negado la entrada a México en los últimos días después de que un gobierno desconocido emitió una alerta de sus pasaportes.

Sus historias son casi idénticas: los cuatro fueron detenidos por las autoridades de inmigración mexicanas mientras intentaban ingresar al país y finalmente fueron rechazados porque las autoridades dijeron que sus pasaportes habían sido marcados con una alerta.

No está claro qué gobierno o gobiernos, en su caso, podrían haber emitido las alertas.

El Departamento de Estado de EE.UU. se negó a realizar comentarios el 1 de febrero, y el Departamento de Seguridad Nacional y Aduanas y Protección Fronteriza no respondieron a las solicitudes de comentarios.

El Departamento de Justicia dirigió al Times con los funcionarios mexicanos. Los representantes del gobierno mexicano no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Los dos abogados a los que se les negó la entrada a México, Nora Phillips y Erika Pinheiro, son líderes de Al Otro Lado, un grupo sin fines de lucro con sede en Los Ángeles y Tijuana que ha criticado abiertamente las políticas de inmigración del gobierno de Trump.

En 2017, el grupo presentó una demanda acusando a la agencia de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos de privar ilegalmente a los solicitantes del acceso al proceso de asilo de los Estados Unidos.

En los últimos meses, Al Otro Lado ha enviado abogados a Tijuana para asesorar a los miembros de una caravana de migrantes de Centroamerica que llegó en 2018 a la ciudad fronteriza de México.

Algunos de los miembros de la caravana están buscando asilo en Estados Unidos. Al Otro Lado se asoció recientemente con dos miembros del Congreso para acompañar a un grupo de solicitantes de asilo al puerto de entrada de Otay Mesa, donde el grupo esperó durante la noche hasta que los funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza los aceptaron para su procesamiento.

Phillips, la directora legal y de litigios de Al Otro Lado, dijo que fue detenida el 31 de enero por la noche, después de viajar a Guadalajara para unas vacaciones planeadas con su esposo y su hija de 7 años.

Los agentes de inmigración mexicanos escanearon su pasaporte y le dijeron que su información había provocado "una alerta", relató.

Phillips dijo que fue separada de su hija y su esposo y que la llevaron a una habitación separada en la que los funcionarios mexicanos la cuestionaron, incluyendo la cantidad de dinero que llevaba, si tenía entrenamiento con armas y si alguna vez había sido arrestada o condenada por un crimen.

Su hija estaba parada justo afuera de la habitación y comenzó a llorar. Se le permitió unirse a su madre mientras la pareja estuvo detenida durante nueve horas y tuvo que dormir en un piso frío sin comida ni agua, dijo Phillips. En última instancia, fueron rechazados y colocados en un vuelo de regreso a Los Ángeles.

En una conferencia de prensa a su regreso al aeropuerto internacional de Los Ángeles el viernes 1 de febrero, Phillips dijo que las autoridades mexicanas insinuaron que no era México quien había puesto la alerta. Ella cree que el gobierno de Estados Unidos es el culpable, aunque ella no proporcionó ninguna evidencia.

Los funcionarios de la Administración Trump han acusado repetidamente a los abogados de inmigración de entrenar a migrantes para hacer solicitudes falsas de asilo. En 2017, el entonces fiscal general Jeff Sessions criticó lo que él llamó "abogados de inmigración sucios que están alentando a sus clientes de manera ilegítima a hacer reclamos falsos de asilo".

"Creo que esto es una represalia", dijo Phillips. "Creo que esto se debe a que demandamos al gobierno de Estados Unidos. Creo que estamos señalando violaciones flagrantes de derechos humanos cometidas por el gobierno de Estados Unidos, y no les gusta eso".

Pinheiro, la directora de políticas y litigios del grupo, afirmó que los funcionarios de inmigración mexicanos la rechazaron en circunstancias similares el lunes 28 de febrero mientras intentaba cruzar a pie a Tijuana.

Pinheiro, una ciudadana estadounidense que vive en Tijuana, dijo que se le negó la oportunidad de buscar a su hijo de 10 meses, que tiene doble ciudadanía y que se encontraba en Tijuana en ese momento.

Dos periodistas que cubrieron la caravana de migrantes y no están asociados con Al Otro Lado, dijeron haber tenido experiencias similares.

Kitra Cahana, una fotógrafa independiente que posee pasaportes de Estados Unidos y Canadá, dijo que en las últimas semanas se le negó la entrada a México dos veces.

Después de volar desde Detroit a la Ciudad de México el 17 de enero, realtó, los agentes de inmigración mexicanos la detuvieron en el aeropuerto durante 13 horas, explicando que su pasaporte había sido marcado.

Según Cahana, un funcionario le dijo que cuando se había escaneado su pasaporte, se activó una alerta de Interpol y que la alerta había sido activada por "los estadounidenses". Cahana voló de regreso a los EE.UU. y más tarde voló a Guatemala, donde intentó ingresar a México por el puerto de entrada a pie el 26 de enero. La fotógrafa estuvo detenida durante unas cinco horas y nuevamente se le negó la entrada.

Cahana, cuyo trabajo ha sido publicado en el New York Times y en National Geographic, pasó seis semanas en Tijuana este invierno fotografiando la caravana. Pasó parte de ese tiempo en la frontera, tomando fotos de los migrantes mientras intentaban cruzar una cerca hacia los Estados Unidos.

Cahana dijo que ella y otros fotógrafos presentes fueron acosados ​​ocasionalmente por agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, quienes en varias ocasiones tomaron fotografías de ella y otros periodistas que trabajaban en el lado mexicano de la frontera.

Además, Cahana aseguró que una vez también fue detenida por un oficial de la policía mexicana, quien tomó una fotografía de su pasaporte.

Ahora, en el lado guatemalteco de la frontera, aún está esperando entrar a México para continuar su trabajo.

"Estoy en el limbo", expresó. "¿En qué tipo de lista estoy? ¿Quién me puso en esta lista? ¿Y a cuántos periodistas está afectando esto?"

El fotógrafo español de Associated Press, Daniel Ochoa, ciudadano español, dijo que se le negó la entrada a México cuando intentó cruzar a Tijuana desde San Diego el 20 de enero. Fue detenido durante cuatro horas antes de ser devuelto.

Al igual que Cahana, Ochoa había fotografiado a miembros de la caravana de migrantes, incluidos aquellos que intentaban cruzar la frontera ilegalmente. Dijo que también había sido fotografiado por agentes de la Patrulla Fronteriza y que la policía mexicana también había tomado una fotografía de su pasaporte.

El ex abogado de los Estados Unidos en San Diego, Charles LaBella, quien fue fiscal federal durante unos 25 años, dijo que los informes eran sorprendentes.

"Nunca lo he visto", dijo LaBella el viernes.

Típicamente, explicó, poner una alerta en el pasaporte de alguien a través de Interpol o de una agencia de aplicación de la ley "por lo general requiere algún tipo de proceso legal", con un juez que debe aprobar la solicitud o los cargos presentados.

Hiroshi Motomura, un experto en leyes de inmigración y profesor en UCLA, dijo que los informes, si eran ciertos, eran preocupantes.

"Me pregunto si esto es un movimiento de represalia por parte del gobierno", cuestionó. "Representa un intento de interferir con el derecho a un abogado".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
47°