Milenios chinos transforman la economía al rechazar aburridos empleos en fábricas

Milenios chinos transforman la economía al rechazar aburridos empleos en fábricas

La vida como hormiga obrera industrial de China no le conviene a Liu Xu: levantarse temprano para ir a la fábrica, trabajar 11 horas operando una máquina de herramientas, comer todas sus comidas en el lugar de trabajo e irse a la cama, sólo para despertar y hacer lo mismo.

Sus padres pasaron la mayor parte de sus vidas en funestos empleos, su padre en obras de construcción y su madre en fábricas, pero Liu Xu, de 23 años, duró sólo un año en una fábrica en la ciudad de Dongguan, en el sur de China. La compañía invirtió la mitad de ese tiempo en entrenarlo para manejar una máquina y terminó dejándolo.

Al igual que Liu, una generación de jóvenes chinos está dando la espalda a los empleos en fábricas que alguna vez impulsaron el crecimiento de China -y están ayudando a transformar la economía al hacerlo.

"La vida en la fábrica era realmente aburrida y repetitiva", dijo Liu. “Todos los días que llegaba a la fábrica, sentía que eso era todo lo que había en mi vida. Yo iba a terminar en esa fábrica para siempre.

“Era como sentirse atrapado, sólo moviéndote entre tres lugares durante tu vida: el trabajo, tu casa y el bar. No pude acostumbrarme a las condiciones de trabajo y tenía que usar un uniforme todos los días".

Los jefes de las fábricas, por su parte, desprecian a los milenios chinos y los consideran como una generación perezosa y mimada, más interesados ​​en el ocio y los bienes materiales que sus antepasados ​​trabajadores.

Los patrones se quejan de que es difícil encontrar suficientes nuevos trabajadores jóvenes para reemplazar a los antiguos, incluso cuando China pasa de ser la capital de mano de obra barata y de bajos salarios a una economía postindustrial basada en industrias de alta tecnología y servicios orientados al consumidor - de acuerdo con el National Committee of Chinese People's Political Consultative Conference, se prevé que la fuerza laboral disminuirá rápidamente (en 100 millones cada 15 años a partir de 2020).

Mientras tanto, los jefes de fábrica se quedan cortos en encontrar empleados adecuados, ya que algunas fábricas se automatizan más rápidamente que otras.

En una fábrica de componentes automotrices en la ciudad de Taishan, en el sur de China, el aire caliente y húmedo huele a pintura. La vicepresidenta Li Na camina enérgicamente, sus pies golpeando el piso de la fábrica como una eficiente máquina, pasan por una pequeña habitación con paredes de vidrio donde un trabajador se sienta en una cubeta volteada hacia arriba, pintando los componentes metálicos de un automóvil sobre una banda transportadora.

El empleado es un hombre mayor, mira por encima de su máscara de respiración con ojos aburridos antes de volver a la línea de producción.

Los trabajadores mayores "leales" se están volviendo más difíciles de encontrar, dice Li, mientras los niños "mimados", de la generación pasada, que vivían bajo la política de un ‘sólo hijo’ dan la espalda a los empleos de las fábricas.

"Si se quejan con sus padres de que no les gusta trabajar en una fábrica, sus padres simplemente les dicen que dejen el trabajo", dice Li, una mujer alegre de unos 30 años cuyos dedos bailan incesantemente sobre su teléfono inteligente mientras responde las preguntas. Ella dice que los trabajadores jóvenes rara vez permanecen por largo tiempo.

Durante generaciones, los empleos poco calificados en las fábricas fueron el alma del increíble crecimiento de China. Eso mejoró los estándares de vida, pero también vio cambios en las expectativas laborales. A medida que el gobierno fomenta las industrias de alta tecnología para hacer frente al dominio global de EE.UU, los fabricantes baratos y de alto volumen son sorprendidos enfrentando salarios más altos y escasez de mano de obra, luchando para competir con naciones como Camboya, Tailandia y Vietnam.

"Es casi imposible encontrar a una persona nacida después de la década de 1990 para que venga y aprenda a hacer el trabajo", dijo Dai Wei Yan, quien estaba reclutando para un fabricante de ropa en una feria de trabajo en Dalang, una ciudad a 14 millas al suroeste de Dongguan. Hace dos décadas, casi todos sus empleados andaban en sus 20’s. Ahora casi ninguno tiene esa edad.

"Las personas más jóvenes están obteniendo mejores empleos a través de la educación superior, o están aprendiendo habilidades específicas como cocinar o iniciar sus propios negocios", dijo. Su compañía ahora envía productos a fábricas en Vietnam y Camboya para terminar y para reducir los costos laborales.

Dongguan es un centro de fabricación en expansión en el corazón del delta del río Pearl que produce artículos electrónicos, piezas de computadoras, zapatos y muebles, y exporta $104 mil millones en productos por año. Los letreros LED rojos similares a cajas que se encuentran fuera de las fábricas emiten sonidos de sirena para tratar de atraer trabajadores: "estamos contratando" y "únete a nosotros".

Los hombres de edad avanzada que buscaban trabajo se sentaban en cuclillas en la acera fuera de las fábricas con sus maletas. Algunos recorren las calles arrastrando sus maletas de ruedas, buscando los mejores salarios y condiciones. Al mediodía, acuden a cafeterías baratas con taburetes de plástico para comer fideos calientes.

Pero mientras la mayoría de los trabajadores de más edad buscan trabajo permanente, los buscadores de empleo milenios reconocen que están buscando sólo algunos meses de trabajo que les sirva de trampolín para algo mejor, como una pequeña empresa de nueva creación.

Algunas de las fábricas son como ciudades pequeñas, con adaptaciones para trabajadores con filas tras filas que esperan secar su ropa. Otras son sólo pequeñas familias, pero todas luchan por encontrar suficientes trabajadores.

En una esquina de la zona industrial de Dongguan, una joven pareja cuestiona a un agente de reclutamiento, Huang Wen Cheng, con preguntas sobre las condiciones en las fábricas que él representa.

"Tienes que estar de pie durante 12 horas, no puedes sentarte. Te acostumbras a ello después de la primera semana, y entonces estarás bien", los alienta, pero se alejan.

"Los trabajadores se están volviendo muy exigentes. Están preguntando si tienen que ponerse de pie o si pueden sentarse”, dice Huang. "Por lo que sé, casi todas las fábricas de aquí tienen que estar en la línea de producción y son muchas horas, de 8 am a 9 pm o 10 pm”.

El término milenios a menudo evoca a los jóvenes de las grandes ciudades de China, privilegiados y con movilidad ascendente, educados en la universidad. Pero los trabajadores jóvenes menos capacitados y menos educados son igualmente importantes para el cambio de China a una economía orientada al consumo y los servicios domésticos.

Los milenios chinos a menudo son encuestados por consultores de negocios y mercaderes ansiosos por descubrir los secretos de la generación que impulsa el consumo chino: tienden a ser emprendedores, “buscadores de la felicidad” y quieren plenitud, no sólo estabilidad financiera en su trabajo.

Según la consultora de negocios Brunswick, el 97% de los milenios chinos preferirían trabajar para una empresa cuyos valores fueran similares a los suyos. Viven en sus teléfonos inteligentes, compran online, juegan videojuegos, navegan en redes sociales, ordenan entregas de restaurantes y emiten videos en vivo.

Liu se graduó después de tres años de la escuela técnica y está feliz de hacer un trabajo poco calificado, siempre y cuando no tenga que trabajar en una fábrica, de ahí su decisión de renunciar a su trabajo de fábrica a pesar de una capacitación de seis meses para operar equipo de producción de metal de precisión.

Creció como hijo de campesinos pobres y rurales que abandonaron su pueblo natal para buscar trabajo. Su padre trabajaba en la construcción y su madre trabajaba en una fábrica. La paga era baja, pero trabajaron duro y sacrificaron todo por él.

Cuando les dijo que odiaba su trabajo en la fábrica de Dongguan, apoyaron su decisión de renunciar, "porque ningún padre quiere que sus hijos trabajen en una fábrica para otra persona durante toda su vida".

"Sentí que era capaz de hacer algo mejor", dijo.

Liu se sienta detrás de un mostrador en una empresa de mensajería, rodeado de pilas de cajas y paquetes. El negocio se está sumando a la gigantesca y creciente industria de compras online de China. Su trabajo, empacar y enviar paquetes, es fácil en comparación con operar una máquina de metal de precisión. Le paga $820 al mes, $74 más de lo que paga la fábrica.

"Aquí, no siento tanta presión. El trabajo es realmente simple", dice.

Las horas aún son muchas, pero puede relajarse y pasar el tiempo navegando por Internet en su teléfono inteligente cuando el trabajo está tranquilo. Duerme en una habitación encima de la tienda.

"Si trabajas en una fábrica, hay tantas reglas y pequeñas regulaciones que debes obedecer", dice. "Esto es libertad".

El cambio de Liu refleja el creciente papel que desempeña el sector de servicios. El gobierno dice que el crecimiento en el sector como el comercio electrónico y las finanzas cambiará la dependencia principal de la nación en la industria pesada de mano de obra, un cambio tectónico ya visto en las cifras: la manufactura representó el 47% del PIB en 2010, pero sólo el 40% en 2017 -cuando los servicios representaron más del 50%.

En la primera mitad de 2018, el sector de servicio contribuyó con el 60.5% del crecimiento económico de China y representaron el 45% del empleo, según la agencia de noticias estatal Xinhua.

Liu desea iniciar su propio pequeño negocio. "Quiero aprender a hacer barbacoa o cocinar porque soy un entusiasta. Me encantaría tener mi propio pequeño restaurante".

Ma Jinhang, de 45 años, renunció a su trabajo en una compañía de electricidad provincial en la ciudad de Xining en la provincia de Qinghai, en el centro de China, atraído por una fábrica de zapatos que ofrecía empleos de publicidad en la distante Dongguan a $615 al mes. Viajó 36 horas en el tren lento, sólo para encontrar que el salario era en realidad $450.

Renunció después de dos meses y ahora se queda desconsolado en las afueras de un albergue de varios pisos para migrantes y de bajo costo, donde los niños pequeños se tambalean y un puñado de trabajadores migrantes charlan.

"Todos son mentirosos", dice Ma con enojo, criticando a los jefes de la fábrica de zapatos. “Me fui porque el salario era muy bajo, demasiado bajo. Fue insoportable y era una jornada de 13 horas al día.

"Los supervisores siempre te molestaban, 'trabaja más rápido, trabaja más rápido'. Las comidas eran terribles. Sentía como si estuvieran criando ganado".

"Voy a volver a Xining", dice. "Prefiero ser un limpiador de calles en mi ciudad natal que trabajar en este ambiente inhumano".

Yang Qiang, de 24 años, viaja a toda velocidad en una motoneta scooter, con un casco amarillo, es uno en un ejército de repartidores en un negocio de comercio electrónico y entrega de alimentos con un valor de $35 mil millones. Creció como hijo de granjero en la zona rural de Hunan y llegó a Dongguan después de graduarse de la escuela secundaria, trabajando primero en una fábrica de zapatos, emparejando y empacando zapatos por $447 al mes.

"La paga era terrible", dice. “Era tan repetitivo, destructor de almas y aburrido. Si te quedas mucho tiempo en la fábrica, bien podrías estar muerto. Habrías abandonado tu vida por la compañía".

A su alrededor había trabajadores mayores que "no tenían las agallas para irse, a pesar de las malas condiciones de trabajo.

"No había libertad".

Como repartidor en motoneta, duplicó su salario de fábrica, ganando $1.194 al mes. Ahora está ahorrando para iniciar un negocio.

Los salarios de las fábricas en China se han multiplicado por cinco desde 2005 según el Índice Global de Competitividad de Fabricación 2016 de Deloitte, mientras que los salarios siguen siendo mucho más bajos en países como Vietnam, Tailandia e Indonesia. La fábrica de Li redujo el personal de 400 trabajadores a 300 a través de la automatización el año pasado.

"Los costos laborales son altos en China en estos días", dice Li. “En el futuro, es una necesidad una mayor automatización para que nuestra compañía continúe creciendo. Gastaremos más en maquinaria nueva, nuestra fuerza laboral se reducirá aún más. Muchas otras empresas en la región también están haciendo lo mismo".

Zhou Qiyin, de 33 años, se abrió camino hasta convertirse en gerente de una gran fábrica de herramientas de precisión y comenzó su propia pequeña fábrica hace dos años. No logra que los jóvenes se interesen en aprender a operar sus máquinas de metal de precisión.

"Hay muchas familias que no están dispuestas a dejar que sus hijos trabajen en una fábrica", dijo. "Los jóvenes en estos días no quieren trabajar demasiado porque pueden tener una vida fácil y salir a comer".

Pero para China, todo es parte del plan. Que alguien más sea la fábrica barata del mundo. Su generación milenaria de 400 millones de personas, con mejores salarios y más tiempo libre para gastar dinero, está impulsando la transformación de la economía.

“Debido a la economía que está creciendo en las últimas décadas, cada familia es lo suficientemente rica como para dar una buena vida a sus hijos. Ahora, los jóvenes quieren jugar ", dice de los milenios Hayes Lou, director de la Asociación de Negocios de Taiwan de Dongguan. “Quieren una vida fácil, dinero fácil, no quieren trabajar en una fábrica".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
70°