Nayib Bukele declara la victoria en las elecciones presidenciales de El Salvador

Nayib Bukele declara la victoria en las elecciones presidenciales de El Salvador

Una estrella de las redes sociales, de 37 años, que se comprometió a combatir la corrupción declaró su victoria en las elecciones presidenciales de El Salvador el 3 de febrero, luego de que los resultados preliminares lo colocaran con la mayoría de los votos.

Con el 80% de las papeletas contadas, Nayib Bukele, el ex alcalde de San Salvador, tenía el 54% de los votos. En segundo lugar se ubicó el magnate de los negocios Carlos Calleja, con un 32%, según los funcionarios electorales de El Salvador.

"En este momento podemos anunciar con total certeza que hemos ganado la presidencia de El Salvador en la primera ronda", dijo Bukele a sus partidarios.

Bukele necesitaba ganar con más del 50% de los votos para ser declarado ganador y evitar una segunda vuelta.

Una victoria de Bukele sería un gran golpe para el establishment político de El Salvador, que ha estado dominado durante dos décadas por solo dos partidos.

Los candidatos del partido Arena de la derecha o del FMLN, el partido de las antiguas guerrillas izquierdistas de El Salvador, han ganado todas las elecciones presidenciales desde que los acuerdos de paz de 1992 pusieron fin a la guerra civil que duró décadas en el país.

Bukele comenzó su carrera en política con el FMLN pero se postuló para presidente con la Gran Alianza por la Unidad Nacional, conocida como GANA, un pequeño partido de la extrema derecha.

Su promesa de formar una comisión anticorrupción en El Salvador ayudó a vencer a los votantes descontentos de Arena y el FMLN, que se han visto empañados por acusaciones de corrupción.

"Los otros partidos políticos han hecho un trabajo tan malo que no merecen ganar", dijo el trabajador del aeropuerto, Juan Canales, de 50 años, quien vino con sus hijas y su esposa para votar en un centro de convenciones de San Salvador el domingo 3 de febrero por la tarde. "Las personas son cada vez más pobres por las cosas que han hecho".

Canales había sido un entusiasta partidario de Arena durante años, pero esta vez emitió su voto para Bukele.

"Me parece el momento de probar otra opción", dijo.

Geoff Thale, investigador de un grupo de expertos con sede en EE.UU., la Oficina de Washington en América Latina, dijo que el aumento de Bukele es parte de un rechazo global al status quo.

"La gente está agotada por los sistemas políticos tradicionales", aseguró Thale. Pero agregó que no está claro qué significa exactamente Bukele más allá del rechazo del establecimiento.

Como candidato, Bukele esquivó las entrevistas y se retiró de los debates públicos, confiando en cambio en Twitter para comunicarse directamente con sus grandes seguidores. Él profesa no tener ideología política, un cambio significativo en un país que durante mucho tiempo ha estado fuertemente dividido entre líneas ideológicas.

"Si preguntas cuál es su programa, es muy difícil saberlo", dijo Thale.

La elección enfrentó a Bukele y Calleja, el candidato de Arena, contra Hugo Martínez, ex congresista y ministro de Relaciones Exteriores del FMLN. Martínez quedó en tercer lugar, con un 14%.

El presidente titular, Salvador Sánchez Cerén, del FMLN, es profundamente impopular y ha sido visto como inefectivo y removido de la vida cotidiana de los salvadoreños. No es elegible para postularse por segundo término consecutivo.

Más allá de la corrupción, varios ex presidentes han sido acusados ​​o condenados por malversación de fondos, la elección estuvo dominada por el debate sobre la economía y la seguridad.

Walter Guzmán, de 28 años, afirmó que también había votado por Bukele después de años de apoyar a otros partidos. Su principal preocupación era la seguridad. Si bien la tasa de homicidios en El Salvador ha disminuido en los últimos años, la nación todavía está dominada por bandas violentas que corren el riesgo de extorsión.

"Uno no puede salir a la calle sin correr el riesgo de encontrarse con un pandillero", dijo Guzmán.

Uno de cada cuatro salvadoreños vive fuera de El Salvador, la gran mayoría en los Estados Unidos.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
47°