Anuncio
Share
LA Times Español

México comienza a buscar una salida a la última amenaza arancelaria de Trump

ebrard

El secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, habla con los periodistas en Washington el 3 de junio. Le acompaña la embajadora de México en Estados Unidos, Martha Bárcena. (Associated Press)

(Associated Press)

Altos funcionarios mexicanos lanzaron una campaña urgente para detener la última amenaza arancelaria del presidente Trump, diciéndole a la administración el lunes que estaban haciendo su parte para detener la migración a través de su territorio y que los impuestos sobre el comercio sólo perjudicarían las economías de ambas naciones.

Marcelo Ebrard, canciller de México, dijo que confía en que se pueda llegar a un acuerdo con Estados Unidos, ya que los aranceles punitivos provocarían un aumento en el número de migrantes que intentan cruzar la frontera entre México y Estados Unidos.

La semana pasada Trump sorprendió a los mexicanos y a los miembros de su propio gabinete al anunciar que aplicaría un arancel del 5% a los bienes importados de México a partir del 10 de junio, con incrementos del 5% hasta octubre, a menos que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador detenga el flujo de migrantes hacia Estados Unidos.

Ebrard, hablando con reporteros en Washington, no esbozó nuevas propuestas para presentar a los funcionarios de la administración Trump, sino que advirtió de las terribles consecuencias de la propuesta de Trump.

Anuncio

“Los aranceles, junto con los recortes de la ayuda financiera a los países del norte de América Central”, dijo Ebrard, “serían contraproducentes, no abordarían los flujos migratorios y podrían reducir la capacidad de México para ofrecer alternativas a los migrantes”.

En los últimos dos años, la mayoría de esos migrantes han sido centroamericanos que huyen de la violencia y la pobreza en Honduras, El Salvador y Guatemala y reclaman asilo en Estados Unidos, lo cual es legal bajo la ley de Estados Unidos. La inmigración ilegal procedente de México, en sí misma, ha disminuido drásticamente con respecto a los niveles anteriores.

Trump, sin embargo, culpa a México por no haber cerrado su frontera sur a los centroamericanos.

México es uno de los principales socios comerciales de Estados Unidos, y los aranceles aumentarían los precios para los consumidores de una amplia gama de productos, incluyendo automóviles, lavadoras, aguacates, frutas frescas, ropa y cerveza.

Anuncio

El presidente también ha anunciado planes para recortar la ayuda financiera a los tres países, conocidos como el triángulo del norte de América Central, donde la violencia y la pobreza han privado a muchos de un futuro viable.

México dice que esas políticas son erróneas. Haciéndose eco de López Obrador, Ebrard dijo que el enfoque debería estar en las causas fundamentales de la migración y en encontrar maneras de mejorar la economía y la seguridad en América Central.

También dijo que México ya estaba tomando las medidas que la administración Trump le había exigido, incluyendo la aceptación de migrantes que regresan a México desde Estados Unidos para esperar la resolución de las solicitudes de asilo -un proceso que puede tomar más de un año- así como la deportación de miles de personas. Las autoridades estadounidenses dijeron que México podría hacer mucho más, especialmente en su frontera sur.

“Las acciones punitivas por sí solas no funcionarán; no está funcionando”, dijo Ebrard. “Ya hemos hecho un gran esfuerzo”.

Sin esos esfuerzos, Ebrard y su equipo dijeron que este año un cuarto de millón de migrantes podrían haber entrado a Estados Unidos por la frontera sur.

El argumento mexicano obtuvo cierto apoyo de parte de un destacado republicano, el senador John Cornyn de Texas.

“Aprecio el compromiso inquebrantable del presidente Trump de asegurar nuestra frontera sur y hacer cumplir nuestras leyes de inmigración”, dijo Cornyn en una declaración. “Pero es importante recordar que cualquier acción que tomemos para asegurar nuestra frontera sur también debe tener en cuenta el importante papel que México juega en la economía de Estados Unidos”.

Ebrard llegó a Washington a última hora del viernes y pasó el fin de semana acompañado de otros miembros del  gobierno para trazar una estrategia. Le acompañan la ministra de Economía de México, Graciela Márquez; el ministro de Agricultura, Víctor Villalobos; y varios funcionarios de la Cancillería.

Anuncio

El lunes se planificaron reuniones con el secretario de Agricultura, Sonny Perdue, el secretario de Comercio, Wilbur Ross, el jefe interino del Departamento de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, y el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer.

Ebrard dijo que tenía la intención de reunirse con el Secretario de Estado, Michael R. Pompeo, el miércoles, cuando Pompeo regrese de una visita de Estado a Gran Bretaña. El Departamento de Estado, sin embargo, no ha confirmado eso, y no hay nada en la agenda de la secretaria para ese día.

Tampoco está en Washington el presidente Trump, que está en Gran Bretaña, y Jared Kushner, yerno y asesor del presidente, que ha servido frecuentemente como interlocutor entre México y la Casa Blanca.

Ebrard hizo llamadas telefónicas apresuradas a Pompeo y Kushner el viernes, antes de su viaje a Washington, y esperaba su apoyo para persuadir a Trump de que se retractara de las tarifas. El domingo, sin embargo, el jefe de personal de Trump, Mick Mulvaney, insistió en que el presidente hablaba “totalmente en serio” sobre los aranceles y que esperaba que al menos la primera ronda del 5% entrara en vigor.

Ebrard estuvo en Washington hace dos semanas, cuando pensó que él y los funcionarios estadounidenses habían acordado planes de desarrollo para América Central que ahora parecen condenados al fracaso.

Cuestionado acerca de qué estrategia podría emplear ahora, dijo: “Diplomacia; tenemos 200 años de diplomacia con Estados Unidos”.

“Tenemos que seguir haciendo exactamente lo que estábamos haciendo la semana pasada”, dijo Jesús Seade, viceministro de Asuntos Exteriores para Estados Unidos. “Esta es una enorme roca en nuestro camino y pondrá en peligro nuestras economías”.

Ebrard no discutió las concesiones que su gobierno podría estar dispuesto a hacer, excepto para decir que México seguía oponiéndose a ser declarado un “tercer país seguro”, lo que requeriría que los solicitantes de asilo en Estados Unidos presentaran sus solicitudes en México sin llegar nunca a territorio estadounidense. La administración Trump ha estado defendiendo esa idea porque probablemente disminuiría dramáticamente el número de casos de asilo.

Anuncio

Ebrard y su equipo se hicieron eco de la evaluación de los legisladores republicanos y otros que advirtieron que la disputa arancelaria perjudica las posibilidades de ratificar el nuevo acuerdo comercial entre Estados Unidos, México y Canadá, redactado como una versión actualizada del TLCAN y defendido por Trump.

Hasta ahora López Obrador no ha respondido de la misma manera al tono amenazador de Trump, insistiendo en que a pesar de la retórica beligerante del presidente, el gobierno mexicano quiere seguir siendo amigo de Estados Unidos.

“No vamos a quedar atrapados en una confrontación”, repitió López Obrador el lunes en la Ciudad de México. “Seguimos considerando que el gobierno de Estados Unidos es amigo del gobierno de México, y yo quiero seguir siendo amigo del presidente Donald Trump”.

Los dos nunca se han conocido, pero se dice que Trump admira lo que a veces se describe como el estilo iconoclasta de López Obrador. Llegó a la oficina en diciembre. Su predecesor, Enrique Peña Nieto, sufrió tanto en popularidad como en credibilidad por sus relaciones con el presidente de EE.UU, al no ser visto como suficientemente duro frente a los insultos y desafíos de Trump.

López Obrador, por el contrario, tiene un índice de aprobación extremadamente alto, lo que le permite más espacio para maniobrar que el que tenía Peña Nieto.

“En honor a López Obrador, se puede decir que trabajó inmediatamente para reducir las tensiones”, informó el lunes Ian Bremmer, presidente del grupo de evaluación de riesgos de Eurasia, recién salido de las reuniones en la Ciudad de México. López Obrador “no quiere una guerra que no tiene capacidad de ganar y que sólo perjudicará más a su economía”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio