'Me destruyeron'. Un error de Wells Fargo la obligó a vender su casa

'Me destruyeron'. Un error de Wells Fargo la obligó a vender su casa

En 2013, Michaela Christian perdió una larga batalla con Wells Fargo para salvar su hogar en Las Vegas, una derrota que dice cambió el curso de su vida. Cuando el banco se negó a modificar su hipoteca, Christian se mudó con un amigo y se apresuró a reconstruir su vida.

Cinco años después, Wells Fargo admite que cometió un error. Christian, de 46 años, calificaba para el tipo de ayuda hipotecaria que podría haber salvado su hogar.

Es un error que el banco admite que cometió durante varios años casi 900 veces, empujando a cientos de propietarios angustiados a juicio hipotecario.

Christian dijo que cuando se enteró del error de Wells Fargo, "se enfermo del estómago".

"Me destruyeron y destruyeron mi todo".

El hecho de que Wells Fargo aceptó el error provocó el escrutinio del banco de San Francisco con algunos demócratas en el Congreso pidiendo la destitución de su director ejecutivo, Tim Sloan.

En los últimos dos años, el banco pagó más de 1,000 millones de dólares en multas, después de admitir que abrió millones de cuentas falsas que los clientes no querían y después enfrentó más problemas por la recuperación indebida de miles de autos.

El banco se ha disculpado repetidamente por sus errores, y está luchando para reparar su imagen. Se dice que los clientes que perdieron sus hogares reciben una compensación o pueden ingresar a la mediación, dicen los funcionarios de la compañía.

Según Wells Fargo, una revisión interna encontró que el banco negó la ayuda a cientos de propietarios de viviendas después de que las tarifas cobradas por los abogados de ejecución hipotecaria se utilizaron de manera incorrecta cuando el banco determinó a quién ofrecer ayuda hipotecaria. El error de la computadora comenzó en 2010 y no se corrigió hasta abril de 2018, informó el banco.

En general, a 870 propietarios de viviendas se les negó la ayuda para la cual calificaron, incluidos 545 que perdieron sus hogares en un juicio hipotecario. Wells Fargo dice que ha contactado a la mayoría de los clientes afectados y ha destinado $8 millones para compensarlos, aunque los analistas dicen que es probable que la cantidad aumente.

La revelación hace eco de las quejas de miles de prestatarios en los años posteriores a la crisis financiera, de que los bancos no estaban dispuestos a ofrecer ayuda con la explosión de los préstamos de los prestatarios.

"Wells Fargo no pudo con su sistema, no encontró los problemas cuando ocurrieron y encubrió el problema durante años", dijo Alys Cohen, abogado del Centro Nacional de Derecho del Consumidor.

Christian compró su casa en 1998, cuando solo tenía 24 años. En ese momento, la casa de tres habitaciones estaba en las afueras de Las Vegas. No había muchas tiendas cerca, pero Christian dijo que le encantaba el vecindario. "En los 15 años que estuvimos allí, todo fue perfecto", recordó.

Pero en 2011, Christian perdió su trabajo de camarera mientras la economía seguía tambaleándose después de la crisis financiera mundial. Luego tuvo un accidente automovilístico que la dejó con la pelvis fracturada y una tibia rota. "Ni siquiera pude caminar durante siete meses. No pude trabajar".

Una de las primeras llamadas de ayuda que hizó, dijo, fue a Wells Fargo. Christian le pidió al banco que aplazara el pago de su hipoteca mensual de más de $ 1,000 o que rebajara la tasa de interés hipotecario del 7% a la tasa vigente en ese momento, alrededor del 4%. Eso habría reducido sus pagos a alrededor de $ 500 por mes, dijo Christian.

"Dijeron: 'Que tengas un buen día' y se negaron", aseguró.

Unos meses más tarde, dijo Christian, Wells Fargo comenzó un proceso de ejecución hipotecaria en su contra. Con la ayuda de su padre, encontró un trabajo que le permitió maniobrar con un bastón y pasó meses buscando ayuda, dijo. Christian relató que incluso le ofreció a Wells Fargo $ 4,000 adicionales para compensar algunos de sus pagos atrasados.

Al final, dijo Christian, enfrentó lo que consideraba una elección imposible: vender su casa o perderla en un juicio hipotecario.

"Era lo último que quería", dijo. "No quería llevarme a mi hijo. Había crecido allí".

Después de una venta rápida de la casa, Christian se mudó temporalmente con un amigo y luego a un apartamento.

"Estaba aturdida", comentó Christian entre lágrimas. "Pensé, al 100%, que iba a poder salvar mi hogar. Tenía mis finanzas en orden. No supe por qué no iban a refinanciar".

La respuesta llegó en septiembre cuando Christian recibió una carta y un cheque de $ 15,000 de Wells Fargo, admitiendo su error.

"Queremos hacer las cosas bien", dice la carta. "Nos damos cuenta de que nuestra decisión le impactó en un momento en que enfrentaba dificultades".

La carta de Wells Fargo no explicaba cómo se determinaba que a Christian le correspondían solo $ 15,000. Vendió la casa por $ 135,000 en 2013; Redfin ahora estima que vale alrededor de $ 250,000. Y Christian estima que ya había acumulado alrededor de $ 30,000 en capital después de realizar pagos de hipotecas por más de una década. Y eso, dijo, no incluye los $20,000 que había instalado.

"No se puede poner un precio a lo que perdimos. Las cicatrices estarán allí para siempre. Nunca lo superaré", dijo Christian, quien ahora es parte de una demanda colectiva contra el banco. "Todavía extraño a mis vecinos".

Wells Fargo se ha negado a discutir qué fórmula, si la hubiera, ha usado para determinar cuánto se debe a cada cliente. La compensación ofrecida a cada propietario de vivienda se basa en "circunstancias individuales", dijo Tom Goyda, un portavoz del banco.

Wells Fargo trabajó extensamente con Christian y "completó varias revisiones en un esfuerzo por encontrar una opción que le permitiera conservar la casa", dijo Goyda. Lamentablemente, dijo, el banco no tuvo éxito.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
71°