LA Times Español

México enfrentó a los migrantes centroamericanos con mayor dureza. Esto le costó la vida a un hombre

Henry Díaz Reyes y otros 1,500 migrantes centroamericanos acababan de pasar a las autoridades guatemaltecas y cruzaban un puente fronterizo hacia México.

La policía federal mexicana los estaba esperando con equipos antimotines. La entrada oficial a la frontera estaba cerrada, dijo la policía.

Los inmigrantes gritaron obscenidades y lanzaron piedras a la policía, que respondió lanzando gases lacrimógenos.

A medida que se intensificaba la confrontación el 28 de octubre, los proyectiles comenzaron a volar por el aire. Uno de ellos golpeó a Díaz, quien cayó al suelo, sangrando de la cabeza. Los rescatistas lo llevaron al hospital, donde el joven de 26 años fue declarado muerto.

"Tenía muchos planes", dijo su media hermana, Glenda Reyes, que vive en Florida. Planes para trabajar en Estados Unidos y que su hijo aprendiera inglés. Planes para reunirse con miembros de la familia que habían hecho el viaje hacia el norte y finalmente llevaban una mejor vida. "Se la quitaron", dijo Reyes.

Las confrontaciones a gran escala en la frontera sur de México eran desconocidas hasta octubre. Anteriormente, los agentes de inmigración mexicanos deportaban regularmente a los centroamericanos que se encontraban en el país ilegalmente, pero generalmente después de interceptar a individuos o pequeños grupos dentro de México en los puntos de control a lo largo de las carreteras o vías férreas.

Eso cambió en el período previo a las elecciones de noviembre en Estados Unidos, cuando el presidente Trump comenzó a referirse a las caravanas de migrantes como invasiones y amenazó con retener la ayuda a México y las naciones centroamericanas si no podían detenerlas.

En respuesta, el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, ordenó a cientos de policías federales que se dirigieran a la frontera sur, lo que los colocó en curso de una colisión con los grupos de migrantes, principalmente de Honduras que se dirigían al norte a través de Guatemala.

No está claro qué entrenamiento o instrucciones recibió la policía en el puente fronterizo.

Docenas de migrantes y 10 policías resultaron heridos el día que mataron a Díaz.

Una autopsia realizada por las autoridades guatemaltecas encontró que Díaz murió de una lesión cerebral traumática.

Las autoridades mexicanas han dicho que la policía sólo disparó gases lacrimógenos. Sin embargo, en la escena se encontraron cartuchos que, según los expertos parecen provenir de proyectiles poderosos diseñados para penetrar puertas u otras barreras y liberar sustancias químicas irritantes, pero no para disparar a la gente.

Los expertos basaron sus opiniones, creadas de forma independiente, en dos imágenes de carcasas: una tomada por un fotógrafo que trabaja para el Times, quien se encontraba a varios pasos de Díaz cuando colapsó, la otra capturada por un periodista que trabajaba para otra compañía y subía su información a YouTube.

Una autopsia realizada por las autoridades guatemaltecas encontró que Henry Díaz Reyes murió de una lesión cerebral traumática. Las autoridades mexicanas han dicho que la policía solo disparó gases lacrimógenos. Sin embargo, en la escena se encontraron casquillos que dos expertos en tácticas policiales identificaron como proyectiles poderosos. (Jeff Abbott / For The Times)
Dos expertos examinaron varias imágenes de cubiertas, incluida una tomada por un fotógrafo que trabaja para The Times. (Jeff Abbott / For The Times)
Una autopsia realizada por las autoridades guatemaltecas encontró que Henry Díaz Reyes murió de una lesión cerebral traumática. Las autoridades mexicanas han dicho que la policía sólo disparó gases lacrimógenos. Sin embargo, en la escena se encontraron casquillos que dos expertos identificaron como de proyectiles de gran poder. (Jeff Abbott / For The Times)

Fabricados por Combined Systems Inc., que tiene su sede en Jamestown, Pensilvania, los proyectiles están destinados a ser utilizados durante "situaciones tácticas específicas", como tomas de rehenes, de acuerdo con las especificaciones del producto. La compañía advierte a los usuarios que "tengan mucho cuidado y precaución para minimizar la posibilidad de que este proyectil golpee a un humano". La compañía no respondió a las repetidas solicitudes por comentarios.


"No debe usarse para el control de multitudes", dijo un experto en armas de la Fundación de Investigación Omega, una organización sin fines de lucro que rastrea el uso de armas por parte de la policía y los militares. El especialista no pudo ser nombrado debido a la política de la compañía.

La otra experta, Ara Marcen Naval, defensora de los derechos humanos en Amnistía Internacional, dijo que disparar esos proyectiles contra una multitud "viola las normas y los estándares internacionales de derechos humanos" que especifican cuándo y cuánto los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley pueden usar la fuerza.

Un funcionario mexicano que habló bajo condición de anonimato negó que la policía federal haya disparado tales proyectiles y dijo que la policía no usa ningún producto fabricado por Combined Systems Inc. Al preguntarle de dónde pueden haber salido los proyectiles, el funcionario dijo: "No tenemos esa información”.

Grupos de derechos humanos y periodistas han documentado el uso anterior de los mismos proyectiles por parte de la policía, incluso contra multitudes que se manifestaron cuando Peña Nieto asumió el cargo en 2012.

El día después de la muerte de Díaz, el resto de los migrantes con los que viajaba cruzaron el río Suchiate de manera ilegal y continuaron su viaje hacia el norte, en su mayoría sin restricciones de las autoridades mexicanas.

El cuerpo de Díaz fue enviado de regreso a casa con la ayuda del gobierno hondureño. El simple ataúd de madera se colocó en la sala de la casa pequeña que Díaz había compartido con su abuela y otros seis familiares en las afueras de Tegucigalpa, la capital hondureña.

Díaz salió de Honduras porque estaba constantemente sin dinero, dijeron sus familiares. Los $250 al mes que ganaba como conductor de un camión de reparto apenas eran suficientes para comprar comestibles y pagar "impuestos" a las pandillas para cruzar su territorio en sus rutas.

Tres veces había intentado el peligroso viaje de 1,500 millas a la frontera de Texas, y tres veces falló, la más reciente en 2017. Pero la posibilidad de viajar al norte en un grupo numeroso, sin pagarle a un contrabandista miles de dólares, sin tener que pagar a los carteles mexicanos que controlan la ruta, le dio a su sueño una nueva posibilidad.

Su ex esposa y su hijo de 7 años se fueron a mediados de octubre en la primera caravana de migrantes, la que atrajo la atención internacional después de que Trump tuiteó airadamente al respecto. De regreso en Honduras, Díaz vio imágenes de televisión que mostraban a los miembros de la caravana aclamados como héroes mientras viajaban hacia el norte a través de Guatemala, donde los lugareños les daban comida y lugares para dormir y los motivaban desde un lado de la carretera.

Una foto muestra a Henry Díaz Reyes con su hijo de 7 años, Jafed. Carolyn Cole / Los Angeles Times)
Felina Banegas, de 74 años, es la abuela de Henry Díaz Reyes. El joven tenía su primer nombre tatuado en su pecho. Carolyn Cole / Los Angeles Times)
Glenda Reyes, de 33 años, izquierda, y su hermana, Angélica Reyes, de 24, lloran la muerte de su hermano, Henry Díaz Reyes. "Tenía muchos planes, y ellos se la quitaron", dijo Glenda. Carolyn Cole / Los Angeles Times)
(Arriba) Henry Díaz Reyes con su hijo de 7 años, Jafed. (Abajo a la izquierda) Felina Banegas, de 74 años, es la abuela de Henry Díaz Reyes. (Abajo a la derecha) Glenda Reyes, 33, a la izquierda, y su hermana, Angélica Reyes, 24, lloran la muerte de su hermano, Henry Díaz Reyes.(Carolyn Cole / Los Angeles Times)

Cuando Díaz se enteró de que se estaba formando una segunda caravana, le dijo a sus familiares que se iba. Esa noche, en la sala de la casa de su abuela, con las paredes descubiertas, excepto por unas pocas fotos enmarcadas de la familia, se desató un debate.

"Será difícil", le dijo su tío, Orlando Reyes Vanegas, de 53 años. "Estados Unidos no es como piensas".


Reyes habló por experiencia. Había cruzado ilegalmente a Estados Unidos para encontrar trabajo en la década de 1980 antes de regresar unos años más tarde, añorado por su familia y desanimado por el racismo que dijo que encontró en los suburbios de Washington, DC.

"Vas a sufrir mucho", le advirtió a su sobrino. "Tal vez no está en el plan de Dios".

Pero Díaz apenas lo oyó. Durante años, había escuchado con asombro las historias más seductoras sobre la vida en EE.UU. de otros miembros de la familia que habían ido allí.


Glenda Reyes y otra media hermana habían obtenido residencia legal gracias a su padre, un ciudadano de EE.UU., y ahora limpiaban casas en Naples, Florida. Sus hijos comían en McDonald 's cuando querían, asistían a buenas escuelas y hablaban inglés.

Díaz quería lo mismo para Jafed, su hijo.

Su abuela, Felina Vanegas, también había ido recientemente a Naples, legalmente, para buscar tratamiento para una afección cardíaca.

Díaz echaba de menos a su abuela de 74 años, quien lo había criado cuando su propia madre estaba ausente.

El día que decidió dejar Honduras, Díaz se hizo tatuar el primer nombre de su abuela en el pecho.

"Si muero, al menos la mantendré cerca de mi corazón", dijo Díaz a sus familiares antes de dirigirse a la estación de autobuses.

Díaz viajó a la ciudad hondureña de San Pedro Sula para encontrarse con la segunda caravana. El grupo mantuvo un ambiente festivo mientras cruzaba a Guatemala, algunos migrantes cantaban para mantener el ánimo.

El 27 de octubre, los inmigrantes llegaron a la ciudad guatemalteca de Tecun Uman, justo al otro lado del río Suchiate desde México. Esa noche, durmieron en un parque público.

Cuando salió el sol, se dirigieron al puente, que había estado cerrado desde la primera caravana de migrantes que había pasado hace más de una semana.

Esos migrantes se abrieron paso hacia el puente, pero se dieron la vuelta después de que las autoridades mexicanas les lanzaran gases lacrimógenos y varios migrantes resultaran heridos en el caos que siguió. Trump agradeció públicamente a México por su demostración de fuerza en el puente ese día, incluso cuando cientos de migrantes cruzaron ilegalmente a través del río.

La segunda caravana no retrocedió. A medida que se desarrollaba la confrontación con la policía mexicana, Glenda la vio en televisión en Florida. Ella frenéticamente llamó a su hermano.

"Por favor, vete a casa", suplicó cuando él respondió. "Estás arriesgando tu vida".

Él le dijo que quería estar cerca del frente del grupo en caso de que las autoridades mexicanas abrieran la frontera.

"No puedo volver", gritó antes de colgar.

Unos momentos más tarde, observó en tiempo real cómo varios hombres jóvenes se llevaban el cuerpo inerte de su hermano. Cuando lo colocaron en una ambulancia, su camisa se abrió y se pudo ver el tatuaje de su abuela. >

El corresponsal especial Jeff Abbott en Tecun Uman, Guatemala, y Cecilia Sánchez de la oficina de la Ciudad de México contribuyó a este artículo.

Support our journalism

Please consider subscribing today to support stories like this one. Get full access to our signature journalism for just 99 cents for the first four weeks. Already a subscriber? Your support makes our work possible. Thank you.

kate.linthicum@latimes.com

Twitter: @katelinthicum

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles
57°