Anuncio
Share
LA Times Español

Metal ardiente llovía del cielo, trayendo muerte y preguntas a Yorba Linda

avion1

Los bomberos combaten un incendio causado por un accidente aéreo en Yorba Linda el 3 de febrero. (Marcus Yam / Los Angeles Times)

(Los Angeles Times)

En una tempestuosa tarde de domingo, un extraño zumbido atrajo la atención de Susan Bacha, seguida de un estruendo. Ella pensó que el sonido era de uno de los motociclistas que toman con mucha velocidad la curva de la calle y finalmente había chocado contra un auto.

Faltaba menos de dos horas para el Super Bowl, y muchos de sus vecinos en Crestknoll Drive estaban en casa o preparándose para una gran fiesta.

Al lado, el estruendo hizo que Marcia Prichard, de 83 años, dejara de leer su periódico. Ella pensó que era un trueno.

A través de su ventana, vio ramas y escombros cayendo de su árbol de eucalipto. Qué extraño, pensó, tal vez un terremoto. Cuando ella y su esposo vieron el fuego en la entrada de su casa salieron corriendo temiendo que su auto explotara.

Anuncio

En su lugar, encontraron un ala de avión envuelta en llamas.

Un Cessna 414 se había desmoronado sobre su vecindario de Yorba Linda, provocando una lluvia trozos de metal quemado sobre 16 casas en su bloque.

El fuselaje había cortado la parte superior del eucalipto de Prichards y aterrizó en la pendiente debajo de su casa. Una hélice cayó en la entrada de la casa de un vecino. Un motor yacía en un porche delantero.

Tres lotes al este, el fuego ardía a través de una casa con un agujero gigante en la mitad de la vivienda.

Anuncio

El piloto del Cessna 414 y cuatro personas en la casa incendiada murieron y otras dos personas resultaron heridas. El piloto fue identificado como Antonio Pastini de Nevada.

Los cuatro muertos en la casa fueron identificados el 6 de febrero por el forense del Condado de Orange como Roy Lee Anderson, de 85 años, de Yorba Linda; su esposa, Dahlia Marlies Leber Anderson, de 68 años, de Yorba Linda; Stacie Norene Leber, de 48 años, de Corona; y Donald Paul Elliott, de 58 años, de Norco.

El esposo de Marcia Prichard, Paul, no tenía idea de que sus vecinos murieron mientras agarraba la manguera de su jardín para apagar el ala en llamas. El calor era tan intenso que quemó sus rosas a un par de metros. El humo y el fuego de la calle convirtieron una ligera llovizna en un vapor surrealista.

Lo cerca que estuvieron de la muerte no los golpeó hasta más tarde.

“Cuando empezamos a pensar en eso, fue cuando nos empezó a molestar”, dijo Paul Prichard el miércoles 6.

“Miramos ese árbol”, dijo, señalando al eucalipto decapitado, “y dijimos: ‘Oh, Dios mío’”.

Pastini despegó del aeropuerto de Fullerton alrededor de la 1:35 pm y voló cerca de 10 millas, alcanzando una altura de 7,800 pies, según la Junta Nacional de Seguridad del Transporte. Numerosos testigos vieron su avión en llamas, cayendo en picada entre las nubes y dejando un rastro negro de humo, declararon las autoridades. Momentos después, la cola y las alas se desprendieron.

En una casa, un motor impactó a través de una ventana del primer piso, volando a través de dos habitaciones antes de aterrizar en un baño. Los fragmentos del tubo de escape se estrellaron contra una ventana del segundo piso y se derritieron en la alfombra.

Anuncio

Los vecinos sospechan que la segunda ala, que lleva un tanque de combustible, es lo que hizo estallar en llamas la casa donde murieron las cuatro personas. Era la única pieza grande del avión que no vieron en el vecindario.

Los investigadores de la Administración Federal de Aviación y la NTSB revisaron los restos el lunes 4 y recolectaron piezas de la aeronave, que fueron llevadas a una instalación de almacenamiento de Phoenix. Funcionarios de la NTSB dijeron que la investigación podría tomar 18 meses.

Tom Anthony, director del Programa de seguridad y protección de aviación de la USC, dijo que el video del accidente muestra que “el avión se rompió en el aire”.

“Podemos ver el fuego y el humo negro, y eso sugiere una gran cantidad de combustible”, dijo.

Anthony dijo que el campo de escombros de la aeronave refleja que esto fue una ruptura en el aire y que los restos esencialmente cayeron en dos áreas. Dijo que tales rupturas tienden a ser causadas por pilotos que ejercen una presión indebida en el marco del avión con altas velocidades, giros bruscos o ascensos drásticos.

Anthony dijo que la edad del avión, un Cessna de 1981, no es tan importante como la forma en que se le dio mantenimiento y voló durante años.

“Aquí es importante que los investigadores examinen el mantenimiento y las condiciones en que se mantuvo”, dijo. “Cómo fue operado en términos de altitudes, velocidades y cargas. Si pones muchas cargas pesadas en un avión, con el tiempo estresará el fuselaje”.

El mismo Pastini tiene un pasado misterioso.

Anuncio

Inicialmente fue identificado por las autoridades de California como un oficial de policía retirado de Chicago. Pero una portavoz del Departamento de Policía de Chicago dijo que Pastini nunca fue empleado por el departamento y llevaba una placa de policía de Chicago que había desaparecido desde 1978.

Carrie Braun, portavoz del Departamento del Sheriff del Condado de Orange, dijo que la placa de policía de metal recuperada del cuerpo de Pastini “parecía ser legítima”.

No está claro cómo Pastini consiguió la insignia.

Braun dijo que Pastini nació con el nombre de Jordan Isaacson y cambió su nombre en la década de 1970.

Según los registros, Pastini una vez fue dueño del restaurante Kim Lee’s Japanese Restaurant and Sushi Bar, en Gardnerville, Nevada, al sur de Carson City.

Un artículo de 1997 sobre programas juveniles en el Reno Gazette-Journal describía a Pastini, entonces propietario de Kim Lee’s, como un oficial de policía retirado de Chicago que había estado, según sus propias palabras, en “ambos lados de la ley, como criminal y policía”. Describió el hecho de haber nacido en un vecindario de griegos e italianos.

“Nos llevamos muy bien con los griegos, pero no nos llevábamos bien con los alemanes”, comentó Pastini al periódico. “Cuando nos metemos en una pelea, usamos nuestras manos y palos. Ahora, usan pistolas y cuchillos”.

En ese momento, le dijo al reportero que fue arrestado bajo sospecha de hurto mayor cuando tenía 14 años y agregó: "Éramos niños malos y nos trataron como tales. Tuvimos disciplina en esos días”.

Otro artículo en el Reno Gazette-Journal lo describió como un veterano de 17 años del Departamento de Policía de Chicago que se desempeñaba como un sargento detective cuando abandonó la fuerza en 1986.

Los artículos describen a Pastini como involucrado en programas juveniles y actos de caridad, incluso para ayudar a las familias de los oficiales de policía caídos. Un titular de una historia decía: “El ex policía trae un pedazo de Chicago con él”.

Una hija, Julia Ackley de Torrance, le dijo al Times que su padre era un piloto veterano que viajaba regularmente desde Nevada al sur de California para visitar a su familia.

El miércoles, Ackley se negó a hablar con un periodista cuando se le pidió que explicara por qué su padre había cambiado su nombre de Isaacson a Pastini.

Los residentes del vecindario se están enfrentando a la naturaleza anormal del desastre.

La mayoría de ellos son mayores, dijeron los Prichards, los que anidan en el vacío como ellos. Sus propios hijos, cuatro hijas, han crecido y se han mudado. Con ellos se fue parte del ‘pegamento’ que mantenía unida la calle.

Los Prichards solo habían hablado con los Anderson un par de veces. Parecían amistosos, a menudo llevando el periódico a la puerta de un vecino anciano.

En los 46 años de Prichards en el vecindario, han tenido problemas ocasionales con los peligros: algunas evacuaciones de incendios en las laderas, la redada de un establecimiento de marihuana.

Si bien ella se siente mal por las víctimas y su familia, dijo Prichard, la aleatoriedad de la tragedia lo hizo menos aterrador. No fueron blanco de “algún asesino o asesino en serie”, dijo.

Un avión simplemente cayó del cielo.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio