Anuncio
Share
LA Times Español

Newsom debe olvidarse del viaje a El Salvador y centrarse en los problemas de California

newsom1

La semana pasada, el gobernador Gavin Newsom habló en la Clínica Monseñor Óscar A. Romero de LA sobre la migración de Centroamérica y su próxima visita a El Salvador. (Dania Maxwell / Los Angeles Times).

(Los Angeles Times)

Al principio, parecía una broma de inicios de abril. Pero no, era sólo un ambicioso gobernador novato que intentaba jugar al líder mundial.

El gobernador, Gavin Newsom, anunció la semana pasada que viajará a El Salvador para conocer “las causas fundamentales de la migración” a Estados Unidos.

¿Alguien en este hemisferio desconoce las causas por las que las caravanas de refugiados centroamericanos buscan asilo en Estados Unidos? Newsom respondió rápidamente a su propia pregunta en la misma oración: “Están huyendo de la pobreza y la violencia en sus países de origen”.

Esa ha sido una razón por la cual los humanos han emigrado por miles de años. Escapar de la pobreza y los acosadores, buscan oportunidades y una vida mejor, estos han sido los motivadores principales desde siempre.

Anuncio

Entonces, considere la “misión de investigación” del gobernador completa, antes incluso, de abordar un avión, tal vez él también podría leer un libro y utilizar Google. Esto debería ser ya una misión cumplida, antes de pasar casi una semana en el peligroso país de El Salvador y estar rodeado de guardaespaldas de California.

El viaje será pagado por la Fundación de Protocolo del Estado, un grupo que financia los gastos del gobierno.

Newsom debería pagar su viaje él mismo. Y con eso quiero decir, personalmente, de su cuenta de cheques, no de un grupo político que rebosa de donaciones para intereses especiales.

De todos maneras, el nuevo gobernador no ha estado en este trabajo el tiempo suficiente - tres meses - para ganar derechos a un viaje financiado.

Anuncio

No existe nada en la Constitución de California sobre el deber que tiene un gobernador de ponerse al día sobre por qué las personas emigran a EE.UU.

Y si Newsom quería involucrarse en asuntos extranjeros, debería haberse postulado para el Senado de Estados Unidos hace tres años cuando se abrió un escaño.

¿Por qué viaja a El Salvador realmente Newsom?

¿Por curiosidad? Eso probablemente sería lo más cercano a la verdad. ¿Para pulir su currículum agregando algunos puntos de discusión de política exterior para una carrera presidencial en 2024 o 2028? El tiempo está de su lado. Solo tiene 51 años. ¿Para que la gente de la nación se identifique con él? ¿Fortalecer su apoyo a los latinos? ¿Enfrentarse nuevamente con el presidente Trump?

Probablemente por todo lo anterior.

Trump se merece un fuerte golpe después de anunciar el pasado sábado que está recortando aproximadamente $500 millones en ayuda a El Salvador, Guatemala y Honduras, afirmando que no están haciendo lo suficiente para detener la migración. Así que Newsom lanzó un golpe sin salir de California, acusando a Trump de tratar de “ganar puntos políticos baratos”.

Una encuesta estatal realizada por el Instituto de Políticas Públicas de California mostró la semana pasada que los votantes están de acuerdo con el gobernador y se oponen al presidente en la cuestión de la inmigración. No hay ninguna sorpresa allí.

¿Debería Trump haber declarado una emergencia nacional para construir un muro a lo largo de la frontera de EE.UU y México? No, dice el 70%. ¿Está de acuerdo en que California evada la ley para proteger los derechos legales de los inmigrantes en el país? Cincuenta y cuatro por ciento favorecen esto. ¿Pero la represión federal contra la inmigración ilegal? Los votantes están divididos en partes iguales sobre si es algo bueno o malo.

Anuncio

Sospecho que los votantes preferirían que Newsom dedicara toda su atención a dirigir el gobierno estatal, el trabajo para el que lo eligieron. No recuerdo que haya hecho una promesa de campaña para ahondar en los orígenes de la migración.

Prometió proporcionar educación infantil temprana, reducir la falta de vivienda, desarrollar viviendas asequibles, brindar atención médica universal, reparar la plomería delta e intentar prevenir incendios forestales.

El gobernador tiene algunas buenas propuestas, pero necesitan ser promovidas e implementadas.

Cuando Newsom haga todo eso, puede recurrir a los molestos problemas de un sistema impositivo inestable, el abuso de las regulaciones ambientales que obstaculizan la construcción de viviendas y la educación inferior a K-12. Y no olvidemos ese costoso proyecto del tren bala.

En realidad Newsom, principalmente, se ha desplazado por todo el estado tomándose fotos aquí o allá, eso era lo que estaba haciendo cuando anunció su viaje a El Salvador en Los Ángeles. Señaló que 680.000 salvadoreños viven en California.

“Hemos pasado mucho tiempo enfocándonos en México, tratando de entender a México”, dijo el gobernador. “Es hora de poner ese mismo tipo de intención en Centroamérica. Empecemos por El Salvador”.

No, comencemos con las secciones empobrecidas del valle de San Joaquín, donde el agua es poco saludable para beber, y de ahí, pasamos a otros problemas dentro de las fronteras de California.

Newsom dijo que, se sintió inspirado cuando Trump le dio la espalda a los solicitantes de asilo. “Estoy más resuelto que nunca y estoy comprometido en esto a largo plazo”, dijo el gobernador.

Anuncio

Es “parte del papel y la responsabilidad de un gobernador”, dijo, ejercer la “autoridad moral” del estado sobre la inmigración. “Estados Unidos necesita liderazgo internacionalmente y California lo hará si esta administración quiere alejarse”.

Lo siento, pero un gobernador no es un respaldo presidencial. No es responsabilidad del gobernador asumir un papel que el presidente no quiere asumir.

Los gobernadores modernos siempre han apostado al extranjero, pero lo han hecho bajo el disfraz de “misiones comerciales”, aparentemente tratando de fortalecer la economía de California. Los viajes han sido en su mayoría divertidas excursiones de bajo valor económico. Una excepción fue el gobernador George Deukmejian, que vendía en Japón cargamentos de arroz de California en 1987, luego de que expertos comerciales le habían asegurado que era imposible.

Los gobernadores han abierto oficinas de comercio exterior que resultaron ser inútiles y que han sido cerradas cuando golpea la recesión. El gobernador Ronald Reagan cerró tres que heredó, argumentando, correctamente, que la empresa privada podría manejar tales misiones mejor que el gobierno.

Ahora, Newsom, está pensando en abrir algunos puestos en el extranjero. Su viaje a El Salvador será el primero que realice un gobernador de California a un país extranjero con el único propósito de verificar los motivos de inmigración.

Y debería ser el último.

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio