¿Netflix se está volviendo demasiado poderoso? ¿Será Spielberg nuestro salvador?

¿Netflix se está volviendo demasiado poderoso? ¿Será Spielberg nuestro salvador?

Cuando leí en los titulares que Steven Spielberg estaba “en guerra” con Netflix, literalmente me eché a reír.

En primer lugar, esa “guerra” parece consistir en que Spielberg planea sugerir que cualquier película que Netflix produzca o distribuya tenga un estreno en salas de cine de por lo menos cuatro semanas antes de ser considerada para un Oscar. No está haciendo circular una petición entre sus amigos para que nunca trabajen para Netflix o exigiendo que el transmisor publique sus números de audiencia o sus declaraciones de impuestos.

Netflix le devolvió la bofetada, sugiriendo que es una institución populista que pone el cine a disposición de los que viven en ciudades sin cines. Lo cual es bastante gracioso considerando que una de las razones por las que los pequeños cines están muriendo es... Netflix.

Pero también es hilarante que sea Spielberg quien, en el lenguaje de la cobertura, vaya a luchar. Recientemente vi partes de la película de Wim Wenders “Room 666”, en la que Wenders llevó a los cineastas uno por uno a una habitación de hotel durante el Festival de Cine de Cannes de 1982 para preguntar si el cine estaba muerto.

Directores como Jean-Luc Godard y Rainer Werner Fassbinder se mostraron elocuentes sobre el significado del cine, pero Spielberg se reclinó en su silla y habló sin parar sobre el dinero. Sobre lo costoso que era el cine, sobre cómo nunca hubiera podido hacer “Jaws” en ese momento, con la inflación y el deseo de los estudios de asegurarse de que obtuvieran un gran rendimiento de sus inversiones.

Tenía un punto en ese entonces, pero su protesta pasada parece estar en desacuerdo con su actual postura “anti-Netflix”. Netflix está gastando mucho dinero, prodigándolo a todo tipo de personas, aparentemente sin condiciones.

O tal vez una condición. Una condición muy grande. No importa lo que digan sus representantes en este momento, lo que Netflix realmente quiere es poder ganar un Oscar a la mejor película por una película que nunca se estrene en los cines. Quieren redefinir el cine sin el cine. Y esa es la condición que Spielberg quiere eliminar.

Esta es la parte en la que me siento obligada a decir que, como millones de personas en todo el mundo, me encanta Netflix. Me gusta mucho su contenido original. Me encanta cuando programas fabulosos pero poco vistos son salvados por “Netflix”. Me encanta cómo nos ha traído el mundo y todos sus subtítulos y cómo ha puesto en marcha una industria de streaming que hace que tantas cosas estén disponibles para mí exactamente cuando las quiero. (Extrañamente, no pude encontrar “Room 666” en ningún servicio de streaming). Tengo la aplicación de Netflix en mi teléfono y compré un iPad nuevo para poder utilizar la nueva función de descarga.

Pero también odio Netflix, a veces más que un poco. Odio cómo lanza el siguiente episodio antes de que pueda siquiera comprobar qué hora es, cómo tantos escritores de televisión parecen obligados a añadir minutos innecesarios a sus episodios sólo porque pueden, cuánta basura de televisión de otros países importa, especialmente de Gran Bretaña, cómo sus algoritmos de “también te puede gustar” parecen presuntuosos y absurdos.

También tengo un poco de miedo de Netflix; hay algo agresivamente amenazador en la forma en que sigue reuniendo en su seno a tantos talentosos creadores de televisión y cine. Los acuerdos de Netflix se anuncian casi semanalmente, y aunque me regocijo cada vez que una persona a la que admiro recibe el dinero y, se supone, la libertad de contar grandes historias, también me preocupa que Netflix sea un superbicho del capitalismo, que promete liberar a los artistas del mundo mundano, al mismo tiempo que está creando un super-colectivo en algún lugar oculto que controlará la tecnología y pondrá al mundo de rodillas. (Lo cual plantea la cuestión: ¿Alguien ha visto a Ryan Murphy o Shonda Rhimes últimamente?)

Sí, Netflix y sus compañeros de streaming deben ser elogiados por su voluntad y capacidad para financiar y transmitir una variedad mucho más amplia de narradores de historias que las cadenas de televisión y los estudios de cine tradicionales. (Y quizás esas cadenas y estudios deberían mirar más al contenido y menos a la plataforma digital mientras intentan competir).

Sin embargo, los monopolios siempre son problemáticos, especialmente cuando se trata de arte de cualquier tipo. Al igual que con Disney, Netflix es parte de una consolidación de contenido en la que un puñado de grandes y altamente rentables empresas controlan las historias que contamos y las que vemos.

Al igual que Amazon y todos los otros streamers, Netflix se dedica principalmente al negocio de la conveniencia, y la conveniencia puede llevar a una dependencia sin sentido. Spielberg puede que consiga, o no, obligar a Netflix a apoyar la noción tradicional de cine si quiere ganar el mayor premio de la industria, pero al adoptar una postura, al menos está forzando una discusión que deberíamos tener, no sólo sobre la diferencia entre el cine y la televisión, sino sobre lo dependientes que podríamos llegar a ser de una plataforma u otra.

Me encanta Netflix, pero no es, y nunca debería ser, la única alternativa.

 

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
56°