Los rancheros de Arizona que apoyaron el muro de Trump ahora dudan sobre los planes fronterizos

Los rancheros de Arizona que apoyaron el muro de Trump ahora tienen dudas sobre los planes fronterizos

Cuando Donald Trump fue elegido presidente, el ranchero John Ladd dijo que el tráfico de indocumentados disminuyó inmediatamente en su propiedad y que durmió profundamente por primera vez en años.

Ladd, de 63 años, un ganadero de cuarta generación, había votado por Trump y su promesa de construir un muro fronterizo y que México pagaría por ello. Pero el muro no se ha construido, el respiro no duró, y Ladd, junto con otros rancheros del sur de Arizona, ha perdido la fe en los planes de la Patrulla Fronteriza.

"Si construyen un muro y hacen lo que nos hicieron, no va a funcionar", dijo Ladd la semana pasada mientras conducía por el tramo de 10 millas y media de su rancho que limita con México -por la comunidad de Naco al oeste de San Pedro River.

Todo el área, menos una media milla de la frontera que colinda con su rancho ya está cercada, un mosaico de diferentes alturas, erigido en su tierra antes de la Administración Trump, al oeste, al pie de las montañas Huachuca, termina la cerca.

El primer tramo de la nueva barda prevista para la construcción por la Administración Trump no está programada para el desierto de Arizona sino para Texas y enfrenta conflictos ambientales y de tierras. Incluso si ese proyecto avanza y se amplía a Arizona, Ladd y algunos otros rancheros ahora dudan de que detendrá a los contrabandistas de inmigrantes a menos que la Patrulla Fronteriza cambie sus políticas y despliegue agentes más cerca de las nuevas barreras.

El amigo y compañero de Ladd, Jim Chilton, todavía cree en el muro de Trump, pero describe el proyecto como si fuera de tres frentes.

“Necesitas un muro, necesitas carreteras y, lo que es igual de importante, necesitas la Patrulla Fronteriza en la frontera", dijo Chilton, de 79 años, cuyo rancho de ganado en la frontera a una docena de millas al oeste de Nogales está cercado con alambre de púas y frecuentado por contrabandistas.

Chilton fue invitado a reunirse con el presidente en la convención de la American Farm Bureau Federation en Nueva Orleans en enero, donde Trump reconoció el tráfico de indocumentados que pasa por el rancho de Chilton y lo invitó para que hablara.

"Señor Presidente", dijo Chilton luego de subir al escenario con su corbata de Stetson y bolo, "necesitamos un muro".

Chilton no mencionó la necesidad de que los agentes de la Patrulla Fronteriza vigilen el tráfico a lo largo de la cerca. Él cree que una vez que se construye el muro, "luego presionamos a la Patrulla Fronteriza para que cambie su estrategia".

Pero otros rancheros que votaron por Trump dicen que su "grande y hermoso" muro no funcionará sin antes mejorar la forma cómo la Patrulla Fronteriza controla las barreras existentes. Dicen que un viaje a lo largo de la propiedad de Ladd ilustra sus preocupaciones.

Fred Davis, de 67 años, un ranchero de cuarta generación al este de Tombstone, a unas 30 millas de la frontera, llama a las barreras erigidas en el rancho de 16.500 acres de Ladd "el mayor despilfarro tecnológico en la frontera" y dice que demuestran que "no importa lo que pongas en la frontera si no tienes agentes para monitorearlo".

El amigo de Ladd, Gary Thrasher, un ranchero y veterinario, votó por Trump y apoyó el muro, pero tiene dudas por lo sucedido en el rancho de Ladd.

"Me molesta que se haya invertido mucho en algo que no está bien pensado", dijo Thrasher, de 73 años.

Señaló un tramo de cerca, una cinta negra que serpenteaba una colina y terminaba en el río San Pedro.

La Patrulla Fronteriza ha gastado alrededor de $ 54 millones en cercas, cámaras, torres, radares y otras tecnologías en el rancho de Ladd desde 1992, dijo. La mayor parte de la construcción comenzó después de que se aprobó la Ley de Cerca Segura de 2006, y terminó en 2017 antes de que Trump asumiera el cargo.

Pero de ninguna manera es seguro, dicen él y sus amigos.

El dinero "habría sido mejor gastado en mano de obra", dijo Ladd, un vaquero con bigote que masticaba tabaco mientras conducía su camioneta junto a un tramo de cerca construido en 2009.

La cerca aquí es un mosaico de bolardos de acero de 18 pies de altura, una cerca de malla de 13 y 10 pies, barreras para vehículos en forma de X a la altura de la cintura y compuertas que permanecen abiertas durante los vientos de verano. Ladd dice que las barreras frenan a los inmigrates indocumentados, pero no los detienen, especialmente en los huecos debajo de la cerca, donde las cámaras no pueden detectarlos.

"Deberían tener un agente aquí", dijo la semana pasada cuando se detuvo cerca de Gringo Draw.

No había agentes a la vista.

La Patrulla Fronteriza ha colocado un agente cerca de la entrada este del rancho, al lado del cruce de Naco, y otro al oeste en el río San Pedro. Sin embargo, ellos vigilan "sentándose en las X", como lo explica Ladd, en lugar de observar los huecos en la cerca.

En un momento dado, un tercer agente pasó lentamente en una camioneta patrulla.

"Ese es uno", dijo Ladd con ironía.

La mayoría de las cercas en la propiedad de Ladd fueron construidas durante la administración de Obama. Trump envió tropas de Estados Unidos a la frontera y negoció con los gobernadores para enviar tropas de la Guardia Nacional, pero estos no están armados como lo estaban bajo el presidente Obama.

Ladd no ha perdido la ironía.

Ha dado a conocer sus opiniones ante el comité asesor de la estación de la Patrulla Fronteriza de Naco, de la que es parte, testificó en Washington, recibió a miembros del Congreso y a los candidatos presidenciales en 2016, incluidos Ben Carson y Rick Perry. También asistió el pasado sábado a una reunión de seguridad fronteriza a unas 190 millas al noreste en Deming, Nuevo México, donde Ladd dijo que Thrasher y otros rancheros de Arizona se dirigieron a una multitud de más de 400 personas molestas con la estrategia de la Patrulla Fronteriza en áreas rurales en donde los últimos meses se ha visto una afluencia de grupos de familias de migrantes.

Ladd y otros rancheros se sienten ignorados.

En lugar de que Trump cambie la estrategia de la Patrulla Fronteriza, ve que el presidente sigue el ejemplo de los líderes de la agencia y del sindicato de agentes de migración.

La Patrulla Fronteriza ha confiado a lo largo de los años en el traslado de agentes a áreas de alto tráfico, frecuentemente alrededor de ciudades fronterizas. Los críticos dicen que eso traslada a los contrabandistas y los migrantes a ranchos patrullados por menos oficiales.

El agente Dan Hernández, un portavoz del sector de Tucson de la Patrulla Fronteriza, está al tanto de las quejas de Ladd y otros rancheros.

"Quieren que los agentes se tomen de la mano" a lo largo de la frontera, dijo Hernández.

Y aunque eso podría mejorar la seguridad en áreas urbanas densamente pobladas, dijo eso no ayudaría en lugares como el Condado de Cochise, con una población de aproximadamente 125.000 personas ubicadas en una área más grande que los condados de Los Ángeles y Orange, incluido Naco.

En el Valle del Río Grande de Texas, los agentes que patrullan tramos cercados de la frontera tienen patrullas de respaldo estacionadas a lo largo de las carreteras y en los puestos de control en todas las autopistas principales. Al condado Cochise de Arizona se le asignan menos agentes y puntos de control, que a menudo están cerrados debido a las tormentas.

"Una vez que venciste el punto de control" en la zona rural del sur de Arizona, Hernández dijo, "estás libre".

A medida que el tráfico de contrabando humano cambió durante los últimos 20 años de Arizona hacia Texas, también lo hicieron los agentes. Ladd se frustró y se asoció con la oficina del alguacil local hace dos años.

El sheriff, que forma parte de un comité asesor de Seguridad Nacional, usó subvenciones estatales y federales para enviar un equipo de cinco oficiales al rancho de Ladd, donde instalaron 50 cámaras que usualmente se usan para rastrear la vida silvestre a un costo de $ 1.000 cada una. Las autoridades vigilaron y acusaron a 50 narcotraficantes, todos los cuales fueron procesados. Durante los últimos 13 meses, no se ha observado actividad de drogas en el área, ya que se han estacionado un total de 500 cámaras en todo el condado.

La cantidad de migrantes atrapados en el rancho de Ladd también ha disminuido, de 300 por día a principios de la década de 2000 a 50 por semana. Pero Ladd sigue preocupado. En todo el sector de la Patrulla Fronteriza de Tucson que incluye su rancho, el mes pasado capturaron a 4.915 migrantes, en comparación con 3.824 en febrero de 2018. Este año, el tráfico de migrantes se ha desplazado hacia el sur de Arizona, con grandes grupos que llegan a cruces remotos en Yuma, al oeste de donde se encuentra, y al este a través de la línea del estado de Nuevo México.

"Eso podría cambiar de la noche a la mañana y la infraestructura no está en su lugar" para responder y asegurar la frontera, dijo Thad Smith, jefe del Sheriff del Condado de Cochise, quien dirige el equipo de control de fronteras del departamento.

Ladd espera heredar su rancho a sus hijos y nietos. Pero él y otros rancheros dicen que se han desgastado por los errores de la Patrulla Fronteriza.

Los agentes a menudo dejan las puertas de los ranchos abiertas y el ganado se escapa o se mezcla, dicen, hasta el punto de que Ladd ha renunciado a segregar su rebaño de ganado Angus, Hereford, Brahman y Charolais.

Cuando llega el momento de recogerlos para la venta o las vacunas, un proceso que tomaba una semana, ahora lleva meses.

Otros ganaderos, hartos de los costos adicionales de hacer frente a la Patrulla Fronteriza y los migrantes en la frontera, se han vendido a los inversionistas, dijo.

“Se está perdiendo toda una forma de vida. Eso es una verdadera lástima. Estados Unidos está perdiendo una parte de nuestra cultura porque no podemos asegurar nuestra frontera ", dijo Smith.

Ladd dice que no está vendiendo el rancho que ha sido propiedad de su familia durante 123 años. Pero está perdiendo la paciencia con la Patrulla Fronteriza. "No hay compasión en lo que estamos haciendo para los que vivimos en la frontera de Estados Unidos", dijo. La semana pasada, mientras conducía por el corazón de su propiedad, se detuvo en una torre de la Patrulla Fronteriza, una de las cuatro que dejó erigir a la agencia. Pero parecía inútil. Un agente se sentó debajo de la torre en su camioneta, se estacionó al lado de dos baños portátiles a observar el pasto vacío.

Ladd saludó. El agente le devolvió el saludo. Ladd deseaba que la camioneta estuviera mejor patrullando cerca de la frontera.

"No importa lo que les des, ellos quieren más", dijo Ladd. "Estoy en el punto en que no les estoy dando nada".

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
64°