Muere Doris Day; la legendaria actriz y cantante tenía 97 años

Muere Doris Day; la legendaria actriz y cantante tenía 97 años

Doris Day, una de las principales estrellas de taquilla de mediados del siglo XX que alcanzó una fama imborrable en las grandes pantallas de cine y puso un rostro a la mujer trabajadora de la América de la posguerra, ha muerto. Tenía 97 años.

La Fundación Doris Day confirmó que Day murió este lunes temprano en su casa de Carmel Valley, California. La fundación dijo que estaba rodeada de amigos cercanos.

"Había estado en excelente salud física para su edad, hasta hace poco tiempo que contrajo un grave caso de neumonía, que resultó en su muerte", dijo la fundación en una declaración enviada por correo electrónico.

Day, una ex cantante de big band y estrella de la grabación se alejó de Hollywood a principios de la década de 1970, había pasado la mayor parte de los últimos años en Carmel, donde era una activista de los derechos de los animales.

Cuando los musicales ligeros por los que era conocida originalmente comenzaron a pasar de moda a finales de los años 50, se modernizó interpretando a mujeres trabajadoras en comedias románticas.

Con una presencia en la pantalla burbujeante y una sonrisa cegadora, Day participó en películas como "Pillow Talk" (1959) y "Lover Come Back" (1961), dos de las tres películas que hizo con Rock Hudson.

Recibió su única nominación al Oscar por "Pillow Talk".

"Su personaje impactó un lado cultural muy importante, aprovechando lo que la mujer promedio de la posguerra estaba haciendo", dijo Drew Casper, un profesor de cine de USC, a The Times. "Estaba muy adelantada a su tiempo, era feminista antes de que existiera el feminismo".

"Todas las mujeres querían ser Doris Day, y todos los hombres querían casarse con alguien como ella", dijo Casper.

De 1948 a 1968, Day apareció en 39 películas, la mayoría de las veces como la chica sana que vive al lado. A los 46 años, hizo su última película, "With Six You Get Eggroll".

“Ella era el equivalente femenino de John Wayne o Clint Eastwood", escribió en una ocasión el crítico de cine del Times Kenneth Turan.

Era tan natural que cuando el director Michael Curtiz la descubrió tomando clases de actuación mientras hacía su primera película, "Romance on the High Seas" (1948), le dijo que parara, contó la actriz en "Doris Day": mi propia historia", su autobiografía de 1976 de A.E. Hotchner.

Day "era un estudio de actores por sí misma", dijo Hudson en su autobiografía. "Su sentido del tiempo, sus instintos, sólo mantuve los ojos abiertos y la copié".

Turan escribió: "Calamity Jane" (1953) y "Young Man With a Horn" (1950), en las que interpretó a una cantante de banda frente al trompetista, Kirk Douglas, entre otras películas, permitieron que su voz seductora y su "maravillosa manera de cantar una canción" tuvieran un peso dramático.

Cuando Day llegó a Hollywood, ya era una celebridad y se convirtió en una de las cantantes más populares de su generación.

Su interpretación de "Sentimental Journey", grabada con Les Brown y la Band of Renown en 1945, le trajo una avalancha de cartas de militares al final de la Segunda Guerra Mundial. Más de 50 años después, su versión de la canción llegó al Salón de la Fama de los Grammy.

Las canciones que cantó fueron nominadas para los Premios de la Academia media docena de veces. Dos ganaron: "Amor secreto" de "Calamity Jane", un musical que fue su película favorita; y "Que será, será, será" de "The Man Who Knew Too Much", la película de Alfred Hitchcock de 1956 que la caracterizó como una madre estadounidense neurótica en el extranjero. "Que será, será, será" también se incorporó al Salón de la Fama de los Grammy en 2012.

El álbum "Secret Love" se vendió bien e hizo que los productores se dieran cuenta del potencial de promoción cruzada entre las películas y la música, dijo Casper, quien ha proyectado las películas de Day en sus clases de la USC porque su talento y su mensaje "mostraban lo mejor de la cultura de la posguerra".

Sin embargo, su insistencia en hacer películas soleadas y optimistas le valió el rechazo de algunas feministas en los años sesenta, que pensaban que los papeles de Day glorificaban a una mujer ideal que nunca existió realmente.

En un ensayo de 1976 en la revista Ms., la crítica de cine Molly Haskell argumentó que Day era una proto-feminista que desafiaba "en su papel de mujer trabajadora, el destino limitado de las mujeres a casarse, vivir felices para siempre y no volver a ser escuchadas".

Day no sólo era una rara heroína de cine que trabajaba, sino que tenía grandes trabajos, haciendo de decoradora de interiores en "Pillow Talk" y ejecutiva de publicidad en "Lover Come Back". Sin embargo, no se podía discutir que la rubia y luminosa artista - eternamente alegre y a menudo vestida de blanco y negro - hacía temblar a los hombres.

"Ella transmitía una mezcla única de inocente sensualidad... no era tanto la mujer de al lado como la mujer que deseabas que viviera en la casa de al lado", escribió el crítico del Times Charles Champlin en 1988.

El novelista John Updike reveló su profundo enamoramiento de Day en un ensayo del New Yorker de 1976: "Cantando o actuando, logra producir, con su cara o con su voz, un'efecto', un salto o temblor, que nos toca profundamente".

Los exhibidores de películas colocaron a Day en su encuesta anual de las principales estrellas de taquilla 10 veces durante las décadas de 1950 y 1960. Cuatro veces ocupó el primer lugar.

Entre sus coprotagonistas se encontraron personajes de su época: Frank Sinatra en "Young at Heart" (1954), Clark Gable en "Teacher's Pet" (1958) y Jimmy Stewart en "The Man Who Knew Too Much" (El hombre que sabía demasiado), un thriller considerado una de sus mejores películas.

De los cientos de canciones que grabó Day, la balada "Que será, será" se convirtió en su marca registrada. Day lo descartó inicialmente como una canción de cuna, pero adoptó su estribillo - "lo que sea, será" - como su filosofía para tratar con una vida personal turbulenta que contrastaba con su presencia en la pantalla de corte limpio.

"He tenido una vida perfectamente podrida", le dijo a Hotchner.

Cuando Day no quiso hablar con David Kaufman para su biografía de 2008, creyó que era porque se sentía "completamente disociada de quién era `Doris Day'", dijo a The Times. Sus amigos la llamaban "Clara", un apodo que le puso el actor Billy De Wolfe.

Casada cuatro veces, Day fue golpeada cuando estaba embarazada por su primer marido, el trombonista, Al Jorden, y se divorció a los 21 años. Más tarde Jorden se suicidó. Su segundo esposo, el saxofonista George Weidler, la abandonó a los pocos meses y dijo que no quería ser conocido como el Sr. Doris Day.

Cuando el esposo No. 3, Marty Melcher, el administrador y arquitecto de su carrera, murió en 1968 después de 17 años de matrimonio, se enteró de que él "había conspirado secretamente" para aniquilar su fortuna, dijo Day a The Times en 1976.

Había perdido 20 millones de dólares de sus ganancias, posiblemente a través de malas inversiones, y le había dejado 500.000 dólares en deudas. También la comprometió a protagonizar una serie de televisión sin decírselo a ella.

"Casi lo mejor que Marty hizo por mi madre fue morir cuando murió", dijo su hijo, Terry Melcher, en su autobiografía.

Ella demandó al socio de negocios de Melcher, el abogado Jerome Rosenthal, por fraude y mala praxis y se le otorgó casi $23 millones en 1974. Ella llegó a un acuerdo por 6 millones de dólares en lugar de alargar el caso en la apelación.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
70°