Menor es separado de su padre en la frontera después de que su madre fue asesinada en Tijuana

Menor es separado de su padre en la frontera después de que su madre fue asesinada en Tijuana

Después de que perdió su tarjeta de residencia tras una condena por delito grave y fue deportado a México, Sergio Ángel Martínez López pensó que nunca regresaría a los Estados Unidos.

Eso cambió este verano después de que su esposa fue asesinada en una ráfaga, en un tiroteo, según informes de prensa. Martínez decidió huir con su hijo, de casi 2 años.

Cuando pidió asilo en los Estados Unidos en octubre en el Puerto de Entrada de San Ysidro, los funcionarios fronterizos le dijeron que tendría que ser separado del joven Sergio, pero le aseguraron a Martínez que su hijo pronto se uniría a la madre de Martínez en Jacksonville, Florida.

Más de dos meses y una semana después, el niño aún está bajo la custodia del gobierno federal en Texas, afirmó Martínez.

Encerrado en el Centro de Detención de Otay Mesa, Martínez, de 32 años, siente que aún está siendo castigado por la vida que vivió cuando era más joven, un estilo de vida que dijo haber dejado en los Estados Unidos.

"Si se hubieran centrado en el motivo por el que vine a pedir asilo, no creo que tuvieran el corazón para separarme a mí y al bebé", dijo Martínez.

Martínez originalmente vino a Estados Unidos desde Tijuana con su familia cuando estaba en la escuela primaria y se mudó a Jacksonville.

A finales de su adolescencia, se estaba metiendo en problemas con la policía por cargos relacionados con drogas y alcohol. Luego, la policía encontró una pistola en el auto que conducía, según funcionarios de inmigración, registros judiciales y el propio Martínez.

Martínez sostiene que la pistola era de su amigo, pero no importaba. Cumplió una pena de prisión y luego fue trasladado a la custodia de inmigración. Fue deportado en septiembre de 2014.

Regresó a su ciudad natal de Tijuana y consiguió un trabajo en un centro de llamadas. En el trabajo, conoció a Glenda Siboney Gaona Zamora y se enamoró.

Martínez vivía con Gaona y dos hijos, uno de ellos de una relación anterior de ella, en Sánchez Taboada, uno de los barrios más violentos de Tijuana, cuando se convirtieron en blanco de amenazas debido a un incidente que comenzó afuera de su casa entre la policía y un conductor, relató Martínez.

El incidente se intensificó cuando la policía entró en la casa buscando un arma que no estaba allí. Martínez dijo que él y su esposa fueron atacados en el proceso, y al final, la policía le dijo a la familia que se moviera por su propia seguridad.

La pareja se escondió en un hotel hasta que encontraron un nuevo lugar en El Refugio, un barrio en el este de Tijuana.

Martínez pensó que estaba lo suficientemente lejos, pero menos de dos semanas después, alguien roció balas al coche familiar mientras su esposa conducía. De alguna manera, Martínez y los dos niños salieron ilesos, pero Gaona estaba gravemente herida.

Se las arregló para llevarla a un hospital, donde ella murió esa tarde.

"Ella me dio una razón para permanecer allí", dijo Martínez. "Entonces, de repente, ella ya no estaba allí".

Martínez volvió a esconderse, cambiando de hotel con frecuencia si sentía que alguien lo estaba observando. Recibió un mensaje con una foto de su auto cargado de balas que le advertía sobre lo que vendría después.

Decidió solicitar asilo y esperó en la línea de seis semanas en el Puerto de Entrada de San Ysidro para pedirle protección a los Estados Unidos.

"Nunca hubiera ido si hubiera sabido que se llevarían a mi bebé", dijo Martínez.

Cuando se le preguntó por qué Martínez estaba separado de su hijo, Inmigración y Control de Aduanas dijo que sus oficiales no estaban involucrados y fuimos diferidos a Aduanas y Protección Fronteriza, que no respondió a una solicitud de comentarios debido al presente cierre del gobierno.

El comisionado de CBP, Kevin McAleenan, recientemente le dijo a la senadora Dianne Feinstein, D-Calif., durante una audiencia en el Congreso, que un padre podría estar separado en espera de un cargo criminal grave si existe una sospecha de abuso infantil o si la condición médica del padre lo hace incapaz de cuidar al niño.

"Es por el bienestar infantil", dijo McAleenan. "Estamos hablando de ejemplos de un padre buscado por asesinato, un padre que ha sufrido un derrame cerebral y necesita ser llevado a la sala de emergencias. Ese es el tipo de situaciones en que los niños están siendo separados en la frontera".

Aunque un juez federal de San Diego ordenó a la administración de Trump reunir a las familias, las decisiones judiciales hasta ahora han hecho excepciones para los padres con antecedentes penales graves.

Los funcionarios de inmigración han separado a los padres de sus hijos en el pasado si los padres tienen antecedentes penales suficientes como para que los funcionarios no crean que puedan liberarlos. Bajo una decisión judicial, los niños no pueden ser mantenidos indefinidamente bajo custodia de inmigración. Deben ser liberados dentro de 20 días.

Con noticias de que dos niños murieron bajo custodia de inmigración en las últimas semanas, Martínez está especialmente preocupado. Él llama todos los días a las instalaciones en Texas que albergan a su hijo para preguntar si los trabajadores allí han terminado de procesar la solicitud de su madre para patrocinar al niño.

Ha tenido una videollamada con su hijo desde que se separaron, aunque solicitó varias más.

El niño normalmente conversador y juguetón de Martínez no dijo mucho mientras miraba a su padre en la pantalla.

"Pude ver en su rostro que estaba enojado conmigo", relató Martínez. "El y yo estábamos muy unidos, incluso cuando su madre estaba viva".

Su hijo celebró su segundo cumpleaños bajo custodia.

Los niños no acompañados y aquellos que están separados de sus padres en la frontera, terminan bajo la custodia de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados hasta que los trabajadores sociales puedan encontrar y aprobar a los miembros de la familia que viven en los Estados Unidos para patrocinarlos.

Según el dato del Departamento de Salud y Servicios Humanos, la cantidad promedio de tiempo que un niño pasa bajo custodia casi se ha duplicado en los últimos dos años, pasando de 34 días hace dos años a 60 días.

Los defensores han atribuido al menos parte de este retraso a un cambio en la política a principios de 2018, que exige que todos los adultos que viven en la casa del posible patrocinador envíen sus huellas dactilares, que pueden compartirse con ICE, la agencia responsable de las deportaciones.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos finalizó esa política a mediados de diciembre después de que el departamento reconociera que había afectado el tiempo que los niños permanecían bajo custodia.

La madre de Martínez, Maria Niskanen, está ahorrando dinero para poder cuidar al joven Sergio cuando finalmente sea liberado.

El hermano menor de Martínez, Anthony Niskanen, de 25 años, dijo que la ayudó con el papeleo y que toda la familia completó el proceso de toma de huellas dactilares hace semanas. Ellos no saben cuánto tiempo tomará.

Ha escuchado los chats de video semanales de su madre con el joven Sergio.

"Puedo decir que el bebé está confundido. Perdió a su madre y ahora perdió a su padre", dijo Niskanen. "Creo que están cuidando de él. Simplemente no creo que sea feliz".

Para Martínez, lo más difícil es no saber qué pasará después. Pasó una entrevista con un oficial de asilo, el primer paso en el proceso para poder permanecer en los Estados Unidos, Pero aún no ha encontrado un abogado que lo ayude con el caso del tribunal de inmigración.

Lo que él quiere más que nada es estar de vuelta con su hijo. Dejó a dos niños en Jacksonville cuando fue deportado.

"Ya me perdí dos vidas de mis niños", dijo Martínez. "No puedo perder al tercero de ellos".

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
56°